El próximo 9 de septiembre se celebran elecciones en Suecia. Las encuestas están en un momento de muchas variaciones, e incluso algunas vaticinan un triunfo de la ultraderecha. Este es el caso de la última de YouGov:

Los «demócratas suecos» obtendrían más del 25% de los votos esperados, y basan su crecimiento en una defensa de la identidad nacional y la oposición a la inmigración. Aunque, en conjunto, su porcentaje de voto es aún inferior al que las encuestas otorgan a los otros dos bloques tradicionales de izquierda y derecha, la fragmentación de esos bloques podría permitirle convertirse en la primera fuerza política del país.

VOTO SEGREGADO POR DIVERSOS SECTORES SOCIALES

El medio rural es terreno abonado para el voto nacionalista, mientras que en las ciudades los moderados ganan terreno.

Los jóvenes, además de ser menos nacionalistas que sus mayores, han abandonado en masa al partido socialista, optando por partidos más conservadores o por los verdes.

Llama la atención la enorme diversidad de género en el voto sueco. El voto masculino es mucho menos izquierdista que el femenino y más nacionalista.

En los próximos días seguirán apareciendo nuevas encuestas que confirmarán o no estos datos.

Suscribir
Notificar de
28 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

ArielVenez
ArielVenez
Invitado
2 años atrás

En mi opinión, tienes muchísima razón. Lamentablemente, no creo que pase nada; Nepoproyecto seguirá aquí, y la gente yéndose por su culpa.

Popular
Popular (@popular)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Así creo que están las cosas a día de hoy:
:logoPP: 27%
:logoPSOE: 26%
:logoCs: 19%
:logoUP: 17%

MRCVzla
MRCVzla (@mrcvzla)
Miembro
2 años atrás

Solo por diversión, justito recién me terminé de hacer unos mapas de la circunscripciones suecas con la extrapolación de la encuesta de YouGov (y las diferencias respecto a las elecciones de 2014 en las respuestas)

1. Mapa de Circunscipciones
2. Partido más votado (encuesta YouGov)
3. Coalición más votada (encuesta YouGov)

Erkideorlegia
Erkideorlegia (@erkideorlegia)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Espero que solo sea un hasta pronto 🙂
Que te vaya bien en la vida!

Popular
Popular (@popular)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Hola Karl ||*||. Es verdad que nos está costando un poco a todos pero creo que en unas semanas pueden quedar resueltos todos los problemas. Sería una lástima perder tus aportaciones. Piénsatelo mejor por fa 😉

Erkideorlegia
Erkideorlegia (@erkideorlegia)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Me parece impresionante la homogeneidad de votos en casi todos los segmentos que tiene «V», la izquierda. Salvo en el sexo, está prácticamente igual en TODO, y incluso en el sexo, no hay tanta diferencia.

Por cierto, ya he conseguido registrarme, gracias administración 🙂

PD. : sería curioso tener un contador de puntos como en Intensedebate, por diversión (soy consciente que habría mucha gente con valoración negativa, pero estaría guay).

Ander
Ander (@data_elections)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Es una pena no poder seguir con el anterior sistema.

No me dejaba entrar con mi anterior cuenta, aunque también es cierto que no me lo he currado mucho.
Ahora entro con una cuenta secundaria que tengo de twitter, Análisis Político, pero soy el forero Ander_ o Anderungen.

Sí, el mismísimo Ander, el furibundo nacionalista español y trollaco falso izquierdista.

Popular
Popular (@popular)
Miembro
Militante | Militant
2 años atrás

Las elecciones más importantes que tenemos por delante son las autonómicas y municipales. A ver si van saliendo encuestas de esas administraciones, pues -al menos a mi- sinceramente, me importa muy poco lo que voten suecos, polacos o rusos. Reconozco que no está de más a nivel de cultura general pero ya.

Azote
Azote (@raul64783731)
Miembro
2 años atrás

Una gran noticia para los suecos, en Suecia hay zonas que han implantado la sharia, aún debería ganar más terreno, o es que la gente que vota a la izquierda de pobres no tienen nada y tienen su cámara de seguridad en la casa y la gente más de dchas es la del campo más pobre, y de ahí a esos resultados, porque sino que alguien me explique porque está a favor de implantar el islam en Europa.

acofar
acofar (@acofar)
Miembro
2 años atrás

-Abuelo llora por que no le dieron manzana,la miseria y el hambre se quedan en argentina con el gobierno neoliberal de Macri.
https://www.youtube.com/watch?v=7yAehzXGv5U

electoÁlvaro
electoÁlvaro (@electoalvaro)
Miembro
2 años atrás
Caracolo
Caracolo (@caracolo)
Miembro
2 años atrás

El vídeo «la paradoja de la igualdad» lo explica muy bien.

