Uno de los efectos colaterales de la llegada del covid-19 empieza a comprobarse ya, con la llegada del invierno.

A lo largo de las últimas semanas, otras enfermedades contagiosas parecen haber retrocedido fuertemente. Aunque los ejemplos son variados, traemos aquí el más notable, por su importancia y relevancia anual: el de la gripe. Los registros anuales de fallecidos por gripe no son unánimes, porque, al igual que ocurre ahora con el covid, los distintos criterios de imputación, sobre todo cuando la enfermedad convive con otras dolencias, resultan siempre discutibles.

Pero las cifras oficiales dicen que los fallecidos fueron cerca de 15.000 en la temporada 2017-2018, 6.300 en la 2018-2019, y 3.900 en la temporada 2019-2020. Semejantes cifras, en algún caso muy elevadas, nunca han hecho mella en la opinión pública, porque se trataban de algo asumido por la sociedad.

El número de fallecimientos por gripe es muy variable de unos años a otros, pero lo que sí es muy previsible son las fechas en que se desarrolla la epidemia. La incidencia se dispara siempre durante unas pocas semanas, normalmente no más de cuatro o cinco, en algún punto entre la semana 45 (comienzos de noviembre) y 15 (mediados de abril). Las más frecuentes son, casi siempre, desde finales de diciembre hasta comienzos de febrero.

Los expertos ya están avisando de que este año varias enfermedades de otoño han tenido una incidencia muy inferior a la habitual. ¿Ocurrirá lo mismo con la gripe? Los datos preliminares parecen indicar que es sí. Estamos en la semana 50 y la incidencia es la más baja que se recuerda. De momento no se observa «pico» alguno, pero es que durante todo el año sus niveles han sido muy inferiores a los habituales, y ni siquiera las leves elevaciones iniciales que en otras temporadas solían empezar alrededor de octubre, se han producido.

Las causas parecen estribar en los cambios de hábitos de los ciudadanos. La mayor distancia social y los muy superiores hábitos de higiene podrían estar evitando centenares de miles de contagios por la gripe. Si esto es cierto, cuando llegue la primavera nos habremos ahorrado algunos miles de fallecimientos por esta causa. No es un gran consuelo, pero sí una consecuencia colateral del covid-19 que habrá que tener en cuenta.

Subscribe
Notify of
194 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

cescbcn
cescbcn (@cescbcn)
Member
Molt honorable President
1 month ago

Quizas si que la culpa de la 3ra ola sera de los políticos. Sin duda a veces si que me gustaria que fuera un mando único para todos, para evitar que incompetentes como Ayuso hagan como si el virus no existiera poniendo en riesgo la seguridad de todos. Mientras todos estamos cerrando, ellos se pueden permitir un concierto con 5000personas!

Esta claro que hemos cerrar las otras comunidades, pero cerrarla de verdad, no como ahora que pueden entrar cuando quieran.

https://twitter.com/WiZinkCenter/status/1340382377407901697

Gaditano1812
Gaditano1812 (@gaditano1812)
Member
Molt honorable President
1 month ago

Según la Razón el 40% de los Españoles prefiere una República por un 53% q prefiere la Monarquía:

https://www.larazon.es/espana/20201220/abfu3hwltna77okg5suwj2y3hm.html

Me parece un dato altísimo para la República para un medio claramente derechista y Monárquico.

NC Report: Monarquía/ República

Junio 2017…….: 61.8%/ 25.4% (+36.4%)
Julio 2020……..: 58.3%/ 31.5%
Agosto 2020….: 54.8%/ 38.5%
Diciembre 2020: 53.1%/ 39.2% (+13.9%)

Last edited 1 month ago by Gaditano1812
Derecha Conservadora Valores y Tradiciones
Derecha Conservadora Valores y Tradiciones (@derechaconservadora10)
Member
Concejal | Regidor
1 month ago

Que simpático el ex presidente arroja bombas.
Además de iniciar guerras en Medio Oriente, escucha trap.

https://twitter.com/badbunnyinfope/status/1340403809802194944?s=19

Adrinorte99
Adrinorte99 (@adrinorte99)
Member
Militante | Militant
1 month ago

Indignantes imágenes que llegan desde el Wizink Center en Madrid, donde Raphael ha hecho un concierto con 5000 personas de público.

Según la organización se mantienen las distancias pero las imágenes que llegan son escandalosamente horribles.

La organización debería dar explicaciones y si tal como dicen la presidenta Isabel Díaz Ayuso ha autorizado expresamente este concierto debe pedir disculpas de inmediato. Yo no puedo defender esto.

