Cuando me mataron tenía la misma edad que algunos de los que estáis leyendo esto: 29 años. Si viviera ahora tendría 49. En diferencias ínfimas como las que hay entre esos números reside también los infinitos senderos posibles que marcan para siempre nuestras vidas: un dos en lugar de un cuatro, un paso en lugar de un traspiés, cualquier otro pequeño matiz que te llevará por un camino completamente diferente.

En mi caso el matiz fueron dos tiros en la cabeza.

Por alguna razón habéis decidido seguir recordándome constantemente, así que a veces me asemejo al gato de la caja: siempre muerto, pero siempre vivo. Sé que pretendéis honrarme, pero a la vez percibo cosas que no me gustan.  Con tanto acordaros de mí, es como si me mantendríais con vida. Parece que tendría 49 años, pero sé que solo tengo 29 y que jamás podré tener ya otra cosa.

Vosotros, ya, vivís en una sociedad distinta. Cuando me mataron, no existía internet ni apps, ni sociedad de la información, ni muchas otras extrañas cosas cuyos ecos lejanos me llegan, amortiguados por la distancia y las brumas,  todavía perfectamente reconocibles. Lo que sí existía entonces, cuando yo vivía ahí abajo, eran asesinatos con fines políticos, bestiales. En uno de aquellos asesinatos (fueron centenares) me arrancaron la vida de cuajo.

Pero ahora estoy aquí arriba, así que os miro desde la distancia y la ternura. La distancia explica muchas cosas y sobre todo las relativiza todas. Vuestra realidad actual resulta tan tenue, tan trivial, que apenas puedo distinguiros. Pero no lo necesito. Sé por dónde vais: lo siento con claridad.

Porque aunque me suene raro, es cierto: yo podría ser aún uno de vosotros.  El hombre en que me habría convertido con el paso de los años caminaría por vuestras calles. Si me vierais allí nada en mi os llamaría la atención. Desde aquellos 29 años en que mi fotografía se quedó petrificada, hasta los 49 que tendría ahora, me habrían ocurrido tantas cosas nuevas, tantas experiencias… Tantas como las que han vivido Francisco Javier e Irantzu, por ejemplo.

Francisco Javier e Irantzu, y tantos otros. Han pasado veinte años por ellos, y han tenido dos hijos, y una vida buena o mala, pero real: ¡han tenido una vida, Dios!

Yo estoy muerto. Entonces, ¿por  qué habláis tanto de mi, aún?  Me llegan ecos tan fuertes que me cuesta abstraerme, a pesar del tiempo,  la distancia y las nubecillas acolchadas y otras tonterías angelicales que me envuelven.

En los ecos que me llegan de vosotros hay algo que me daña, y no puedo comprender exactamente qué es. ¿Jugáis a poner pancartas en mi nombre, o a quitarlas? ¿Me usáis en vuestras guerras?  ¿Soy comodín de vuestras nuevas batallas?

Más os valdría, creedme, sacar lecciones imborrables y dejaros de iconos. Yo no quiero ser un icono. Quiero descansar. Quiero contemplar serenamente la vejez de mis padres.  Sé que los iconos son necesarios para que vosotros, seres mezquinos, seáis capaces de mejorar. Pero el uso gusta y el abuso cansa. Así que, por favor, no os excedáis conmigo. Quiero contemplar con cierta calma los últimos años de mis padres, os lo repito. Y los muchos más de mi hermana, y los de mi novia, con su nueva vida, y su hijo. Y los de mis amigos. Quiero que todo el ruido que hacéis usando mi nombre no me haga perder ese hilo tenue que me une aún con lo que más quería, con lo que más quiero: el hilo que me conecta con mis sentimientos humanos. Porque, hacedme caso, los sentimientos son lo único que os aleja de la mezquindad, miserables seres de ahí abajo.

Más os valdría, mil veces más, dejar a un lado la iconoclasia y las armas, las de fuego y las arrojadizas. Soy solo una gota de un océano violento que seguís alimentando con nuevos aportes todos los días. Pensad en ello.

Ahora que estoy preso en las dulces nubes del sopor, recuerdo (levemente) las cuarenta y ocho horas que pasé encerrado en otro lugar, justo antes de morir. Por fin voy comprendiendo (no tengo prisa). Comprendo que el destino de la humanidad es superar, con esfuerzo y sufrimiento, casos como el mío, como el de muchos otros millones que como yo padecieron,  y como el de miles y miles más que aún padecerán. El destino está en manos de esos chicos animosos que buscan mejorar el mundo pero no acaban de darse cuenta de que su batalla está en el filo de la navaja, que entre la fe en el cambio y el fanatismo destructor no media más que una tenue tela que se rasga fácilmente. Yo fui uno de aquellos jóvenes que creía en algo. Me mataron otros que también creían que creían que algo, emponzoñados por consignas vomitivas. Tenues diferencias son siempre las que median entre unos y otros jóvenes, pero grandes son sus consecuencias.

