Hoy 1 de Octubre de 2017 se cumplen 86 años de la aprobación en Las Cortes españolas del sufragio femenino.

El 1 de Octubre de 1931 se llevó a la Cámara de los Diputados una propuesta para autorizar el sufragio universal masculino desde los 23 años, que contemplaba otorgar dicho derecho a las mujeres mayores de 45 años en el futuro.

A raíz de esta propuesta, se inició en la Cámara un acalorado debate entre la diputada del Partido Republicano Socialista, Victoria Kent, y la diputada del Partido Radical, Clara Campoamor.

Campoamor dio la contrarréplica al discurso contra el derecho de voto de las mujeres que respaldaba Kent en lo que a día de hoy se considera uno de los discursos más célebres de la democracia española, defendiendo la igualdad total entre ambos sexos (no solamente a nivel del sufragio) y convenciendo a la mayoría de Diputados para que apoyasen el voto femenino.

La votación sobre el sufragio femenino propuesto por Clara Campoamor fue celebrada y la medida salió adelante por 161 votos a favor frente a 121 diputados que votaron en contra.

Votaron a favor la mayoría del Partido Socialista, gran parte de los partidos de derecha, los diputados de ERC así como grupos progresistas que habían obtenido representación en las elecciones de 1931.

Por contra, se mostraron contrarios al sufragio femenino los partidos Acción Republicana, el Partido Radical Socialista y el propio partido de Campoamor, el Partido Radical, donde solamente Clara Campoamor y cuatro compañeros más votaron a favor frente a 85 votos negativos.

[thb_gap height=»25″]
  • Discurso de Victoria Kent

    “La Srta. KENT: Señores Diputados, pido en este momento a la Cámara atención respetuosa para el problema que aquí se debate, porque estimo que no es problema nimio, ni problema que debemos pasar a la ligera; se discute, en este momento, el voto femenino y es significativo que una mujer como yo, que no hago más que rendir un culto fervoroso al trabajo, se levante en la tarde de hoy a decir a la Cámara, sencillamente, que creo que el voto femenino debe aplazarse. [Muy bien. Aplausos] Que creo que no es el momento de otorgar el voto a la mujer española. [Muy bien] Lo dice una mujer que, en el momento crítico de decirlo, renuncia a un ideal. [El Sr. Guerra del Río: Los cavernícolas hablan de pastel] Quiero significar a la Cámara que el hecho de que dos mujeres, que se encuentran aquí reunidas, opinen de manera diferente, no significa absolutamente nada, porque, dentro de los mismos partidos y de las mismas ideologías, hay opiniones diferentes. Tal ocurre en el partido radical, donde la Srta. Campoamor figura, y el Sr. Guerra del Río también. Por tanto, no creo que esto sea motivo para esgrimirlo en un tono un poco satírico, y que a este problema hay que considerarle en su entraña y no en su superficie.

