El 3 de julio de 2014, es decir, en la prehistoria, Pablo Iglesias afirmaba que los medios de comunicación tenían que someterse a  “un control público”, al menos en parte, para evitar que casi todos “estén en poder de los mismos”, que suelen ser “multimillonarios”.

Mucho ha llovido desde entonces, pero en este tema ha sido para mal. Proliferan las críticas sobre la parcialidad de los medios, sobre diversos raseros en el tratamiento de las noticias, encuestas manipuladas con intenciones concretas, etc, etc. Y casi siempre hay un mar de fondo: quien critica opina que hay que atajar estos desmanes, cortar por lo sano tanto abuso.

Enumeremos primero algunos excesos de la prensa, de menor a mayor gravedad:

  1. Artículos de opinión sesgados o parciales.
  2. Selección interesada de las noticias. Búsqueda sistemática de escándalos en los partidos contrarios, y silenciamiento de los propios. Puesta en primer plano de las noticias favorables para los cercanos, y silenciamiento o arrinconamiento de las favorables para los enemigos. Parcialidad manifiesta.
  3. Presentación como noticias de lo que en realidad son elaboraciones interesadas o meras opiniones.
  4. Invención de noticias o manipulación de datos con la intención de conseguir ventajas propias o de perjudicar a los adversarios.
  5. Artículos que contienen ofensas, insultos, injurias o calumnias contra los contrarios.
  6. Artículos de contenido directamente delictivo.

 

El clima político que ha propiciado este ambiente es la polarización de los últimos dos años. El Partido Popular, responsable del gobierno, es visto por gran parte de la sociedad como un partido corrupto, manipulador y responsable de todos los males. Hay un rechazo hacia el partido gubernamental mayor que el que jamás haya existido en nuestra democracia desde 1981. En el otro extremo, Podemos resulta para otra gran parte de la sociedad una amenaza real contra la convivencia. Muchos ciudadanos tienen auténtico pavor a la posibilidad de que pueda llegar de una u otra forma al gobierno.

Parece que tenemos dos sociedades coexistiendo en un mismo espacio, despreciándose y odiándose entre sí. El resto está perplejo, rodeado por los odios de unos y otros, sin saber a qué carta quedarse, y con la sensación de que finalmente puede que se vea obligado a tener que escoger entre lo que para ellos es lo malo y lo peor.

Solo en este contexto se pueden entender reacciones tan desproporcionadas como la que se produjo frente al espectáculo de “los titiriteros”, que llevó a un patético encarcelamiento criticado incluso por los sectores conservadores menos cegados por el partidismo. La derecha está nerviosa y reacciona con excesos, presionando a la judicatura y a los medios afines. Se intenta perseguir toda manifestación artística mínimamente contestaria, irreverente o sarcástica. Se cumplen treinta años en estos días de hechos que parecían olvidados, como la persecución de películas como La Última Tentación de Cristo o de canciones como «Mujer contra Mujer» y parece que no hemos avanzado nada. El nuevo mantra es perseguir todo lo que suene a ETA, a ofensa religiosa, a salida de tono. Se dejan de emitir en la televisión pública reportajes sobre la familia real. Se remueve de su puesto a los periodistas que intentan presentar visiones críticas. En eso está nuestra derecha, sin entender que las salidas de tono y la crítica son, precisamente, la esencia de una democracia.

Por el otro lado,  solo en este ambiente alocado de polarización se puede entender que ante las encuestas de los últimos días, menos favorables para Podemos que las anteriores, las redes sociales se inunden de comentarios que defienden “una ley de prensa” para poco menos que prohibir su publicación. La aversión a Metroscopia que se ha instalado en ciertos comentaristas morados es solo comparable al amor que le tenían hace apenas un año, cuando vaticinaba resultados bien distintos.  Pero es que durante el último año se ha asentado definitivamente en la mente de muchos activistas la convicción de que las encuestas, como tantas otras cosas, están en manos de los poderes financieros (“el Ibex”) la derecha y los malos: una especie de diablos con tridentes en la mano.