Espero que todo el camino andado no se joda a última hora.

consensoprogreD
consensoprogre (@consensoprogre)
Member
Militante | Militant
1 month ago

Que satisfacción me da el Coletari recibir jarabe democrático.

Devoti
Devoti (@patreon_19779035)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

En Holanda han detectado el primer caso de la variante «británica» del COVID y han decidido prohibir el tráfico aéreo de pasajeros con el Reino Unido. Quizá deberíamos planteárnosolo, más vale prevenir.

Derecha Conservadora Valores y Tradiciones
Derecha Conservadora Valores y Tradiciones (@derechaconservadora10)
Member
Concejal | Regidor
1 month ago

La Unión Europea cada día da más vergüenza. Ahora las imágenes de la fe católica-cristiana son una ofensa…

https://twitter.com/abc_es/status/1340284505253421056?s=19

valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

Hablad de castellanos y de portugueses, porque Españoles somos todos. 

Luis de Camoens

Last edited 1 month ago by valandildeandunie
valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

En su Historia general de España, el jesuíta Juan de Mariana (1536-1623) cuenta :
“El rey don Alonso…no aflojaba…el cuidado de la guerra que pensaba hacer a los navarros, ni cesaba de amonestar al rey de Aragón que juntase con él las fuerzas y las armas… 

…La verdad es que pasado el rey don Sancho en Africa, los reyes de Castilla y de Aragón se metieron por Navarra como por tierra sin dueño y sin valedor…puso también cerco sobre Victoria, cabeza de Alava; y porque se defendían los ciudadanos valientemente y el cerco se dilataba, dejando en su lugar a don Diego de Haro para apretallos, el rey se partió a Guipúzcoa, una de las tres provincias de Vizcaya, la cual, irritada por los agravios de los navarros, estaba aparejada a entregársele, como lo hicieron luego, ca rindieron al rey todas las fuerzas de la provincia; lo que también al fin hizo Victoria, perdida la esperanza de poderse defender, y por su autoridad todas las demás villas de Alava. 
Sólamente sacaron por condición que no les pudiese el rey dar leyes ni poner gobernadores, excepto en Victoria sólamente y Treviño, lugares y plazas en que se permitía que el rey pusiese quien los gobernase

valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

1525. Batalla de Pavía. Captura del rey Francisco I por el guipuzcoanos Juan de Urbieta y decisiva participación del general navarro Antonio de Leyva.

Ran españiva
Ran españiva (@ran-viva)
Member
Molt honorable President
1 month ago

¡Que se paren todas las rotativas mundiales! Los vascos tienen una bandera que incumple las leyes inmutables de la heráldica. Pues resulta que los portugueses se las pasan por el arco de triunfo y no parece que el asunto tenga ninguna consecuencia negativa.

Jose
Jose (@jose88)
Member
Militante | Militant
1 month ago

Boorish Johnson, contra las cuerdas.

El hundimiento de los conservadores y liberales y la subida de los laboristas provocan empate técnico en el Reino Unido. A los laboristas les bastaría con el apoyo del SNP
comment image

Last edited 1 month ago by Jose
valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

Según el cronista e hidalguista Esteban de Garibay:

«los guipuzcoanos deseaban volver a formar parte de Castilla «por desafueros que según tradición antigua se conserva entre las gentes hasta hoy día, habían recibido los años pasados de los reyes de Navarra».