    En este momento vamos a dar o negar el voto a más de la mitad de los individuos españoles y es preciso que las personas que sienten el fervor republicano [Muy bien], el fervor democrático y liberal republicano nos levantemos aquí para decir: es necesario aplazar el voto femenino. [Muy bien] Y es necesario Sres. Diputados aplazar el voto femenino, porque yo necesitaría ver, para variar de criterio, a las madres en la calle pidiendo escuelas para sus hijos; yo necesitaría haber visto en la calle a las madres prohibiendo que sus hijos fueran a Marruecos; yo necesitaría ver a las mujeres españolas unidas todas pidiendo lo que es indispensable para la salud y la cultura de sus hijos. Por eso Sres. diputados, por creer que con ello sirvo a la República, como creo que la he servido en la modestia de mis alcances, como me he comprometido a servirla mientras viva, por este estado de conciencia es por lo que me levanto en esta tarde a pedir a la Cámara que despierte la conciencia republicana, que avive la fe liberal y democrática y que aplace el voto para la mujer. Lo pido porque no es que con ello merme en lo más mínimo la capacidad de la mujer; no, Sres. Diputados, no es cuestión de capacidad; es cuestión de oportunidad para la República. Por esto pido el aplazamiento del voto femenino o su condicionalidad; pero si condicionamos el voto de la mujer, quizás pudiéramos cometer alguna injusticia. Si aplazamos el voto femenino no se comete injusticia alguna, a mi juicio. Entiendo que la mujer, para encariñarse con un ideal, necesita algún tiempo de convivencia con la República; que vean las mujeres que la República ha traído a España lo que no trajo la monarquía: esas veinte mil escuelas de que nos hablaba esta mañana el Ministro de Instrucción Pública, esos laboratorios, esas Universidades populares, esos Centros de cultura donde la mujer pueda depositar a sus hijos para haberlos verdaderos ciudadanos. Cuando transcurran unos años y vea la mujer los frutos de la República y recoja la mujer en la educación y en la vida de sus hijos los frutos de la República […], cuando la mujer española se dé cuenta de que sólo en la República están garantizados los derechos de ciudadanía de sus hijos, de que sólo la República ha traído a su hogar el pan que la monarquía no les había dejado, entonces, Sres. Diputados, la mujer será la más ferviente, la más ardiente defensora de la República; pero, en estos momentos, cuando acaba de recibir el Sr. Presidente firmas de mujeres españolas que, con su buena fe, creen en los instantes actuales que los ideales de España deben ir por otro camino, cuando yo deseaba fervorosamente unos millares de firmas de mujeres españolas de adhesión a la República [La Srta. Campoamor: Han venido], cuando yo deseaba miles de firmas y miles de mujeres en la calle gritando “¡Viva la República!” y “Viva el Gobierno de la República!” […], he de confesar humildemente que no la he visto, que yo no puedo juzgar a las mujeres españolas por estas muchachas universitarias que estuvieron en la cárcel, honra de la juventud escolar femenina, porque no fueron más que cuatro muchachas estudiantes. No puedo juzgar tampoco a la mujer española por estas obreras que dejan su trabajo diariamente para sostener, con su marido, su hogar. Si las mujeres españolas fueran todas obreras, si las mujeres españolas hubiesen atravesado ya un periodo universitario y estuvieran liberadas en su conciencia, yo me levantaría hoy frente a toda la Cámara para pedir el voto femenino. [Muy bien. Aplausos]

    Pero en estas horas yo me levanto justamente para decir lo contrario y decirlo con toda la valentía de mi espíritu, afrontando el juicio que de mí puedan formar las mujeres que no tengan ese fervor y estos sentimientos republicanos que creo tener. Es por esto por lo que claramente me levanto a decir a la Cámara: o la condicionalidad del voto o su aplazamiento; creo que su aplazamiento sería más beneficioso, porque lo juzgo más justo, como asimismo que, después de unos años de estar con la República, de convivir con la República, de luchar por la República y de apreciar los beneficios de la República, tendríais en la mujer el defensor más entusiasta de la República. Pero hoy, Sres. Diputados, es peligroso conceder el voto a la mujer. Yo no puedo sentarme sin que quede claro mi pensamiento y mi sentimiento y sin salvar absolutamente para lo sucesivo mi conciencia. He ahí lo que quería exponer a la Cámara. [Grandes aplausos]”

    Diario de Sesiones del Congreso de los Diputados, 1 de octubre de 1931.

  • Discurso de Clara Campoamor

    «Señores diputados: lejos yo de censurar ni de atacar las manifestaciones de mi colega, señorita Kent, comprendo, por el contrario, la tortura de su espíritu al haberse visto hoy en trance de negar la capacidad inicial de la mujer. Creo que por su pensamiento ha debido de pasar, en alguna forma, la amarga frase de Anatole France cuando nos habla de aquellos socialistas que, forzados por la necesidad, iban al Parlamento a legislar contra los suyos.

    Respecto a la serie de afirmaciones que se han hecho esta tarde contra el voto de la mujer, he de decir, con toda la consideración necesaria, que no están apoyadas en la realidad. Tomemos al azar algunas de ellas. ¿Que cuándo las mujeres se han levantado para protestar de la guerra de Marruecos? Primero: ¿y por qué no los hombres? Segundo: ¿quién protestó y se levantó en Zaragoza cuando la guerra de Cuba más que las mujeres? ¿Quién nutrió la manifestación pro responsabilidades del Ateneo, con motivo del desastre de Annual, más que las mujeres, que iban en mayor número que los hombres?

