En la mañana del 11 de marzo de 2004 se produjeron unos atentados terroristas que cambiaron España. El día 14 había elecciones generales, y desde el mismo momento en que explotaron los trenes estaba claro que alguna influencia iban a tener en el resultado electoral. Y vaya si la tuvieron. Ya sea por la actitud del gobierno durante aquellos fatídicos tres días, negando cualquier posibilidad de que ETA no fuera la autora; ya sea por la de la “oposición oficial”, liderada por el PSOE, que a lo largo de esas 72 horas se fue alejando progresivamente de la posición del gobierno; ya sea por esa otra oposición, situada más a la izquierda, entonces mucho menos organizada que ahora, que colaboró a través de las incipientes redes sociales con una serie de manifestaciones y protestas, incluso en la jornada de reflexión; lo cierto es que aquel atentado supuso la mayor convulsión que jamás haya habido en nuestra historia electoral. Once años después se sigue recordando como si fuera algo presente, y se presta a las más variadas interpretaciones, casi siempre interesadas.

 

Se suele llamar cisne negro a un hecho singular, nada habitual, que altera el transcurso normal de los acontecimientos. Un cisne negro no es una mariposa aleteando en el Amazonas: es un elefante entrando en un campo de fútbol en la final de la Champions.

En nuestra historia electoral siempre ha habido fenómenos de este tipo. No tan importantes como aquel triste 11-M, pero siempre relevantes, con influencia en el resultado electoral.

A veces tienen efectos a largo plazo. Un ejemplo extremo fue aquel recordado “incidente” del 23 de febrero de 1981. La UCD de Suárez se enfrentaba a una situación crítica, y, tras la dimisión del presidente, sectores golpistas aprovecharon para intentar hacer regresar al país al pasado. Aquel fue un cisne negro diferido, porque tuvo como consecuencia inmediata unir a los que estaban desunidos, afianzando la democracia, pero a la larga aceleró la descomposición de la UCD, y aupó al PSOE y AP hacia un nuevo bipartidismo cuyos efectos aún perduran. El 28 de octubre de 1982, el cisne acabó su trabajo haciendo que el PSOE consiguiera la más grande mayoría absoluta de nuestra historia.

En otras ocasiones, los cisnes no son tan dramáticos. Pero siempre han estado ahí. Aún se recuerdan los efectos que tenían las apariciones televisivas en los viejos tiempos, en los años setenta y ochenta. Entonces la televisión lo era todo: las audiencias de la (casi) única cadena de televisión se contaban por diez, quince, veinte millones de personas, que veían el mismo programa a la vez… Su impacto era demoledor. En aquellas elecciones, las “últimas intervenciones” de los candidatos eran esenciales. Las veía todo el mundo. Las comentaban todos al día siguiente. De esta forma Adolfo Suárez y Felipe González consiguieron en 1977 una supremacía que ningún dato hacía prever antes de sus decisivas presencias en la televisión en los días previos a las elecciones. De esta forma Adolfo le ganó a Felipe las elecciones de 1979, cuando todo parecía indicar que no lo tendría tan fácil. De esta forma, González remachó su victoria en 1982.

323750-1024x748

Con posterioridad, los debates (o la falta de debates) electorales han cobrado importancia. Por eso algunos candidatos, sobre todo los que parten con ventaja, suelen huir de ellos: son cisnes negros en los que tienen mucho que perder y poco que ganar.

En las elecciones que vamos a celebrar el 20 de diciembre de 2015, ya han aparecido dos cisnes negros, distorsionándolo todo. Se llaman Catalunya y París. No sabemos aún qué efectos provocarán en el electorado. Pero sin duda los tendrán: siempre los tienen, y siempre cristalizan en los últimos días de campaña, movilizando a gran parte de los indecisos en una misma dirección.

Esto es algo que no puede predecir bien las encuestas, que en España están además encorsetadas por el hecho de que no se pueden publicar cuando falten menos de seis días para las elecciones. Justo en los días clave.