Baskoitxo
Baskoitxo (@baskoitxo)
Member
Alcalde
1 month ago

Comprobada la debilidad navarra y considerado roto el tratado de paz de 1179, Alfonso VIII reinició su ofensiva en mayo de 1199. Desde Pancorbo el 6 de mayo avanzó hacia Miranda dirigiéndose a Álava, Duranguesado y Guipúzcoa. De forma inmediata llegó a la llanada alavesa con resistencias de las fortalezas de las tenencias de Treviño, Portilla, Toloño, Laguardia, Assa y cuevas de Arana.49​ Las tropas prosiguieron y pusieron cerco a Vitoria que se inició antes del 5 de junio de 1199. En su defensa estaba el veterano tenente Martín Chipía, consiguiendo resistir la ciudad durante ocho meses. Sancho VII acudió a tierras musulmanas para conseguir un ataque a Castilla que obligara a su ejército a levantar el asedio de Vitoria. Dados los problemas internos del territorio almohade las gestiones se dilataron y finalmente no logró que se produjera. Mientras tanto el obispo de Pamplona García Fernández consiguió una tregua castellana y, junto a un caballero de la guarnición asediada, se dirigieron a tierras almohades a exponer al rey navarro la insostenible situación de la ciudad para conseguir su entrega. La ciudad se rindió antes del 25 de enero de 1200.50
Al mismo tiempo los castellanos habían ido conquistando Álava (exceptuando Laguardia, Labraza y Bernedo) y Guipúzcoa, esta última mediante negociación, pero una vez que el ejército castellano había entrado en su territorio.32​ Según Pablo Gorosábel (político-historiador 1803-1868), el rey de Castilla entró en Guipúzcoa con solo 20 hombres de a caballo.51​ Al acabar el conflicto los castillos de Portilla y Treviño, que no habían sido conquistados fueron intercambiados en el Armisticio entre Sancho el Sabio de Navarra y Alfonso VIII por Inzura (en Améscoa) y Miranda. Esta última se discute si se trataba de Miranda de Ebro o Miranda de Arga.525354
En la historiografía hay discrepancia sobre el grado de resistencia en la incorporación a Castilla de estos territorios vascos. Algunos autores consideran que, dada la concentración de fuerzas en el cerco de Vitoria y la falta de datos de otras resistencias significativas aparte de las relatadas, la toma del resto del territorio debió de consistir en negociaciones con la nobleza local e incluso se indica el posible apoyo de la población de la zona. Sin embargo no hay constancia escrita de ello. Los tenentes, por su parte no fueron castigados y siguieron teniendo las prerrogativas del monarca navarro, por lo que no se considera que traicionaran al monarca navarro, considerando que fue la falta de apoyo de la población la que llevó a no mantener las posiciones.55​ Sin embargo que no se considerara que traicionaran, para otros autores, sería un indicador de que no se produjo una entrega sin resistencia.56​ Por otra parte, las excavaciones efectuadas en los castillos del interior en la peña Aitz Txiki en el Duranguesado, en Aizorroz y en Arzorozia hay signos de enfrentamientos armados de la época con restos de armas, como puntas de dardos de ballesta, lanzas, fragmentos de cuchillos mezclados con monedas castellanas de la época de Alfonso VIII.56​ En los datos relatados hay que tener en cuenta que las crónicas navarras no existieron o se perdieron y todo la documentación procede de documentalistas castellanosComprobada la debilidad navarra y considerado roto el tratado de paz de 1179, Alfonso VIII reinició su ofensiva en mayo de 1199. Desde Pancorbo el 6 de mayo avanzó hacia Miranda dirigiéndose a Álava, Duranguesado y Guipúzcoa. De forma inmediata llegó a la llanada alavesa con resistencias de las fortalezas de las tenencias de Treviño, Portilla, Toloño, Laguardia, Assa y cuevas de Arana.49​ Las tropas prosiguieron y pusieron cerco a Vitoria que se inició antes del 5 de junio de 1199. En su defensa estaba el veterano tenente Martín Chipía, consiguiendo resistir la ciudad durante ocho meses. Sancho VII acudió a tierras musulmanas para conseguir un ataque a Castilla que obligara a su ejército a levantar el asedio de Vitoria. Dados los problemas internos del territorio almohade las gestiones se dilataron y finalmente no logró que se produjera. Mientras tanto el obispo de Pamplona García Fernández consiguió una tregua castellana y, junto a un caballero de la guarnición asediada, se dirigieron a tierras almohades a exponer al rey navarro la insostenible situación de la ciudad para conseguir su entrega. La ciudad se rindió antes del 25 de enero de 1200.50
Al mismo tiempo los castellanos habían ido conquistando Álava (exceptuando Laguardia, Labraza y Bernedo) y Guipúzcoa, esta última mediante negociación, pero una vez que el ejército castellano había entrado en su territorio.32​ Según Pablo Gorosábel (político-historiador 1803-1868), el rey de Castilla entró en Guipúzcoa con solo 20 hombres de a caballo.51​ Al acabar el conflicto los castillos de Portilla y Treviño, que no habían sido conquistados fueron intercambiados en el Armisticio entre Sancho el Sabio de Navarra y Alfonso VIII por Inzura (en Améscoa) y Miranda. Esta última se discute si se trataba de Miranda de Ebro o Miranda de Arga.525354
En la historiografía hay discrepancia sobre el grado de resistencia en la incorporación a Castilla de estos territorios vascos. Algunos autores consideran que, dada la concentración de fuerzas en el cerco de Vitoria y la falta de datos de otras resistencias significativas aparte de las relatadas, la toma del resto del territorio debió de consistir en negociaciones con la nobleza local e incluso se indica el posible apoyo de la población de la zona. Sin embargo no hay constancia escrita de ello. Los tenentes, por su parte no fueron castigados y siguieron teniendo las prerrogativas del monarca navarro, por lo que no se considera que traicionaran al monarca navarro, considerando que fue la falta de apoyo de la población la que llevó a no mantener las posiciones.55​ Sin embargo que no se considerara que traicionaran, para otros autores, sería un indicador de que no se produjo una entrega sin resistencia.56​ Por otra parte, las excavaciones efectuadas en los castillos del interior en la peña Aitz Txiki en el Duranguesado, en Aizorroz y en Arzorozia hay signos de enfrentamientos armados de la época con restos de armas, como puntas de dardos de ballesta, lanzas, fragmentos de cuchillos mezclados con monedas castellanas de la época de Alfonso VIII.56​ En los datos relatados hay que tener en cuenta que las crónicas navarras no existieron o se perdieron y todo la documentación procede de documentalistas castellanos.