    ¡Las mujeres! ¿Cómo puede decirse que cuando las mujeres den señales de vida por la República se les concederá como premio el derecho a votar? ¿Es que no han luchado las mujeres por la República? ¿Es que al hablar con elogio de las mujeres obreras y de las mujeres universitarias no está cantando su capacidad? Además, al hablar de las mujeres obreras y universitarias, ¿se va a ignorar a todas las que no pertenecen a una clase ni a la otra? ¿No sufren éstas las consecuencias de la legislación? ¿No pagan los impuestos para sostener al Estado en la misma forma que las otras y que los varones? ¿No refluye sobre ellas toda la consecuencia de la legislación que se elabora aquí para los dos sexos, pero solamente dirigida y matizada por uno? ¿Cómo puede decirse que la mujer no ha luchado y que necesita una época, largos años de República, para demostrar su capacidad? Y ¿por qué no los hombres? ¿Por qué el hombre, al advenimiento de la República, ha de tener sus derechos y han de ponerse en un lazareto los de la mujer?

    Pero, además, señores diputados, los que votasteis por la República, y a quienes os votaron los republicanos, meditad un momento y decid si habéis votado solos, si os votaron sólo los hombres. ¿Ha estado ausente del voto la mujer? Pues entonces, si afirmáis que la mujer no influye para nada en la vida política del hombre, estáis –fijaos bien– afirmando su personalidad, afirmando la resistencia a acatarlos. ¿Y es en nombre de esa personalidad, que con vuestra repulsa reconocéis y declaráis, por lo que cerráis las puertas a la mujer en materia electoral? ¿Es que tenéis derecho a hacer eso? No; tenéis el derecho que os ha dado la ley, la ley que hicisteis vosotros, pero no tenéis el derecho natural fundamental, que se basa en el respeto a todo ser humano, y lo que hacéis es detentar un poder; dejad que la mujer se manifieste y veréis como ese poder no podéis seguir detentándolo.

    No se trata aquí esta cuestión desde el punto de vista del principio, que harto claro está, y en vuestras conciencias repercute, que es un problema de ética, de pura ética reconocer a la mujer, ser humano, todos sus derechos, porque ya desde Fitche, en 1796, se ha aceptado, en principio también, el postulado de que sólo aquel que no considere a la mujer un ser humano es capaz de afirmar que todos los derechos del hombre y del ciudadano no deben ser los mismos para la mujer que para el hombre. Y en el Parlamento francés, en 1848, VictorConsiderant se levantó para decir que una Constitución que concede el voto al mendigo, al doméstico y al analfabeto – que en España existe– no puede negárselo a la mujer.

     

    No es desde el punto de vista del principio, es desde el temor que aquí se ha expuesto, fuera del ámbito del principio –cosa dolorosa para un abogado–, como se puede venir a discutir el derecho de la mujer a que sea reconocido en la Constitución el de sufragio. Y desde el punto de vista práctico, utilitario, ¿de qué acusáis a la mujer? ¿Es de ignorancia? Pues yo no puedo, por enojosas que sean las estadísticas, dejar de referirme a un estudio del señor Luzuriaga acerca del analfabetismo en España.

    Hace él un estudio cíclico desde 1868 hasta el año 1910, nada más, porque las estadísticas van muy lentamente y no hay en España otras. ¿Y sabéis lo que dice esa estadística? Pues dice que, tomando los números globales en el ciclo de 1860 a 1910, se observa que mientras el número total de analfabetos varones, lejos de disminuir, ha aumentado en 73.082, el de la mujer analfabeta ha disminuido en 48.098; y refiriéndose a la proporcionalidad del analfabetismo en la población global, la disminución en los varones es sólo de 12,7 por cien, en tanto que en las hembras es del 20,2 por cien.

     

    Esto quiere decir simplemente que la disminución del analfabetismo es más rápida en las mujeres que en los hombres y que de continuar ese proceso de disminución en los dos sexos, no sólo llegarán a alcanzar las mujeres el grado de cultura elemental de los hombres, sino que lo sobrepasarán. Eso en 1910. Y desde 1910 ha seguido la curva ascendente, y la mujer, hoy día, es menos analfabeta que el varón. No es, pues, desde el punto de vista de la ignorancia desde el que se puede negar a la mujer la entrada en la obtención de este derecho.