Las sociedades se esfuerzan por conseguir repartos igualitarios de papeles entre hombres y mujeres, y lo van consiguiendo. Se acaba con las discriminaciones sociales, se imponen cupos legales, etc… y hombres y mujeres van tendiendo a la igualdad en profesiones y responsabilidades, aunque falte mucho.

Así se consigue que… yo qué sé, que los enfermeros pasen a ser del 5% al 30% o las físicas nucleares del 3% al 33%.

Entonces llegamos a una sociedad muy igualitaria, estilo Noruega, Suecia o así.

La cosa va sola. La gente se siente libre e igual, y escoge lo que quiere. Dejamos pasar quince o veinte años y… ¿qué tenemos? ¡¡Tenemos un retroceso!! Quedan solo un 15% de «enfermeros» varones y un 17% de físicas nucleares mujeres.

¿Cómo es posible, dicen los igualitaristas?

Pues es posible porque os quedásteis anclados en una igualdad simplona, estilo siglo XX. La igualdad real, colegas, no exige ni puede permitirse cuotas al 50%, sencillamente, porque tenemos diferentes inquietudes, diferentes aptitudes y diferentes intereses. Queremos cosas distintas, y eso no es malo.

Sencillamente, somos iguales como seres humanos, en capacidad y recursos, pero somos distintos en orientación y siempre lo seremos. La tarea de los auténticos luchadores por la igualdad del siglo XXI es entender esto de una puñetera vez, porque los neurólogos, los estudiosos del cerebro, y hasta los científicos sociales, acumulan pruebas cada vez más contundentes de que es así. Ya no se puede seguir cerrando los ojos y manteniendo un igualitarismo-homogeneizante estilo años 60.

Olvidemos de una vez las cuotas en los países muy desarrollados (en los poco desarrollados son necesarias para poner en marcha la igualdad y acabar con limitaciones sociales que sí son ciertas).

Los seres humanos libres e iguales, al tomar decisiones, no quieren cuotas 50-50. Sus opciones son distintas. Sus objetivos vitales son diferentes. Respetémoslos de una vez.

Por eso los hombres y las mujeres suecas tienen preferencias políticas muy diferentes, a pesar de vivir en una sociedad muy igualitaria. Esas preferencias muestran una riqueza y una diversidad que tenemos que fomentar en lugar de intentar castrar.

Perdón por el off topic, pero el gráfico hombres/mujeres me ha recordado este tema.

electoÁlvaro
electoÁlvaro (@electoalvaro)
Miembro
2 años atrás
Neoproyecto
Neoproyecto (@neoproyecto)
Miembro
Molt honorable President
2 años atrás

El dato fundamental de esta encuesta pasa algo desapercibido: El partido Verde MP, socio imprescindible para la Socialdemocracia, no superaría la barrera de acceso al parlamento. Tampoco la alcanzarían los Democristianos KD, socios de la Alianza de centroderecha.

De este modo la ventaja de Rojo-Verde sería de sólo un punto sobre la Alianza, lo cual deja muy abierta la formación del nuevo gobierno.

La ausencia del partido Verde MP dejaría a los Socialdemócratas muy tocados para formar gobierno puesto que su relación con la Izquierda V, siendo buenas, muestras muchísimos puntos de discordia, hasta el punto que en el 2014 Izquierda no entró en el gobierno y lo apoya desde fuera, de forma innecesaria pues por el cordon sanitario anti Democratas Suecos ya lo hace el partido Moderado.

No deberíamos descartar opciones transversales, sobre todo si se confirma que Demócratas Suecos se convierte en la primera fuerza del país. Bien podría haber un pacto Socialdemócrata-Moderado o bien Socialdemócrata-Centro-Liberal.

Interesante estas 3 semanas hasta las elecciones y más interesantes todavía las semanas posteriores de negociaciones.