Todo, en el fondo, es manifestación de lo mismo; es la forma que encuentran unos y otros para sentirse fuertes y legitimados contra el enemigo, algo que une más que ninguna otra cosa a ciertos seguidores (afortunadamente no a todos) de PP y Podemos, hasta hacerlos indistinguibles por dentro. Odio en los unos, miedo en los otros. Totalitarismo en ambos.

Pero solo hace falta elevarse un poco por encima de tanto ruido para darse cuenta de que nada es para tanto. Ni Podemos va a acabar con todo, destrozando nuestra vida, ni el Ibex es un malvado pulpo que todo lo controle, ni el cielo se nos va a caer encima si dejamos a los adversarios gobernar.

En España hay numerosos medios de prensa, nos guste o no. Y hay de todo. La propiedad y la línea editorial son variadas. Incluso aunque fuera cierto que “todos” los medios significativos están controlados por “el enemigo”, seguiría siendo verdad que vivimos en la sociedad más plural de la historia. A nuestro alrededor proliferan mil posibilidades, mil vías para el debate y la confrontación democrática de opiniones.

En las redes sociales, por ejemplo, el dominio de los seguidores de Podemos resulta abrumador. Ya sea porque en general son más jóvenes, están más conectados, más concienciados, son más activos, o por todo a la vez, la verdad es que los usuarios se ven a menudo rodeados por opiniones que en un 70 u 80% de los casos van en la misma dirección. ¿Significa eso que Twitter no es libre?  ¿Hay que imponer cuotas allí para garantizar la “pluralidad”? ¿Debe el Estado crear un servicio de microblogging paralelo que garantice que las consignas de los malos no sean trending topic inmediatamente? ¿Hay que montar, para garantizar la pluralidad, unos premios Goya alternativos en los que se ovacione al ministro de turno y se abronque a Pablo Iglesias? Por supuesto que no. Todo eso sería un disparate. Como disparate es pretender poner puertas al campo y orientar por ley la libertad de expresión. Lo diga quien lo diga.

Si alguien comete un delito aprovechando su poder mediático (punto 6) debe ser perseguido penalmente. Que se denuncie. Que se investigue. Que se juzgue. Que se encarcele si hace falta al culpable, tanto si pertenece a un extremo del espectro político, como si pertenece al extremo contrario, como si es mediopensionista.

Si un medio de difusión ofende a una persona o la menosprecia sin motivo (punto 5), esa persona tiene el derecho a defenderse. El Código Penal le ampara. Denúncielo. Se juzgará al responsable y se le condenará, en su caso.

Si un medio publica noticias manipuladas o falsas (punto 4), acúdase también a los tribunales. Aunque no haya motivos penales para perseguir este hecho, aún puede existir un derecho a la rectificación. El medio manipulador o falseador se verá obligado a publicar la rectificación. Si nos parece que las rectificaciones que se publican a menudo en la prensa son insuficientes o pasan inadvertidas, apruébese una ley más dura que obligue a que la rectificación tenga más presencia en el medio manipulador que la que tuvo la falsedad. Algunos disponen de diputados con los que intentar sacar adelante esta iniciativa. Que la presenten. Estoy seguro de que la mayoría de la sociedad estará de acuerdo.

Pero si aparte de todo esto a usted le parece que muchos medios son sectarios, o están vendidos a no sé qué poderes maléficos, entonces lea o escuche medios que no lo estén. Incluso aunque todas las  licencias de radio y televisión estuvieran manipuladas y dirigidas, incluso aunque toda la prensa de papel fuera un puro teatro montado por los poderes fácticos; desde hace una década han aparecido otras fuentes de información que escapan a todos esos manejos. El mundo entero está a su disposición, a menos de un segundo de distancia, listo para hacer posible la libertad. Ejercite usted esa libertad, en vez de pretender callar bocas.

Apoye a los que le parezcan mejores. Haga sus comentarios en los medios de libre acceso, que son muchos. Publique en Facebook o Twitter. Entre en miles de foros. Siga a los buenos. Desenmascare a los malos. Dispone usted de herramientas de participación por todas partes, campañas por WhatsApp, cadenas de mensajes, etc, etc.  Participe de esta sociedad en la que, desde hace diez o doce años, hay más pluralidad, más posibilidades para la información, la opinión y la movilizacion que nunca. Los poderes públicos tienen cada vez menos capacidad para controlar lo que se publica, y usted lo sabe. Y si no lo sabe, debería saberlo. Porque a la vista está.