Queda casi un mes para las elecciones, y todavía pueden aparecer más hechos de este tipo. Sorprendentes. Inesperados. Un tercer cisne. Puede ser de cualquier tipo: por ejemplo, unas declaraciones desafortunadas de un candidato realizadas en el peor momento; o un escándalo de corrupción ante el que no quede tiempo para reaccionar; cualquier asunto luctuoso que movilice a la población, o cualquier otra cosa que ahora mismo no podemos ni imaginar.

Son lo imprevisto. Suelen ser la clave que inclina el voto indeciso hacia una determinada dirección. Y no olvidemos que el voto de los indecisos es, realmente, lo único que importa en unas elecciones.

 

 

@josesalver

Subscribe
Notify of
49 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

trackback
Las consecuencias de un cachete | Electomanía
5 years ago

[…] momento, puede surgir un hecho singular que marque todo lo demás. Es lo que se llama un “cisne negro”. Ya hemos hablado de ellos. Los cisnes negros pueden ser de cualquier tipo, y no tienen por qué […]

sergiolf90
sergiolf90 (@sergioll90)
5 years ago

Mirad, un analisis de las encuestadoras. A ver que os parece:
http://www.bez.es/244682513/Confiar-en-las-encues

Nota: lo he puesto aquí porque no sabía en que lugar ponerlo

Saludos

Kerensky125
Kerensky125
5 years ago

Un matiz respecto al Cisne Negro… el concepto original de Nassim Taleb habla de un suceso, no solo inesperado, sino imprevisible aplicando los modelos de predicción política, económica, social, ecológica, etc… existentes. Partiendo de esa base, ni la declaración unilateral de independencia, que lleva rumiándose al menos un ciclo electoral, ni los atentados de París, de los que hay precedentes, serían cisnes negros. El 11-S como primer gran atentado islamista en suelo occidental, o la crisis de las subprime, primer ejemplo de las propiedades emergentes de camuflar activos tóxicos en carteras de valores de alta calificación, sí que serían cisnes negros. Es posible que se ignoren los modelos y los precedentes, pero eso se debe a maldad o a incompetencia institucional. Un Cisne Negro legítimo, sería, por ejemplo, un tsunami en el Atlántico que destruyese toda las poblaciones costeras atlánticas; o que Albert Rivera muriese en un accidente de tráfico;… Read more »

Conde_Duque
Conde_Duque
5 years ago

El tema del 11-M es muy curioso porque es el unico atentado o gran incidente donde muchos en la izquierda no ven conspiracion de ningun tipo. Aqui no hay OTAN, Bildelberg, Ilumminatti, Trilateral, CIA, sionismo y demas. Todo meridianamente claro por mucho que la version oficial de cuatro musulmanes confidentes de la policia no se sostenga por ningun lado y el sumario este lleno de pistas cuanto menos sospechosas. Pero el motivo es sencillo: aceptar que no sabemos que paso el 11-M y que hay algo todavia oscuro detras implica negar todo el relato que inmediatamente después pusieron en circulacion y que les hizo ganar unas elecciones o por lo menos asegurar el triunfo. La verdad es que no se si el PSOE habria ganado igualmente las elecciones sin atentado. Tiendo a pensar que los resultados habrian sido mucho mas igualados, practicamente empate. Sigma 2 publico las encuestas que hizo… Read more »

Eddy_Heathcliff
Eddy_Heathcliff
5 years ago

Ojalá no haya ningún atentado antes del 20D, pero por si acaso lo hay, Podemos ya está tirando las redes del "No a la Guerra" para ver lo que pesca. Desde luego, si ISIS tiene un favorito en estas elecciones es Pablo Iglesias y los suyos: no firma el pacto contra el Yihadismo, se posiciona radicalmente en contra de atacar al Estado Islámico en Irak y en Siria y pretende desmarcar a España de cualquier alianza con Francia, Estados Unidos, la OTAN o la Unión Europea. Será una coincidencia, pero esto satisface plenamente las exigencias de ISIS en sus atentados. Sería muy triste que en este país se volviese a elegir un gobierno a golpe de bombas, porque eso garantizaría un atentado cada cuatro años. Estamos en el objetivo de la Yihad desde hace mucho tiempo. Si en España no ha habido atentados en los últimos años es porque se… Read more »

Lyonsoy
Lyonsoy
5 years ago

Está claro, lo más efectivo para los partidos grandes es hablar del terrorismo y de cataluña, ahí tienen un filón con el que pueden salvar los muebles el 20D.

