Después de varios «annus horribilis» seguidos para la Unión Europea, algo se mueve en la trastienda del continente.

La desafección de una parte cada vez mayor de la ciudadanía, unida a deserciones concretas como la de Gran Bretaña, y a la actitud claramente insolidaria de varios países del Este, está poniendo en jaque a la unión. Tanto, que es ya un lugar común en los mentideros comunitarios la idea de que en 2018 o avanzamos de verdad o la U.E. se muere.

No es una exageración. Las ideas (más bien los parches) que llevan años pululando en la mente de algunos burócratas (Europa a dos velocidades, Europa del «núcleo duro», etc) son ya cosa del pasado. Lo que ahora se plantea es algo más descarnado y brutal: «quien quiera seguir que siga, pero con todas las consecuencias, y quien no quiera que no lo haga, pero que deje de entorpecer el camino de los que desean continuar».

El Brexit, cuyos detalles se están negociando en estos momentos, ha sido el toque de atención final, llegado justo después del penúltimo aviso, que fue la actitud de muchos países ante la acogida de refugiados. La conclusión a la que está llegando es clara: o se acaba con la insolidaridad, la unilateralidad y las medias tintas, o se acaba la misma Unión Europea. Ya no hay donde esconderse.

El proyecto de constituir unos auténticos Estados Unidos de Europa empieza a cobrar fuerza, después de que haya sido rescatado por algunos políticos destacados, como el socialdemócrata alemán Martin Schulz. El viejo ideal de mediados del siglo XX: construir una realidad supranacional y no solo un conglomerado internacional, ha vuelto. Y lo hace con las ideas muy claras. Solo se uniría al proyecto quien quisiera, a través de referendos nacionales u otros mecanismos que dejaran clara la existencia de una «voluntad inequívoca». Porque quien se suba al proyecto debe saber que el resultado final sería una cesión de soberanía efectiva y quizás irrevocable, que llegaría hasta aspectos nunca antes vistos: la armonización fiscal real, la ciudadanía, la política exterior, la defensa y, por supuesto, la libre circulación y la moneda. No caben excepciones, no cabe seguir anteponiendo el egoísmo nacional a la Unión.

En la sombra, haciendo deliberadamente poco ruido, algunos líderes europeos con Macron y Merkel como punta de lanza, podrían estar preparando ya un órdago: una auténtica Constitución cuasi federal para Europa, a la que se unirían pocos Estados (se da por hecho el rechazo de muchos, dado el euroescepticismo general) pero con auténtica fuerza y convicción.

Sería posible, incluso, que esos Estados Unidos de Europa renunciasen a participar individualmente en la Unión Europea Actual, y pasasen a formar parte de ella como un solo Estado, sucediendo a los actuales en todos sus derechos y obligaciones, pero construyendo, de puertas para adentro, una unión muchísimo más sólida que la que hoy en día ofrece la U.E.

Todas las alternativas están abiertas, y hay un ambiente general de apuesta, de «todo o nada» que acabará saltando a la opinión pública si se consigue que la decisión madure lo suficiente.

No importa que finalmente decidan subirse al carro solo seis u ocho países: lo que importa es que se suban de verdad. Casi con seguridad se desmarcarán los más escépticos, como Polonia o Hungría, y muchos más del Este, e incluso algunos de gran importancia simbólica e histórica como Italia, donde el rechazo a Europa ha crecido mucho durante los últimos años. No importará. Se cuenta con ello (y ya se arrepentirán más adelante si el proyecto sale bien, con lo cual para cuando pidan el ingreso en los Estados Unidos, lo harán asumiendo todas las condiciones, como hacen siempre los derrotados).

El proyecto, por tanto, constaría de tres grandes patas:

  • Una sólida estructura jurídica, económica e institucional, detalladamente diseñada y sin fisuras, con la que se evitarían los defectos de los anteriores intentos, mucho más endebles (Tratado de Maastricht de 1992, Constitución europea de 2004).
  • La superación de las actuales estructuras burocráticas y subordinadas a las naciones integrantes, propias de la U.E., sustituyéndolas por auténticas instituciones propias de un Estado: Un Parlamento auténticamente legislativo, órganos realmente jurisdiccionales que culminen los distintos sistemas judiciales nacionales, y un ejecutivo directamente designado por el legislativo y con todos los poderes negociadores e incluso decisorios ante terceros Estados.
  • Una apuesta por la calidad de los vínculos, más que por la cantidad. Se renunciará a una unión masiva e incluso a la propia continuidad territorial, si es necesario. Se preferirá una unión efectiva de unos pocos Estados, con la esperanza de que su éxito irradie luego hacia otros.