Todos sabemos que las teorías conspiratorias son muy gratificantes para los que creen en ellas, pero no suelen ser ciertas. Así que deje de quejarse como un crío, por favor (si es usted de Podemos) y deje de perseguir fantasmas (si es usted del PP). Participe. Tuitee todas sus razonadísimas razones (si es que no lo hace ya). Proponga mejoras legales que sancionen con dureza a quien miente o engaña, obligándole a publicar destacadamente la rectificación. Proponga que se implanten criterios objetivos a la hora de conceder licencias de radio o televisión. Muchos estaremos de acuerdo con esas propuestas. ¡Adelante, que ya estamos todos en el Congreso!

Pero no nos quieran hacer creer que todo es una conspiración de los poderosos contra las inocentes caperucitas, ni una conjura comunista para sumirnos en el abismo. Porque los demás ciudadanos, aparte de ustedes, también tenemos ojos en la cara,  oídos con los que enterarnos de la realidad, y dedos con los que acceder a un teclado o una pantalla táctil. Los medios nos bombardean con mensajes de todo tipo a diario, y nos llegan exabruptos azules y morados por todas partes. Pero cuando alguien intenta silenciar algo, inmediatamente cientos de usuarios pueden destaparlo y lo hacen. Vaya si lo hacen. Cuando alguien miente se le puede pillar mucho mejor que antes. ¡Bendita hemeroteca! La ocultación y la mentira no han desaparecido hoy en día, por supuesto, pero lo tienen mucho más crudo que en el pasado, porque el poder se está repartiendo, también en cuanto a la información y la opinión, beneficiando a los ciudadanos corrientes.

La prensa a menudo es superficial, amarillista y parcial. Es cierto. Muchas veces quiere hacer caja, o conseguir visitas fáciles, y poco le importa la verdad. Pero todos los días comprobamos que, a pesar de ello, la España del siglo XXI  es la sociedad más plural y más libre de toda nuestra historia. Aprovéchenlo para difundir ideas e intentar conseguir objetivos políticos y sociales, en vez de llorar y reclamar controles que solo pueden etiquetarse con una palabra: totalitarismo.

 

Enlace para nostálgicos. Nunca más

@josesalver

Suscribir
Notificar de
162 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

Gaditano1812
Gaditano1812
Invitado
4 años atrás

Todavía hay algunos medios que sueñan con q saldrá elegido presidente Rivera con un 14% de los votos o q directamente ni se han presentado a las elecciones.
Operación Borgen: http://www.bolsamania.com/noticias/politica/de-la

lebowski2015
lebowski2015
Invitado
4 años atrás

Ya he comentado mi opinión a este respecto en alguna ocasión. A quien lo haya leído entonces esto le va a sonar a repetido. Pero yo pienso que efectivamente el reparto de titularidades de los principales medios de comunicación en España (y supongo que en todos los países occidentales) no garantiza en absoluto la libertad de expresión. Los medios se deben a la línea editorial que, legítimamente en mi opinión, marcan sus dueños. Yo si tuviera mucha pasta montaría un periódico de izquierdas que no tendría nada que envidiar en objetividad a La Razón, jajajajaja, el articulista más de derechas sería Íñigo Errejón. Y no creo que deba haber una ley que me lo impida. Pero es cierto que con este sistema hay sectores sociales, a los que no apoya ningún lobby, que jamás van a tener la representación que merecen. Creo que la solución, o por lo menos la que más me gustaría a mí, sería promover un ente público potente, completamente independiente del gobierno, que garantice que todos los sectores están representados en los medios, tanto en televisión como en radio y como en prensa. Y no es difícil hacerlo garantizando la objetividad, hay muchas maneras, lo difícil es que quien llegue al gobierno tenga voluntad y resista la tentación de usarlo a su favor.