En la juventud reside a la vez el impulso y la barbarie, la renovación y la destrucción. Pero solo en la juventud hay esperanza. Jóvenes, escoged bien. Yo también tuve 29. Coño, escoged bien. De hecho, tuve tanto, y tan profundamente diecinueve, y veintinueve años, que los tendré para siempre. En cambio vosotros no. Vosotros seguiréis en ese mundo y alcanzaréis los treinta, y luego los cuarenta, y finalmente los cuarenta y nueve que yo debería tener ahora. Y entonces seréis los reyes, y el mundo acabará siendo lo que vosotros hayáis querido que sea. Esto no es una broma. Poneos siempre del lado correcto de la raya: es una orden.

Conservad la memoria y no toleréis que la infamia regrese. Conservad como un tesoro las lecciones que esa memoria aporta. Pero avanzad. Os aseguro que hay esperanza. El mundo es cada vez un lugar menos violento, aunque las nuevas lentes de aumento con que lo miráis os puedan hacer creer lo contrario.

Hay esperanza. Los hijos de Francisco Javier e Irantzu, mis asesinos, son ahora adolescentes, y serán mejores que sus padres. No me cabe la menor duda de ello. Seguís viviendo en un puñetero mundo mezquino, y aún soportaréis embestidas terribles de maldad y violencia, pero vais a mejor.

Desde aquí arriba os veo y lo comprendo sin sombra de duda. Pienso en los hijos de mis asesinos, en esos dos niños que han crecido tanto que ya no lo son. E imagino, no puedo evitarlo, a mis propios hijos también adolescentes, esos que jamás llegué a tener. Coloco sus rostros imaginarios sobre las caras reales de los hijos de mis asesinos, y en esa superposición macabra, en esa mezcolanza inevitable en que el futuro todo lo amalgama, confío.

Tendremos un mundo mejor. Luchad por él, hijos: hijos míos.

Y ahora dejadme descansar en paz. Me queda aún mucho por comprender, pero estoy en el sitio adecuado para hacerlo. Me gusta que me recordéis, me agrada que mi memoria os sirva para no volver a cometer los mismos errores, pero, coño, no me interrumpáis tanto desde ahí abajo, por favor.

Hay muchos iconos disponibles, válidos, admirables, así que dejadme un poco tranquilo. Hay muchos iconos, sí, pero solo una tarea que merezca la pena. Poneos manos a la obra cuanto antes.

 

Suscribir
Notificar de
31 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

Fifty_fifty
Fifty_fifty (@caracolo)
Miembro
3 años atrás

Hace 30 años del terrible atentado de la plaza República Dominicana en Madrid donde murieron doce jóvenes guardias civiles. Personas. Seres humanos que solo buscaban un puesto de trabajo con el que vivir su vida. Este recuerdo va por ellos puesto que nadie del gobierno ni de los partidos se acordará de ellos.

santico
santico
Invitado
3 años atrás

¿Y para cuándo el homenaje a Ernest Lluch?

A la que habló en su entierro, la han echado de la SER los amigos de Cebrián. Los aspañolistas se han dado un homenaje a sí mismos.

Las hijas del ex-concejal Carrasco tuvieron que echar del velatorio al tal Rajoy, que fue por allá a chupar cámara y la señora Barberá convocó a sus tías Marías a las puertas del Ajuntamiento -no carnal- de Valencia para que abuchearan a los concejales socialistas y de otras izquierdas (por ser muy asesinos asesinados) con la demagogia que les caracteriza. El tal Losantos titulö: "ETA regala un muerto a Zapatero en plena campaña electoral"

El tal Mayor Oreja tiene una empresa de seguridad que hacía pingües beneficios con la protección que ofrecía y que ya nadie paga. ¡Pobre arruinado por Zapatero y paz indigna!

La sociedad vasca y la catalana tienen muy bien calados a los aspañolistas y cada vez tendrán menos apoyos en esas zonas. No obstante cuando nos acercamos a morabia, la cosa cambia y eso es lo que buscan con tanto homenaje.

El espíritu de Ermua duró lo que duró y resultó tan revanchista como cualquier otra cosa que viniese del otro lado. Menos mal que tenemos lunidadaspaña para seguir engordando el repulsivo régimen salido de la dictadura y a los ensalzadores monárquicos alabando al visitador preparao. ¿Dónde andaban esos cronistas mientras el campechano se cepillaba a cerca de 5.000 señoras? ¡Qué envidia, pol dió!