    Otra cosa, además, al varón que ha de votar. No olvidéis que no sois hijos de varón tan sólo, sino que se reúne en vosotros el producto de los dos sexos. En ausencia mía y leyendo el diario de sesiones, pude ver en él que un doctor hablaba aquí de que no había ecuación posible y, con espíritu heredado de Moebius y Aristóteles, declaraba la incapacidad de la mujer.

    A eso, un solo argumento: aunque no queráis y si por acaso admitís la incapacidad femenina, votáis con la mitad de vuestro ser incapaz. Yo y todas las mujeres a quienes represento queremos votar con nuestra mitad masculina, porque no hay degeneración de sexos, porque todos somos hijos de hombre y mujer y recibimos por igual las dos partes de nuestro ser, argumento que han desarrollado los biólogos. Somos producto de dos seres; no hay incapacidad posible de vosotros a mí, ni de mí a vosotros.

    Desconocer esto es negar la realidad evidente. Negadlo si queréis; sois libres de ello, pero sólo en virtud de un derecho que habéis (perdonadme la palabra, que digo sólo por su claridad y no con espíritu agresivo) detentado, porque os disteis a vosotros mismos las leyes; pero no porque tengáis un derecho natural para poner al margen a la mujer.

    Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho, a la mujer que espera y confía en vosotros; a la mujer que, como ocurrió con otras fuerzas nuevas en la revolución francesa, será indiscutiblemente una nueva fuerza que se incorpora al derecho y no hay sino que empujarla a que siga su camino.

    No dejéis a la mujer que, si es regresiva, piense que su esperanza estuvo en la dictadura; no dejéis a la mujer que piense, si es avanzada, que su esperanza de igualdad está en el comunismo. No cometáis, señores diputados, ese error político de gravísimas consecuencias. Salváis a la República, ayudáis a la República atrayéndoos y sumándoos esa fuerza que espera ansiosa el momento de su redención.

    Cada uno habla en virtud de una experiencia y yo os hablo en nombre de la mía propia. Yo soy diputado por la provincia de Madrid; la he recorrido, no sólo en cumplimiento de mi deber, sino por cariño, y muchas veces, siempre, he visto que a los actos públicos acudía una concurrencia femenina muy superior a la masculina, y he visto en los ojos de esas mujeres la esperanza de redención, he visto el deseo de ayudar a la República, he visto la pasión y la emoción que ponen en sus ideales.

     

    La mujer española espera hoy de la República la redención suya y la redención del hijo. No cometáis un error histórico que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar; que no tendréis nunca bastante tiempo para llorar al dejar al margen de la República a la mujer, que representa una fuerza nueva, una fuerza joven; que ha sido simpatía y apoyo para los hombres que estaban en las cárceles; que ha sufrido en muchos casos como vosotros mismos, y que está anhelante, aplicándose a sí misma la frase de Humboldt de que la única manera de madurarse para el ejercicio de la libertad y de hacerla accesible a todos es caminar dentro de ella.

    Señores diputados, he pronunciado mis últimas palabras en este debate. Perdonadme si os molesté, considero que es mi convicción la que habla; que ante un ideal lo defendería hasta la muerte; que pondría, como dije ayer, la cabeza y el corazón en el platillo de la balanza, de igual modo Breno colocó su espada, para que se inclinara en favor del voto de la mujer, y que además sigo pensando, y no por vanidad, sino por íntima convicción, que nadie como yo sirve en estos momentos a la República española.»

Suscribir
Notificar de
384 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

Aguacateazul
Aguacateazul (@pinreles)
Miembro
2 años atrás

Aprovechando que hay tantos comprometidos con la consigna de la brecha de género, os puedo recomendar abogados que gratuitamente defienden a las mujeres con este problema, pero dicen que no conocen fémina que se haya acercado

Zambeze1
Zambeze1
Invitado
2 años atrás

10000 manifestantes según la policía en Huelva.

electoÁlvaro
electoÁlvaro (@electoalvaro12)
Miembro
2 años atrás

Parece que hay quien se olvida que hay un sector de la sociedad española que votará siempre contra ETA, contra PODEMOS, contra Venezuela, contra el independentismo, contra Bolivia, contra Corea del Norte y contra Irán y que no se dejará engatusar por manifestaciones cuyo origen está en la extrema izquierda

Civalias
Civalias (@eowen86)
Miembro
2 años atrás

Con lo de hoy el gobierno ha quedado como el culo. Me doy por satisfecho.