Runclus
Runclus
Invitado
4 años atrás

La noticia (artículo de opinión) más leído hoy en El País: "ANTICAPITALISMO DE AMIGUETES". Que alguien diga si algo de lo que pone no es cierto, o se va a recurrir al "y tú más".
[este enlace a medio AEDE no se visualizará para evitar problemas legales (tasa Google)]…

iagpinfrag
iagpinfrag (@iagpinfrag)
Miembro
4 años atrás

TITULARES DE HOY SÁBADO 20 DE FEBRERO.

EL ESPAÑOL: RAJOY VUELVE A IRRITAR A ZARZUELA AL DAR POR HECHAS LAS ELECCIONES ANTICIPADAS.

INFOLIBRE: DOS DE CADA TRES TRABAJADORES QUE COBRAN EL SALARIO MÍNIMO SON MUJERES.

EL PAÍS: LA UE ALCANZA UN ACUERDO PARA EVITAR LA SALIDA DE REINO UNIDO. El primer ministro David Cameron logra el respaldo unánime de los socios a cambio de hacer campaña contra el 'Brexit' en el referéndum.

EL PERIÓDICO: FRENO AL 'BREXIT'. Tusk confirma el apoyo "unánime" de los Veintiocho al pacto que solicitaba el Reino Unido. / Cameron podrá defender mejor el 'sí' a la permanencia en la UE en el próximo referéndum.

ABC: CAMERON DOBLA EL PULSO A LA UNIÓN EUROPEA. El intento de algunos Estados de sacar ventajas a cambio de contentar al Reino Unido dilató un pacto que todos sabían necesario.

EL MUNDO: LOS EMPRESARIOS CALIFICAN DE 'INCOMPRENSIBLE' REPETIR EL 20-D. Ocho grandes asociaciones pedirán en una declaración un acuerdo sin Podemos que evite el 'fracaso' de otras elecciones. / El partido de Iglesias propone un 'impuesto solidario' de 5.000 millones a la banca para financiar el rescate. / Moody's empeora su visión de España y amenaza con rebajar el 'rating' si se derogan las reformas de Rajoy.

LA RAZÓN: EL REY ABRIRÁ UNA TERCERA RONDA SI OTRO CANDIDATO SE OFRECE. Felipe VI no está obligado a proponer a nadie si no le presentan unas mínimas garantías de éxito y no excluiría de nuevo a los socialistas si tienen un acuerdo.

LA VANGUARDIA: LA UE CONTENTA AL REINO UNIDO PARA EVITAR SU SALIDA. Cameron logra su propósito y dará menos ayudas a los europeos. / El pacto agrieta la unidad y Grecia y Dinamarca piden contrapartidas.

Pelandusko
Pelandusko (@pelandusko_2)
Miembro
4 años atrás

Lo que falta es una ley que diga que si demuestras que un medio publica una información falsa, como por ejemplo aquella foto de un fulano al que confundieron con un asesino y la publicaron en primera plana, la demanda civil no ponga límites as la indemnización por daños y perjucios.

Si a ese diario le meten 80 millones de euros de indemnización al hombre a quien jodió, y luego el estado le mete otros tantos por publicar mentiras…la próxima vez se lo pensarán.

Nadie obliga a mentir a ningún periódico excepto quien edita las noticias. Una equivocación se ve enseguida que es eso…pero ciertas otras cosas, no. Se ha de tener pruebas de lo que se dice.

La película Spotlight muestra como hay que trabajar en un periódico, y cómo se tientan la ropa antes de sacar nada a la calle.

En España eso de la mentira en la prensa está enormemente extendido. Mentir es gratis, aunque te pillen. En otras sociedades (más luteranas) la mentira es algo que, desde pequeños, se abomina…y en la prensa más.

Pinreles
Pinreles (@pinreles)
Miembro
4 años atrás

Parece que ya hay acuerdo unánime con RU en Bruselas

Nico_
Nico_ (@nico)
Miembro
4 años atrás

Hola, falta de ley de prensa?. No, falta de madurez política y democrática.

Es como lo de Pontevedra. Obviando la ideología de cada uno, es una chiquillada.