Last edited 1 month ago by Baskoitxo
valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

Uno de los episodios históricos que más incomodan al nacionalismo vasco y que éste trata siempre que puede de ocultar o relativizar al máximo es la batalla de Beotibar de 1321. En esta batalla los milicianos de Guipúzcoa, sobretodo de la zona de Tolosa, derrotaron a un ejército del reino de Navarra, compuesto mayoritariamente por franceses en una época ( apartir de principios del siglo XIII) en que el reino navarro estaba bajo el control de dinastías francesas. Durante siglos la batalla de Beotibar, en tiempos del rey castellano Alfonso XI fue uno de los grandes motivos de orgullo para los guipuzcoanos, siempre vinculado al patriotismo español pero a partir de finales de los 70 del siglo XX se ha convertido en un hecho mayormente silenciado al resultar incómodo para el nacionalismo vasco y su visión tergiversadora de la historia

Y es que en la Edad Media, sobretodo entre los siglos XIII y XV las luchas entre guipuzcoanos y navarros fueron constantes. O como en aquella época y durante siglos se decía, “las luchas entre castellanos y navarros” pues el mayor orgullo para los guipuzcoanos durante muchos siglos era ser considerados castellanos. Guipúzcoa se había unido voluntariamente a la Corona de Castilla en 1200 en tiempos del rey de Castilla Alfonso VIII.

Guipúzcoa se separó de Navarra para unirse al pujante reino de Castilla, bajo cuyo amparo habían fundado 24 villas en la provincia. Durante los siglos siguientes hasta la incorporación de Navarra a la Corona española en 1512, los enfrentamientos y guerras fronterizas entre los gupuzcoanos, en nombre de Castilla y la Navarra satelizada por Francia serán una constante. A veces serán a causa de que ganado de los navarros paste en territorio guipuzcoano o por la posesión de castillos o zonas ambiguamente delimitadas entre ambos territorios.

El episodio más famoso de esas luchas fue la batalla de Beotibar, el 19 de septiembre de 1321. El hecho es narrado con cierto detalle por los historiadores vascos antiguos más famosos como Soraluce, Zaldibia o Garibay. El detonante de la batallla de Beotibar fue el ataque y destrucción por parte de los guipuzcoanos del castillo de Gorriti, en territorio navarro. Esto motivó como represalia que el gobernador de Navarra, el francés Ponce de Morentayna, enviase contra Guipúzcoa un ejército de 6000 hombres, mayoritariamente franceses y gascones que penetró hasta Tolosa, tras arrasar el pueblo de Berástegui y saquear la zona.

Pero los guipuzcoanos al mando de don Gil López de Oñaz, habían conseguido organizar entretanto un pequeño ejército de 800 hombres, de toda la zona de Tolosa. Este ejército emboscó a los navarros, atacándoles por sorpresa en el valle de Beotibar. El ejército navarro- francés fue presa del pánico y a pesar de su superioridad fue totalmente derrotado, sufriendo grandes bajas. Desde entonces tradicionalmente se ha celebrado en Tolosa cada 24 de julio, el día de S Juan Bautista, su patrón municipal, el llamado Alarde de Beotibar, con la llamada “bordon dantza” o baile de bordones o alabardas.