Precisamente este último punto puede ser el principal escollo y a la vez la mayor fortaleza del proyecto. Se aspira a que solo se integren en él los países en los que tanto los gobiernos como la población se muestren inequívocamente favorables. Se requiere por tanto que el proyecto sea realmente popular y nunca más se produzcan integraciones dirigidas desde los gobiernos que luego se topen con la oposición social.  Eso, dado el actual y general euroescepticismo, es un arma de enorme fuerza (para los que consigan que su población se implique), pero también una gran debilidad (porque es posible que la gran mayoría decidiera quedarse fuera).

En un sondeo elaborado por YouGov en varios países, los contrarios se imponen claramente a los favorables, aunque es muy destacable la gran cantidad de indecisos y la mayor propensión a favor que existe en los dos países esenciales para que el nuevo Estado saliera adelante: Francia y Alemania.

Gráfico de Politico.ue basado en los datos de YouGov

 

Quizás 2018 acabe siendo el año del gran revulsivo para Europa, si ideas como ésta consiguen prosperar.  De momento, sin embargo, reina el euroescepticismo y la sensación de que la mayoría de la población prefiere que cada cual haga la guerra por su cuenta. Pero eso puede cambiar, si los líderes tocan los resortes adecuados. Dentro de 365 días sabremos si este año ha traído, una vez más, retrocesos para el proyecto de Unión Europea, o si, por fin, ha surgido algo nuevo que de verdad ilusione a la sociedad.

 

Mapa de unos hipotéticos «Estados Unidos de Europa» reservado solo a los países que muestren una voluntad inequívoca de integrarse en ellos. Las posibles combinaciones son infinitas.

@josesalver

Suscribir
Notificar de
230 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

trackback
¿Quedan aún oportunidades para Europa?
2 años atrás

[…] Quizás ha llegado el momento de dar un paso más y avanzar hacia unos auténticos Estados Unidos de Europa. […]

sadalach
sadalach
Invitado
2 años atrás

La UE es una FARSA TOTAL.

Centrum_rvcf
Centrum_rvcf
Invitado
2 años atrás

Ojalá se unieran el mayor número de Estados posibles, la única forma de competir contra los gigantes y mantener la paz es una Europa unida alejada de los nacionalismos.
Más que la unión política, es necesaria la unión económica.

Johnniezq
Johnniezq (@johnniezq)
Miembro
2 años atrás

Bueno, supongo que este artículo es de opinión, verdad? Ese hipotético mapa es cuanto menos insidioso. No hay un estudio contundente que diga qué Estados están a favor y cuáles en contra. Así que, yo podría hacer otro mapa en el que saliese que Marruecos y China quieren unirse a los EUE y me quedaría tan pancho.

Por otro lado, o de la encuesta en 7 países de Europa de si están a favor de los EUE es de risa…cuando Noruega no pertenece a la UE, UK se sale, Suecia y Dinamarca no se han unido ni al euro….. Estamos de coña o qué?

En fin, que este artículo (sin meterme con nadie) es una autentica tomadura de pelo y no estamos en los inocentes…

A VER SI SOMOS MÁS SENSATOS Y RIGUROSOS A LA HORA DE PUBLICAR, QUE ESTO LUEGO LO LEE MUCHA GENTE

segre
segre (@francesc-roca)
Miembro
2 años atrás

Un núcleo duro de al UE debería de estar formado por Francia, Alemania, el Benelux, Italia, que son los países fundadores, más la península Ibérica y Austria. Conjunto continuo y coherente al que los otros podrían unirse. Los nórdicos y los del este, por distintas razones, podrían unirse en el futuro. Si desde el principio otros se unieran (Irlanda, Eslovenia, Estonia,…., perfecto), pero no son necesarios para empezar.

Cualquier núcleo duro que no tenga a los seis países fundadores es un fracaso.

BitBatD
BitBat (@disqus_vetblnciqu)
Miembro
2 años atrás

Es irónico que tanto a Reino Unido como a esos países del este les vaya tanto la idea de volver a lo viejo. Sí, lo viejo porque ¿Qué es si no el delirio de "Global britain" del Brexit? ¿Y la necesidad de un "partido fuerte" que "meta en cintura los revoltosos" no os suena de nada?