Gaditano1812
Gaditano1812
Invitado
4 años atrás

Estuve viendo la película de la conspiración y me picó la curiosidad. Que pasó con los simpatizantes nazis en las primeras elecciones que se celebraron en Alemania en 1949 tras la guerra y tal? https://es.m.wikipedia.org/wiki/Elecciones_federa
No se presentó ningún partido afín? Se reconvirtieron de la noche a la mañana?

Rizgz
Rizgz (@rizgz)
Miembro
4 años atrás

PSOE y CC han cerrado un acuerdo. 91 votos a favor, si la mesa de negociación a 4 logra un pacto, otro con el PNV y teniendo en cuenta que EHB dijo que votaría a favor del PSOE quedaría así:
-A favor: PSOE (90), CC (1), EHB (2), PODEMOS+ (65), PNV (6), COMPROMÍS (4), IU-UP (2)—> 170
-En contra: PP (122), C's (40), ERC (9), DiL (8), INDEPENDIENTE (1)—> 180

Se necesitaría o:
-El voto a favor de ERC.
-El voto a favor de DiL.
-La abstención de ERC y DiL.
-El voto a favor de INDEPENDIENTE y abstención de ERC.
-El voto a favor de C's.
-La abstención de C's.
-El voto a favor de PP.
-La abstención de PP.

Luisito96
Luisito96 (@luisrueda96)
Miembro
4 años atrás

Aquí la prueba de la crisis entre Compromís y Podemos. https://twitter.com/luisrueda96/status/7007609511

linksoon
linksoon (@linksoon)
Miembro
4 años atrás

Offtopic: Encuesta GIPEyOP “Pactos y Gobernabilidad” http://www.uv.es/pavia/Encuesta_GIPEyOP_Pactos_y_

Chinook2015
Chinook2015
Invitado
4 años atrás

Si repasamos la propiedad de los medios de masas privados, podemos comprobar cómo todos sus dueños sin escepción son grandes empresas del IBEX, y están dirigidos por personas de perfil claramente conservador y en la ortodoxia capitalista. Como tales, tienen 2 objetivos principales a lo que se supedita todo: 1.- generar beneficio económico a sus dueños y accionistas 2.- perpetuar el sistema económico en el que florecen e impedir cualquier competencia que impida hacer llegar su propio mensaje.
No es de extrañar en dichos medios la proliferación de informaciones negativas y distorsionadas de las redes sociales e internet. Es prácticamente la única competencia que tienen, dado que forman actualmente un oligopolio, y es una competencia cada vez más fuerte dada la diversidad y capacidad de elección de contenidos (y posibilidades de interacción).
La realidad es que los medios de masas resultan casi exclusivamente unidireccionales y monolíticos ( la información no fluye nada más que en una dirección y además es casi idéntica en todos los medios dado que sus propietarios tienen prácticamente las mismas directrices informativas) mientras que en las redes sociales muchos actores aportan datos, valoraciones y relaciones inesperadas que hacen que los que están inmersos en ellas sientan que son en parte protagonistas del momento informativo.

Cuando un periodista de un mass media dice eso tan manido de: – a mí nunca me han indicado o presionado" para dirigir las informaciones hacia ciertas posiciones ideológicas, sería bueno decirle que si no hay tensión entre la información y el interés de los propietarios es que no está haciendo bien su trabajo, dado que esa confrontación de intereses sería lo natural, lo artificial es justo esa "calma" que sólo señala al periodista como simple empleado productivo, cuando cumple o debería cumplir con una labor social que trasciende dicha condición.

PisuergaVA
PisuergaVA (@pisuergava)
Miembro
4 años atrás

Os voy a contar una pequeña experiencia personal con Iberdrola.

Cada año, sobre marzo/abril, es su junta anual de accionistas en Bilbao. En mi época era en el Guggenheim. Ahora creo que la hacen en la Torre Iberdrola que han construido. Bueno, Sánchez Galán hace una rueda de prensa bastante multitudinaria con medios de toda España (también alguno internacional). Un pasteleo en toda regla. Iberdrola paga los viajes y la estancia (la única vez que he dormido en un cinco estrellas ha sido gracias a Iberdrola). También hacen regalitos. Y, sobre todo, publicidad en cada medio de comunicación.

Es un acto casi de relaciones públicas.