Desde Nadiuska a Lady Diana pasando por Paloma San Basilio. ¿Por qué no nos contaron esas cosas cuándo ocurrían los tales cronistas del régimen y que ahora hablan -ufanos- de lunidadaspaña? ¡Misterio!

prgrmtrx
prgrmtrx
Invitado
3 años atrás

Personalmente es una falta de respecto completo realizar un artículo de opinión en la primera persona de un asesinado por una banda terrorista… me da igual que se trate del administrador de esta web, pero es mi opinión.
Si quiere expresar sus ideas sobre un tema, existen muchos estilos literarios…, no ponerse en la primera persona de un asesinado por defender ideas políticas.

Aparte de todo esto, creo que NUNCA en España en estos 20 años ha existido un cambio de criterio político en general hasta ahora… y el partido político que ha cambiado ese criterio que unió a millones de Españoles a través del espiritu de Ermua hace 20 años espero que esté muy seguro de lo que hace. Quizás a cierto sector social que por juventud no vivió todo esto pueda parecerle otras cuestiones más importantes que poder defender libremente y sin que te peguen un tiro tus ideas políticas, pero todos los que vivimos esta situación no comprendemos «el debate» ni «la controversia».

Hace ni más ni menos ya 3 años, en 2014 nació un nuevo partido político que consiguió escaños, puso contra las cuerdas a partidos políticos más tradicionales y en todo momento la integridad física de sus militantes no se ha sentido amenazada. Espero que nunca se amenace en España, la integridad física de una persona por su pertenencia y defensa de una ideología política en España. Miguel Angel Blanco es también un símbolo para los jóvenes que deciden iniciar su vida política y quieren hacerlo sin que mañana pueda peligrar su vida y la de su familia.

Finalmente, los argumentos populista para crear controversia y alejarse del tema central, como la corrupción del PP o las demás victimas deja en evidencia un trasfondo personalmente sectario en el que se nos olvida que un joven en casi el cerca 2000 fue asesinado por defender unas ideas políticas, algo que nunca debería haber sucedido en una democracia asentada.

GalegoEstadistaD
GalegoEstadista (@galegoestadista)
Miembro
3 años atrás

Si la carta no es autentica. Es un despropósito, hablar por un muerto.

CARLOSMOZ
CARLOSMOZ
Invitado
3 años atrás

" Consejo de paz
A Fernando Sagaseta
1
Muchachos que soñáis con las proezas
y las glorias marciales.
Bajaos del corcel, tirad la espada;
los héroes ya no existen o están en cualquier parte.
Llegará la hora cero de ser héroes
cualquier día cruzando cualquier calle. …

Pedro Lezcano (Consejo de paz, 1965)

Nota: Por este poema, de nombre "consejo de paz", Pedro Lezcano y Salvador Sagaseta, el periodista que había aludido al mismo en la página literaria dirigida por él en el Diario de Las Palmas, fueron sometidos a un consejo de guerra. Pedro fue condenado a arresto domiciliario y Salvador Sagaseta fue castigado con la cárcel.

Es muy cursi atribuir a Miguel Angel Blanco heroísmo ejemplar, cuando fue una víctima inocente de un estúpido asesinato…
Por cierto, los manejos indecentes de individuos del PP adobados de insultos inadmisibles los ponen en evidencia a ellos… Su fuerza está en sus voceros, pagados por dinero sustraido a las arcas públicas… Pero no tiene mucho recorrido su infamia…

Javier_Arana
Javier_Arana (@patreon_41087461)
Miembro
3 años atrás

La construcción de ídolos va muy sujeta a la política, más si son asesinados por el contrario. Y de aquí no se libran nadie de izquierdas a derechas. Las izquierdas siempre tendrán a Rosa Luxemburgo y las derechas a Primo de Rivera (quien por cierto, en vida conoció a Franco y se detestaron mutuamente). Stalin, o Mao según otras fuentes (gente con la que muy poco tengo en común), dijo una frase muy cierta: "La Historia no la hacen los héroes, sino que es la Historia la que hace héroes". Lo que más podemos deberle a Miguel Ángel Blanco es que su asesinato significó la muerte social de ETA, fueron días grabados a fuego en nuestra vida que no deben olvidarse. Sin embargo, siempre cuando alguien ha muerto la primera pregunta es si es de los nuestros, y qué rédito se le podrá sacar al hecho. Muy torpe Carmena, penosos todos los que usan a un fallecido con intenciones. Descanse siempre en paz, y los asesinos cumplan sus penas, y ya está.