De momento, están parasitando economías que son más creativas y que, mal que bien, tiran para adelante. Pero todos los países del este están despoblándose y (más importante) envejeciendo a ojos vista. Sueñan con un futuro, pero sin pagar el precio (modernización y trabajo duro sin frutos a corto plazo). Por otro lado, se acerca el momento que nos arranquemos esa garrapata insidiosa llamada Reino Unido. Sangraremos, pero la garrapata pasará muuucha hambre.

La debilidad europea es un espejismo. Espero que tengáis a punto vuestro alemán y francés.

DORAEM0ND
DORAEM0N (@doraemon)
Miembro
2 años atrás

Europa es como Bruce Willis en el sexto sentido. Aun no lo sabe o no quiere darse cuenta pero…

Steiner
Steiner
Invitado
2 años atrás

Ojalá sea cierto.

La realidad es que a finales de este año o en 2019 la India adelantará en PIB a G. Bretaña dándose un escenario que no se conoce desde el descubrimiento de América: la supremacía mundial deja de estar en Europa o USA (que es una derivada de Europa) y pasa a estar en Asia.

Para entonces tendríamos a 3 países asiáticos entre los 5 primeros, China, Japón e India, un americano, USA y…un europeo, Alemania, fuera del "podium", en 4º puesto.

Si no espabilamos Europa, con sus pequeños países, tiende a la irrelevancia mundial, como está empezando a pasar con varios conflictos actualmente, dirimidos sobre todo entre USA, China y Rusia. Necesitamos unos Estados Unidos de Europa, pero dudo de que se puedan formar a corto-medio plazo por lo que nos cuesta ceder soberanía a los europeos. Supongo que cuando estemos con el agua al cuello, nadando en la irrelevancia internacional, nos pondremos las pilas por una cuestión de supervivencia. Sobre el mapa yo añadiría a Italia, a Holanda y tal vez a Austria (muy dependiente de Alemania) e incluso a Eslovaquia (casi un lander más de Alemania) y a algún otro país báltico (por temor a la expansión rusa).

elbac13
elbac13 (@elbac)
Miembro
2 años atrás

Yo me conformo con que las proximas elecciones europeas no sean vistas en optica local de cada país y se hable del futuro de la UE… esto, y que la izquierda pueda crear un discurso europeista que ponga a los ciudadanos por delante de la Europa de los mercados actual y del euroescepticismo de la extrema derecha

aanodino
aanodino (@aanodino_)
Miembro
2 años atrás

Off Topic, ma non troppo:

Interesante mapa donde se recogen las fechas en las que las fronteras entre los países se establecieron o reestructuraron por última vez hasta nuestros días:

<img src=&quotcomment image" width="450">

Se ve mucho mejor abriendo en una nueva pestaña (resolución 5446×6217)

Como dato curioso, me llamó la atención que las fronteras más antiguas sean las de Andorra y no las de San Marino, pero es que habla de fronteras y no de independencias.

Como dato pinchante, creo que no está actualizado porque no recoge las fronteras de la RIC.

Obamator
Obamator (@obamator)
Miembro
2 años atrás

Ha salido Marhuenda Report.

El PP con un 30,0 % de los votos y Mariano el tercero peor valorado con un 3,1 !! Si dice esto La Razón, el PP tiene un problema muy gordo, sabiendo que Marhuenda infla siempre al PP mucho más que cualquier otra encuestadora.

Mariano te espera un año jodido. Te lo has ganado.

GranCoalicionEU
GranCoalicionEU
Invitado
2 años atrás

<img src="[este enlace a medio AEDE no se visualizará para evitar problemas legales (tasa Google)]; width=500>

RKO73
RKO73 (@rko73)
Miembro
2 años atrás

Grupos sunies tafkiristas están llamando a la rebelión en Irán.. son el mismo tipo de grupos que componen el núcleo y origen de ISIS y que “se rebelaron” en Siria.

¿Se pretende repetir lo de Siria?.. ya veremos si es así y si en esta ocasión llega a convertirse en algo parecido.