Los medios locales/autonómicos tienen luego un briefing con los respectivos responsables de Iberdrola en cada comunidad.

Las preguntas son muy SUAVES. Más que nada, preguntar cómo va 'x' proyecto de Iberdrola en 'x' ciudad.

Es un acto para cuidar la imagen de Iberdrola.

En tres-cuatro años que fui, nadie preguntó sobre pobreza energética o el precio de la luz a Sánchez Galán. No procedía. Todos sabíamos a lo que íbamos.

Antes de que alguno me diga que por qué no lo pregunté yo, le diré que no conoce el periodismo por dentro, hay veces en las que tienes cierto margen de maniobra. Y otras en las que no tienes ninguno.

Os cuento este ejemplo para que sepáis cómo funciona esto. O lo aceptas, o no trabajas.

PisuergaVA
PisuergaVA (@pisuergava)
Miembro
4 años atrás

Lo que nos hace falta a los periodistas es que nos dejen trabajar tranquilos, sin injerencias externas, sean políticas o empresariales.

Lo que nos hace falta a los periodistas es que el periodismo vuelva a ser cosa de periodistas, no que los dueños sean constructores, bancos o fondos de inversión con intereses que nada tienen que ver con los fines del periodismo.

Lo que nos hace falta a los periodistas es independencia económica. Y al respecto mucho tiene que ver la misma sociedad.

El periodismo de calidad y objetivo cuesta. Es caro. Un periódico, una radio, una cadena de televisión o una web cuestan dinero.

Si el ciudadano no está dispuesto a pagarlo, la sociedad tendrá el periodismo que tiene en la actualidad. O peor aún, absolutamente dependiente de las órdenes que nos lleguen desde arriba cada vez que nos acerquemos a arenas movedizas.

¿Ley de Prensa? Solo la vería precisa si fuera para impedir la existencia de los grandes conglomerados de 'comunicación' y si fuera para mejorar la financiación de los medios de comunicación sin que eso suponga su sometimiento.

Ya estamos bastante controlados, sobre todo en los medios locales y los grandes medios nacionales. En la práctica, a la hora de hablar sobre política, el periodista es como si fuera ya un funcionario del Ayuntamiento, Comunidad Autónoma o Gobierno de turno.

La libertad se ha quedado para los medios pequeños digitales. Y solo unos pocos.

Triste, pero real.

Economista_ext
Economista_ext
Invitado
4 años atrás

No hace falta una ley de prensa, hace falta una ley de libertad de información que protega a los usuarios del mismo modo que hay leyes de consumo, bancarias, etc que protegen de los abusos de ese sector.

Ahora mismo estamos siendo envenenados, intoxicados, mentalmente destruidos por los medios de comunicación de masas. Y eso también provoca muerte, como por ejemplo, por inanición, suicidios o incremento de delincuencia, todas provocadas por la desigualdad que defienden esos medios.

PetitCitoyen
PetitCitoyen (@petitcitoyen)
Miembro
4 años atrás

Yo personalmente creo que los medios deben ser libres de publicar lo que les venga en gana, eso sí, si se descubre que han mentido o difamando que se les obligue a publicar una rectificación que tenga una repercusión parecida a la mentira que han publicado, es decir, si han sacado la noticia falsa en portada y a página completa que la rectificación aparezca en las mismas condiciones, no se puede controlar la prensa como si estoy fuese la URSS de Stalin, pero tampoco es nada descabellado pedir que la mentira y la infamia no salgan gratis.

lizarraba
lizarraba
Invitado
4 años atrás

Pero haber… No OS dais cuenta los podemitas que siempre que algo que no está mínimamente de acuerdo con vosotros que es… Facha, Nazi, Ultraderecha, Dictadores,…
Si un periódico, o canal de TV, es de derechas y tiene éxito, que más da?
Si un periódico, o canal de TV (La tuerka), es de izquierdas y no tiene mucho éxito (con enorme diferencia) es manipulación?
En fin…

liber_all
liber_all (@liber_all)
Miembro
4 años atrás

Yo creo que con prohibir subvenciones a medios de comunicación y que la publicidad sea repartida entre todos los medios equitativamente, y por otro lado impedir que se hagan oligopolios "informativos" es más que suficiente.