– Al PP no le interesa hablar de economía, saldrían escaldados después de incumplir su programa electoral de forma escandalosa y de los numerosos casos de corrupción.
– El PSOE tampoco tiene credibilidad en materia económica después del último gobierno de Zapatero.

Y sin embargo ambos partidos dan confianza a los ciudadanos en materia terrorista o con el tema catalán.

Si os fijáis, desde hace unas semanas prácitcamente no se habla de economía, casualidad o no, de momento el bipartidismo sale reforzado…. el miedo es muy poderoso.

SamuelAstur
SamuelAstur
5 years ago

Somos muchas las personas que no estamos viviendo una situación económica buena, que estamos viendo como las ayudas han ido a menos, que la sanidad publica funciona peor, que las pensiones no son dignas, que el mercado laboral es una vergüenza…. DE ESO SE TIENE QUE HABLAR EN CAMPAÑA. Es triste ver como las cosas que de verdad importan en el día a día de cada persona pasan a un segundo plano y puede truncar las posibilidades de un cambio. El tema del terrorismo es importante, pero más me importa tener un sueldo digno todos los meses. Aceptando que el tema del terrorismo pueda afectar en los resultados, es dificil saber en que sentido lo hará. Lo que me parece muy rastrero e inhumano es defender bombardear un país sin proteger a la población civil y sin que haya un plan de reconstrucción posterior. Porque bombardear un país, ocasionar víctimas… Read more »

euskalodola
euskalodola
5 years ago

Respecto a quién beneficiaría, el contexto no tiene absolutamente nada que ver. A dia de hoy hay un enemigo real, y España no ha realizado ninguna campaña exterior como para que el atentado pudiese calificarse como venganza, así que no creo que esta vez la gente reaccionase contra el PP. Quizá nos contagiásemos de los franceses y los partidos optasen por endurecerse en general, en caso contrario veo como beneficiados a los que abiertamente defiendan que estamos en guerra.

En cualquier caso, sólo de ponerme en la situación me entran escalofríos. Ojalá que nunca tengamos que pasar por nada parecido.

Chinook2015
Chinook2015
5 years ago

Vergonzoso que se llegue a afirmar que fue un atentado lo que cambió el signo de los resultados electorales.
No señores. Fue la política exterior del gobierno desde 2002 confrontada directamente con la opinión pública lo que fue determinante para que el 14M las elecciones cambiarán el color del partido de gobierno.

juanmat2
juanmat2 (@patreon_25606193)
5 years ago

Espero que no haya atentados, aunque si lo hubiese imagino que afectaría al resultado pero no sabría decir como.

Alguna revelación periodística bomba sí podría haber (venganza de PJ contra el PP), pero no se si el resto de medios la secundarían. En el caso de que fuese algo contra el PP nuevo, o confirmación "a nivel alturas" de lo sabido, el beneficiado sería Cs.

Numendili
Numendili (@numendili)
5 years ago

Esta bien que lo digais, me parece oportuno, no solo por Cataluña y París sino porque no podemos quitarnos la mosca detrás de la oreja con la combinación yihad y elecciones. ¿Que pasa si hay un atentado yihadista justo antes o durante el 20D? ¿Podría eso aupar a Podemos y su opción pacifista o podría aupar a los partidos que opten por la linea dura?

Es inquietante la posibilidad porque los tíos del Daeah odian la democracia y occidente y desean reconquistar (aunque lo digan solo a efectos propagandsticos) Al-Andalus así que ¿que mejor objetivo y mas sabroso que España, país occidental, tradicionalmente asociado al catolicismo, en una elecciones democráticas que se extiende por el solar irredento de Al-Andalus?