Linksliberal
Linksliberal (@linksliberal)
Miembro
2 años atrás

A ver… 300.000 barceloneses y barcelonesas, catalanes y catalanes , españoles y españolas ..se manifiestan por la unidad de España .. hay 2.000 fachas y se pide que no se criminalice toda la expresión ciudadana

Hoy van millones de personas a la calle.. muchísimas mujeres y que se hace..

Se subraya la minoría hiperideologizada expresiva dogmática para dar ilegitimidad a la huelga

Evidentemente se coordina por la CCOO,UGT y CNT pero son los que representas los derechos de los trabajodores

Es obvio que la huelga es un instrumento de la agitación política y una fuerza emancipadora en la izquierda

Pero como se ha visto ..transciende y cada uno puede transversalizar implicándose civilmente

RKO73
RKO73 (@rko73)
Miembro
2 años atrás

Que gran alegría me ha proporcionado el indudable éxito de esta convocatoria. Y no porque beneficie o perjudique a algún partido…

… sino porque ellas sufren discriminacion por ser mujeres, porque la sociedad las obliga a decidir entre ser madres o ejercer una carrera profesional plena, porque sienten miedo cuando sólo deberían sentirse libres, porque se las juzga con diferente rasero que a los hombres, porque ganan menos salario que los hombres, porque de poco sirve que el 43% de las mujeres tenga estudios universitarios frente al 36% de los hombres —una brecha que se amplía del 67% frente al 58% en el caso de la educación secundaria— o que el crecimiento de la fuerza laboral femenina en España haya sido la mayor en la UE en 15 años si luego, como muestran los datos, casi el 70% de las horas de trabajo doméstico las realizan las mujeres, porque a pesar de lo que algun que otro orangutan piense, la sociedad patrialcal asigna la propiedad de las tareas del hogar a las mujeres y el hombre, si acaso “les ayuda”, porque son las que sufren acoso sexual, porque las diferencias salariales empujan a la mujer a ser la que realice los sacrificios de cuidados de personas y hogar, porque no existe paridad real ni verdadera meritocracia para ellas, porque no quieren ser tú esposa, tu madre o tu hermana… porque quieren simplemente ser igual de líbres que tú.

Hasta otra y felicidades a [email protected] [email protected] que comparten esta alegría.

Aguacateazul
Aguacateazul (@pinreles)
Miembro
2 años atrás

Una mujer muy enfadada.
https://twitter.com/ctxt_es/status/97174156297049

Dirán que no defiende la igualdad…

Neoproyecto
Neoproyecto (@neoproyecto)
Miembro
2 años atrás

Encuesta para el land de Hamburgo de Policy Matters: hundimiento del SPD en uno de sus feudos.

* SPD: 28% — [-17,6%]
* CDU: 22% — [+6,1%]
* Grune: 15% — [+2,7%]
* Linke: 14% — [+5,5%]
* AfD: 10% — [+3,9%]
* FDP: 8% — [+0,6%]

El gobierno Rojo-Verde perdería su mayoría absoluta al pasar del 57,9% de los votos al 43%.

KyoGrey
KyoGrey (@kyogrey)
Miembro
2 años atrás

La verdad es que es una pena que algo que es tan de sentido común, tan transversal y tan general como la igualdad laboral entre sexos se haya querido politizar y patrimonializar por parte del arco político.

Hoy me lo han comentado la mayoría de compañeras de trabajo cuando han vuelto del acto común que se ha llevado a cabo en nuestra zona de oficinas: se han quedado un poco frías y descorazonadas cuando se han empezado a meter por medio mierdas políticas de todo tipo en el discurso, que por supuesto ha dado la típica chavala joven postureta de colectivos de izquierda dando lecciones de vida a señoras que han visto todo en la vida.

No se, sin más. Aplaudo el sentido general de la movilización, pero de esta manera no creo que llegue a nada, sinceramente.

A mi personalmente me habría gustado que se hubiera hablado de una maldita vez sobre la generalización de la jornada laboral de 8-9 de la mañana a 5-6 de la tarde, o de la equiparación de las bajas de maternidad y paternidad para acabar con esa fuente de discriminación.