Sobre que ahora hay mucha pluralidad e infinidad de información para que el que quiera pueda contrastar…. si y no. Yo no se si fue hecho a posta o no pero cuando internet se abrió realmente al mundo y pudimos tener acceso a mucha más información, la reacción de los que tenían antes el monopolio fue la de bombardearnos con cantidades inmensas de información.
Tener poca información es igual que tener demasiada. Llega un punto en el que te vuelves incapaz de contrastar, simplemente porque careces de tiempo, no puedes hacer un esfuerzo infinito para ver lo que te llega es correcto no.

ningures
ningures
Invitado
4 años atrás

Un buen artículo, mesurado y equidistante, pero con el que tengo que discrepar…

Mucha libertad de prensa no parece que haya cuando en espacio de sólo unos meses cayeron los directores de El País, El Mundo y La Vanguardia para ser sustituídos por otros más cómodos. Tampoco ayuda que periodistas claramente incómodos sean despedidos teniendo importantes éxitos de audiencia, como pasó con Cintora. ¿"Desenmascare a los malos, escoja a los buenos"? Venga ya, la oferta que se nos presenta se limita a lo aceptable por los propietarios de los medios de comunicación. No hace falta acudir a teorías de la conspiración ni a explicaciones extravagantes. La prueba del algodón para mí es que línea de todas las televisiones españolas en cuestiones internacionales es exactamente la misma, se mire como se mire. Puede haber un cierto maquillaje en las cuestiones nacionales que permita una opción más o menos clara hacia una de las dos patas del bipartidismo, pero de ahí no se pasa.

Podemos e IU suman más del 24% de los votos en las últimas elecciones. ¿Acaso hay un porcentaje similar de medios, no ya que los apoyen, sino simplemente que no se dediquen sistemáticamente a difamarlos? Hay que ser un poco objetivos y asumir que el desequilibrio es innegable y que una parte muy grande de la población está "huérfana" periodísticamente hablando. Es obvio que España es uno de los países occidentales con menor variedad ideológica en sus medios, y ahora que tenemos acceso a los de otros países es fácil verlo y sentir verguenza.

Los periódicos pierden dinero, todos ellos son máquinas de generar pérdidas. Aquí no hay ley de la oferta y la demanda que valga, son sostenidos por fondos de inversión y grandes bancos porque moldean la opinión pública. La cuestión es que su capacidad de hacerlo va en clara disminución: Más de 6 millones de votos impermeables a una campaña de casi 2 años de acoso constante por parte de la mayoría de medios. Con esa gente no funcionó la campaña, pero sí que pudo generar miedo en una parte importante de la población que en muchos casos puede ser más vulnerable a manipulaciones. Esto no es una lucha entre "dos Españas" que se pueda ver desde la equidistancia. La representatividad de los medios de comunicación es enormemente desigual y ha condicionado hasta ahora la formación de opinión, no vale ese argumento de las 2 Españas porque los medios para expresarse de unos y de otros han sido absolutamente desiguales.

Además no es lícito equiparar el desequilibrio en los medios convencionales con el desequilibrio en las redes sociales. Eso sólo representa opiniones personales, no está sujeto a códigos profesionales que sí deberían condicionar en todo caso la labor de cualquier periodista. Lo que muestra el aluvión de los nuevos partidos en las redes es un grado de interés por la política que antes era inaudito en los jóvenes, y eso es bueno por definición. Pero si hay una mayoría que piensa de una forma, ¿cómo poner cuotas? Es sangrante compararlo con la orientación de los medios convencionales. ¿Todos los consejos de informativos piensan exactamente igual sobre las cuestiones de Ucrania, Grecia o de Argentina, por ejemplo? No lo creo, pero sin embargo transmiten un mensaje calcado. Si hay un 20% de usuarios de redes sociales hostiles a los nuevos partidos, eso ya supone bastante más variedad que la que tienen los medios convencionales.

Hispalense
Hispalense
Invitado
4 años atrás

El PSOE ha aceptado la negociación a cuatro propuesta por Garzón. Si en la primera reunión no acaban a hostias, ya será un logro.