EMNacionalActualidad20 de diciembre: ¿Tendremos un tercer cisne negro?

20 de diciembre: ¿Tendremos un tercer cisne negro?

electomania.es -

En la mañana del 11 de marzo de 2004 se produjeron unos atentados terroristas que cambiaron España. El día 14 había elecciones generales, y desde el mismo momento en que explotaron los trenes estaba claro que alguna influencia iban a tener en el resultado electoral. Y vaya si la tuvieron. Ya sea por la actitud del gobierno durante aquellos fatídicos tres días, negando cualquier posibilidad de que ETA no fuera la autora; ya sea por la de la “oposición oficial”, liderada por el PSOE, que a lo largo de esas 72 horas se fue alejando progresivamente de la posición del gobierno; ya sea por esa otra oposición, situada más a la izquierda, entonces mucho menos organizada que ahora, que colaboró a través de las incipientes redes sociales con una serie de manifestaciones y protestas, incluso en la jornada de reflexión; lo cierto es que aquel atentado supuso la mayor convulsión que jamás haya habido en nuestra historia electoral. Once años después se sigue recordando como si fuera algo presente, y se presta a las más variadas interpretaciones, casi siempre interesadas.

 

Se suele llamar cisne negro a un hecho singular, nada habitual, que altera el transcurso normal de los acontecimientos. Un cisne negro no es una mariposa aleteando en el Amazonas: es un elefante entrando en un campo de fútbol en la final de la Champions.

En nuestra historia electoral siempre ha habido fenómenos de este tipo. No tan importantes como aquel triste 11-M, pero siempre relevantes, con influencia en el resultado electoral.

A veces tienen efectos a largo plazo. Un ejemplo extremo fue aquel recordado “incidente” del 23 de febrero de 1981. La UCD de Suárez se enfrentaba a una situación crítica, y, tras la dimisión del presidente, sectores golpistas aprovecharon para intentar hacer regresar al país al pasado. Aquel fue un cisne negro diferido, porque tuvo como consecuencia inmediata unir a los que estaban desunidos, afianzando la democracia, pero a la larga aceleró la descomposición de la UCD, y aupó al PSOE y AP hacia un nuevo bipartidismo cuyos efectos aún perduran. El 28 de octubre de 1982, el cisne acabó su trabajo haciendo que el PSOE consiguiera la más grande mayoría absoluta de nuestra historia.

En otras ocasiones, los cisnes no son tan dramáticos. Pero siempre han estado ahí. Aún se recuerdan los efectos que tenían las apariciones televisivas en los viejos tiempos, en los años setenta y ochenta. Entonces la televisión lo era todo: las audiencias de la (casi) única cadena de televisión se contaban por diez, quince, veinte millones de personas, que veían el mismo programa a la vez… Su impacto era demoledor. En aquellas elecciones, las “últimas intervenciones” de los candidatos eran esenciales. Las veía todo el mundo. Las comentaban todos al día siguiente. De esta forma Adolfo Suárez y Felipe González consiguieron en 1977 una supremacía que ningún dato hacía prever antes de sus decisivas presencias en la televisión en los días previos a las elecciones. De esta forma Adolfo le ganó a Felipe las elecciones de 1979, cuando todo parecía indicar que no lo tendría tan fácil. De esta forma, González remachó su victoria en 1982.

323750-1024x748

Con posterioridad, los debates (o la falta de debates) electorales han cobrado importancia. Por eso algunos candidatos, sobre todo los que parten con ventaja, suelen huir de ellos: son cisnes negros en los que tienen mucho que perder y poco que ganar.

En las elecciones que vamos a celebrar el 20 de diciembre de 2015, ya han aparecido dos cisnes negros, distorsionándolo todo. Se llaman Catalunya y París. No sabemos aún qué efectos provocarán en el electorado. Pero sin duda los tendrán: siempre los tienen, y siempre cristalizan en los últimos días de campaña, movilizando a gran parte de los indecisos en una misma dirección.

Esto es algo que no puede predecir bien las encuestas, que en España están además encorsetadas por el hecho de que no se pueden publicar cuando falten menos de seis días para las elecciones. Justo en los días clave.

Queda casi un mes para las elecciones, y todavía pueden aparecer más hechos de este tipo. Sorprendentes. Inesperados. Un tercer cisne. Puede ser de cualquier tipo: por ejemplo, unas declaraciones desafortunadas de un candidato realizadas en el peor momento; o un escándalo de corrupción ante el que no quede tiempo para reaccionar; cualquier asunto luctuoso que movilice a la población, o cualquier otra cosa que ahora mismo no podemos ni imaginar.

Son lo imprevisto. Suelen ser la clave que inclina el voto indeciso hacia una determinada dirección. Y no olvidemos que el voto de los indecisos es, realmente, lo único que importa en unas elecciones.

 

 

@josesalver

Tu opiniónEM
EM no se responsabiliza de las opiniones de los usuarios

Existen unas normas 👮 📄 para comentar que si no se cumplen conllevan la expulsión inmediata y permanente de la web.

49 COMENTARIOS

Subscribe
Notify of
49 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

EM en redes

El Foro (eF)

Están comentando...

📊 Sondeos

🗳️ ElectoPanel

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
49
0
Would love your thoughts, please comment.x