DEIVID_
DEIVID_ (@deivid)
Miembro
3 años atrás

Yo si fuera victima de terrorismo repudiaria al PP con todas mis fuerzas. Han instrumentalizado las muertes para ganar votos. Y utilizan los nombres de los asesinados de manera frivola comparandolo con cualquier cosa incluso con el proces catalan. Y mientras concejales de pueblos morian, la cupula del PP se frotaba las manos con la gurtel haceindose millonarios a costa de todos los españoles. Quisieron engañar a toda españa con el 11M para volver a rentabilizarlo en votos y dejan a estas victimas como victimas de segunda.
El fin de ETA triunfo de la democracia justicia y paz tambien nos ha desvelado lo que realmente era el PP. Unos hipocritas cuya unica patria era el poder y el dinero

Deuteragonismo ⏭
Deuteragonismo ⏭ (@c0nsulend0)
Miembro
3 años atrás

Interesante el recurso literario de usar el condicional erróneamente en lugar del subjuntivo para que parezca que la carta está escrita por un vasco.

Por lo demás, aunque no soy amigo de las suplantaciones, buen post.

liber_all
liber_all (@liber_all)
Miembro
3 años atrás

Que cojones es esto?

Oliver
Oliver (@oliver)
Miembro
3 años atrás

Quienes quieran usar la muerte y figura de Miguel A. Blanco para obtener rédito político, allá ellos.

Quienes quieran poner como excusa el uso político que algunos han hecho de la muerte de Miguel A. Blanco para no rendirle homenaje o dedicarle unas simples palabras de recuerdo y respeto, allá ellos.

Voy a limitarme a contar lo que recuerdo de aquel momento. Cuando asesinaron a Miguel A. Blanco, tenía 14 años. Nunca olvidaré esa semana de Julio de 1997, cuando unos desalmados secuestraron a un chaval normal de 29 años de un pequeño pueblo de Vizcaya y, a los pocos días de tenerlo secuestrado en algún lugar desconocido, le pegaron varios tiros en la cabeza… acabando con su vida. Nunca olvidaré el golpe encima de la mesa de millones de españoles(especialmente de la inmensa mayoría del pueblo vasco, nacionalistas y no nacionalistas) que llenaron las calles, las plazas, todos unidos por un clamor, diciendo "hasta aquí hemos llegado", rebelándose y clamando sin miedo el fin de la barbarie terrorista, contra los asesinos y contra quienes jaleaban sus asesinatos. Por primera vez, el mundo filoetarra sintió en sus propias carnes el miedo que durante muchos años habían hecho sentir a una parte importante de la sociedad vasca.

Siempre recordaré con emoción y alegría el punto de inflexión en el que el mundo de Batasuna y ETA comenzó a perder las calles y, por contra, el resto de la sociedad vasca despertó, se liberó y empezó a perder el miedo para exigir a los asesinos que dejaran de matar y de ensuciar el nombre de los vascos. Eso se lo debemos a Miguel A. Blanco. A pesar de su trágica muerte, pero gracias a ella, comenzó el principio del fin de ETA.

Mis respetos a su familia y amigos, y mi más sincero homenaje a este valiente joven que no mereció su trágico final.

Centrum_rvcf
Centrum_rvcf
Invitado
3 años atrás

Que descanse en paz. Que tu recuerdo nos sirva de ejemplo y que en España nunca vuelva a morir nadie por defender unas ideas democráticas y respetables. Y que no olvidemos y, algún día, los que te asesinaron no solo no maten sino que tampoco copen las instituciones vascas y españolas.
PD: Otro pésame a las familias y amigos de las otras 900 víctimas de ETA.

Fifty_fifty
Fifty_fifty (@caracolo)
Miembro
3 años atrás

Mi recuerdo para todos los muertos. Mi afecto y mi reconocimiento por lo mucho que su sufrimiento me ha enseñado.

No volvamos jamás por esos caminos.

Buenas noches a todos. Y todos es todos.

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
3 años atrás

Intentaron utilizar la muerte de Rita Barbera, diciendo poco menos que la había matado la oposición. Luego nos enteramos que se murió de cirrosis. Como no iban ahora a utilizar la muerte de MAB.!! El PP no tiene escrúpulos.. Dan nauseas.

PetitCitoyen
PetitCitoyen (@petitcitoyen)
Miembro
3 años atrás

Por desgracia a los muertos no se les suele dejar en paz cuando de ellos se puede sacar un provecho político, precisamente por eso, porque su uso permite apelar a los sentimientos que es un arma poderosa. Y si fuese con uno nada más… pero no, es algo que vemos a diario.

Indeciso93
Indeciso93
Invitado
3 años atrás

Requiescat In Pace
.
Para mí eres un ejemplo de libertad de afiliación política y estoy en deuda contigo, porque te sacrificaste para que ETA no ganará.

Ojalá que cuando llegue a los 29 años me pareciese a ti.