Neoproyecto
Neoproyecto (@neoproyecto)
Miembro
2 años atrás

El Fine Gael sigue en ascenso desde que Leo Varadkar asumió el liderazo y el puesto de Primer Ministro. Encuesta de diciembre de Ireland Thinks y variación respecto a las elecciones de hace un año:

* Fine Gael (liberal conservador): 33% / sube 7,5%
* Fianna Fáil (nacional conservador): 26% / sube 1,7%
* Sinn Féin (izquierda nacionalista): 16% / sube 2,2%
* Labour (socialdemocracia): 6% / baja 0,6%
* S-PBP (socialista): 3% / baja 0,9%
* Green (ecologista): 2% / baja 0,7%
* SD (socialdemócrata): 2% / baja 1%
* Independientes/Otros: 12% / baja 8,2%

La ventaja de Fine Gael sobre su rival Fianna Fáil es la mayor desde inicio de la legislatura: 7 puntos.

<img src=&quotcomment image" width="500" />

Los partidos pequeños y los candidatos independientes bajan y se concentra el voto en los tres grandes partidos: FG, FF y SF.

Reflexionador
Reflexionador (@reflexionador1)
Miembro
2 años atrás

Parece que muy pronto saldra Sociometrica. Mañana hay un primer avance de un macrosondeo para el Español

MLF_bcn
MLF_bcn (@mlfbcn)
Miembro
2 años atrás

El CIS hace años que no pregunta sobre la monarquía, algo que no debería haber dejado de hacer por presiones del estado y la monarquía ante el empeoramiento de los resultados.

El CEO si que pregunta en una escala de 0 a 10 la confianza en la monarquia. Extrapolando 5 o más al apoyo a la monarquía frente a 0-4 apoyo a República nos sale esto:

PP: 92,6% Monarquía, 7,4% República
C's: 65,4% Monarquía, 32,7% República, 1,9% NS
PSC: 39,2% Monarquía, 60,1% República, 0,7% NS
PACMA: 76,5% República, 23,5% Monarquía
Blancos: 81,3% República, 16,7% Monarquía, 2% NS
Nulos: 87,5% República, 12,5% Monarquía
CEC: 94,04% República, 4,64%, 1,32% NS
JxC: 92,9% República, 7,1% Monarquía
ERC: 98,7% República, 1,3% Monarquía
CUP: 100% República

Es solo por la valoración o confianza hacia la monarquía pero da una aproximación a cual sería la opinión en una decisión así:

República: 3.084.332 (71,4%)
Monarquía: 1.235.797 (28,6%)

Total: 4.320.129

La monarquía ya pinta poco en Cataluña. Una pena no poder analizarlo en otras autonomías.

Elessar
Elessar (@elessar)
Miembro
2 años atrás

Votaría NO.

¡Nada como la Unión Mediterránea!

Boticario_
Boticario_ (@edusegovia83)
Miembro
2 años atrás

¿Cuál es el partido europeo, situado más a la derecha económicamente hablando? Solo criterios económicos.

erkideorlegia
erkideorlegia (@erkideorlegia)
Miembro
2 años atrás

Encuesta Gallop para Islandia

Partido/elecciones/encuesta

-Partido de la Independencia, (Liberal conservador euroescéptico) 25,2-25,1
-Alianza Socialdemócrata (incluye la Alianza del Pueblo, Partido Social Democrático (PSD) y la Lista Femenina (LF), social demócrata), 12,1-15,5
-Pirata ( democracia directa, antisistema y anticorrupción) 9,2-10,1
-Reforma (liberalismo verde, europeísta) 6,7-6,5
-Futuro brillante (socio liberal europeísta) 1,2-1,5
-Progreso (liberal conservador europeísta) 10,7-11,9
-Alianza Izquierda-Verde (eco socialista, democracia directa, feminista y pacifista) 16-17,3
-Centro (liberal europeísta) 10,9-5,8
-Partido del Pueblo (populista, derecha en lo social y izquierda en lo económico, euroescéptico) 6,9-5,4

Suben socialdemócratas, piratas, Progreso y Izquierda Verde
Bajan el Partido del Pueblo y sobre todo el Centro (que se dejaría más de 5 puntos porcentuales)
El resto se mantiene.

El gobierno recién pactado (Progreso, Izquierda Verde y Independencia) subiría sus apoyos de un 51,9% a un 54,3%

segre
segre (@francesc-roca)
Miembro
2 años atrás

Yo votaría sí o no dependiendo de como fueran esos estados. Con Macron y Merkel, no auguro nada bueno.