Baskoitxo
Baskoitxo (@baskoitxo)
Member
Alcalde
1 month ago

La cuestión más polémica de la conquista castellana es la supuestacolaboración, o falta de resistencia, que la aristocracia de Guipúzcoa y deÁlava pudo prestar al ataque de Alfonso VIII y la entrada pactada bajo susoberanía. Ninguna de las crónicas del siglo XIII hace la más mínima referen-cia a ello, como tampoco la hacen las crónicas navarras de los siglos XIV yXV38. Ni siquiera Lope García de Salazar, el autor que más páginas dedica ala historia del País Vasco medieval, nos habla de nada parecido39.Nada hay escrito sobre el tema hasta la segunda mitad del siglo XVI. EsEsteban de Garibay quien narra por primera vez cómo, al invadir Alfonso VIIIÁlava, los guipuzcoanos –ofendidos por desafueros desconocidos que leshabría infligido el rey de Navarra– decidieron transferir su fidelidad al monarcacastellano40. Con posterioridad la bola de nieve fue creciendo, las Juntas deGuipúzcoa ofrecieron a mediados del siglo XVII una recompensa a quien apor-tara el documento en el se recogería tal pacto y el falsificador más reputadodel XVII hispano, Antonio de Nobis –alias Lupián Zapata– aportó una copia de supuesto documento, que no fue aceptado como auténtico por la institución foral.

Hasta el siglo XVI Garibay justifica una tradicion pactista con la que intenta justificar hasta la union de Alava nadie hablaba de una union voluntaria ni de un apoyo de la nobleza vasca al rey castellano. Hasta el momento es considerado resultado de una batalla de tantas en las que un rey arrebata unas tierras a otro. A partir de la afirmacion de Garibay tampoco nadie ha conseguido demostrar que la union fuera voluntaria. Hay poca informacion sobre los hechos acaecidos entonces. Conquista o anexion son dos opciones que no se tiene por que corresponder de manera absoluta con lo que paso.

En cualquier caso hay que recordar quien cuenta la historia y con que objetivo. Hasta hace apenas 100 años casi todos los cronistas de españa sostenian de manera interesada que Navarra se unio voluntariamente a castilla. Pero la evidencia de la conquista es innegable y cuanto mas conocemos sobre la historia mas respaldo tiene la opcion de conquista que hoy nigun historiador se atreve a negar. A medida que vayan descubirendose nuevas evidencias sucedera lo mismo con otros territorios.

Last edited 1 month ago by Baskoitxo
valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

El señorío de Álava pidió voluntariamente su incorporación al rey Alfonso XI en 1332. Tanto Alfonso VIII como Alfonso XI tuvieron que jurar los fueros de aquellos territorios vascos que se incorporaban voluntariamente a la Corona de Castilla, como demostración de que los Reyes de Castilla se comprometían a respetar sus usos y costumbres. El caso del señorío de Ayala fue muy similar al de los territorios de Álava y de Guipúzcoa. Su incorporación, también voluntariamente a la Corona de Castilla, se produjo con Alfonso XI en 1334. Sin embargo, el señorío de Vizcaya se incorporó a la Corona de Castilla de forma diferente. Al extinguirse la casa de Haro, los derechos hereditarios de los señores de Vizcaya recayeron en la casa de Lara y después en la casa de los Manuel. A esta casa pertenecía la reina Juana Manuel, la mujer del rey Enrique II de Castilla y, por lo tanto, cuando en 1370 murió don Tello, recayeron en el infante Juan de Castilla los derechos sucesorios del señorío de Vizcaya, porque su madre, la reina Juana, había renunciado en su favor, a los derechos que le correspondían.

Alción
Alción (@alcion)
Member
Molt honorable President
1 month ago
valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

Pero la manipulación y la falsedad más descaradas continúan.  El libro de propaganda “¿Por qué luchamos los vascos?” de la editorial proetarra Txalaparta, publicado en 2004, habla de “sangrientas conquistas militares por Castilla de cada territorio vasco al amparo de las oportunidades que brindaba el sistema feudal”. Luego afirma que “Gipuzkoa tuvo que aceptar como Señor de Gipuzkoa al rey castellano en 1200”. Una explicación que no puede ser más demencial y que cualquier historiador mínimamente riguroso puede desmentir pero así se van construyendo los mensajes de odio para engañar a la gente, sobretodo a los niños y jóvenes.

valandildeandunie
valandildeandunie (@valandildeandunie)
Member
Presidente del Parlamento | President del Parlament
1 month ago

En las últimas décadas algunos autores nacionalistas tratando de retorcer al máximo la historia han intentado señalar que lo ocurrido en 1200 fue una conquista militar y no una unión voluntaria pero ellos mismos se han visto obligados a reconocer que no hay ninguna prueba de lo que afirman. De hecho, los documentos y el testimonio de todos los historiadores guipuzcoanos durante siglos y el de los historiadores vascos actuales mínimamente rigurosos certifican que la unión fue voluntaria, y la total colaboración de Guipúzcoa con Castilla durante los siglos siguientes es la mejor demostración.