Linksliberal
Linksliberal (@linksliberal)
Miembro
2 años atrás

No vengas con esto. Es un argumento absurdo (perdona la palabra, porque se lo puedes aplicar a todo factum no conmensurable físicamente) en un foro donde compartimos opiniones sintetizadas, recortadas y reducidas.

Compartimos sensaciones, ideas abstraídas y simplificadas, traficamos con generalidades

Aquí no hablamos de objetividades académicas, sino de subjetividades polémicas y de opiniones de individuos

Esto es un foro, vive del mambo

DEIVID_
DEIVID_ (@deivid)
Miembro
2 años atrás

Hoy Todas las mujeres +1
Hoy PP y Cs -1

Urolatik
Urolatik (@urolatik)
Miembro
2 años atrás

Sin que sirva de precedente, y sabiendo todo el mundo lo lejos que estoy de C's, creo que los abucheos de hoy estaban totalmente fuera de lugar y me parece un hecho realmente lamentable.

HectorMagno3
HectorMagno3 (@hectormagno3)
Miembro
2 años atrás

Histórica manifestación hoy, espero que conciencie un poco más. Pero, pudo haber sido mejor si todas las mujeres y hombres se hubieran unido a ella, ojalá llegue ese dia.

superciudadano
superciudadano
Invitado
2 años atrás

Patricia Reyes y Begoña Villacís de Cs abucheadas y escracheadas. Nadie puede decir que la postura de Cs no era coherente. No apoyaban la huelga, pero siempre han dicho que estarían en las manifestaciones. Irene Montero relacionando descaradamente este día con el 15M, feministas repartiendo carnés de mujer a gusto y señalando quién debe y no debe estar en la calle… Me alegro de no haber apoyado una huelga que se sabía se iba a instrumentalizar políticamente y tendente a un pensamiento único monopolizante y que ahoga al individuo y la libertad. Como en tantas otras causas sociales, es mejor sumar que restar, aunar que alinear, buscar cómplices a granjearse enemigos… No, mujeres. No, feministas, ni siquiera necesitáis al hombre como enemigo, porque ya os tenéis a (algunas) de vosotras mismas para boicotearos…

Linksliberal
Linksliberal (@linksliberal)
Miembro
2 años atrás

Hay dos modelos de sociedad

El Primero: Centro-derecha populista

<img srccomment image>

El Segundo: El progresista igualitario

Hoy en Madrid

<img srccomment image>

Neoproyecto
Neoproyecto (@neoproyecto)
Miembro
2 años atrás

Tengo la máxima de tratar a cada cual como me trata, así soy yo. Así que reflexiona.

Me imagino la situación y me parto el culo de risa:

ella: cariño hoy te toca a ti llevar a los niños al cole y preparar la comida y a la tarde planchar, que yo voy a la manifa.

el: claro cari, yo por ti y por las mujeres hago lo que sea.

ella: gracias cielo, luego el jueves ya llevo yo los niños al cole, hago la compra, cocino , te hago la cama y ya como siempre, vale?

el: claro, claro, eso solo un día, faltaría más, yo por las mujeres lo que haga falta.

Sencillamente absurdo, muy al gusto de los populistas y demagogos.

Seis_Doble
Seis_Doble (@seis_doble)
Miembro
2 años atrás

Yo creo que la huelga feminista de este 8 de marzo va a tener mucha más importancia y trascendencia de lo que todos creemos.

Gaditano1812
Gaditano1812
Invitado
2 años atrás

El alcalde del PP de Málaga y Villacis de ciudadanos abucheados en la manifestación.

Aguacateazul
Aguacateazul (@pinreles)
Miembro
2 años atrás

Dejemos el apasionamiento latino propulsado por la testosterona, a su vez fomentado por el griterío tan enraizado en nuestra cultura, y pensemos que el asunto de prender las calles no es cosa de la derecha. NO habrá consecuencias electorales

liber_all
liber_all (@liber_all)
Miembro
2 años atrás

Feliz #DiaDeLaMujer. Queda mucho por hacer, luchemos juntos contra la discriminación y la violencia machista, por la libertad y la igualdad de nuestras madres, nuestras parejas y nuestras hijas. ‘La libertad se aprende ejerciéndola’, Clara Campoamor. #WomensDay

Albert Rivera

Lol