EMNacionalPolíticaNueve términos económicos y una mención desesperada

Nueve términos económicos y una mención desesperada

electomania.es -

En los próximos meses la economía, no guste o no, va a ponerse en primer plano de actualidad, así que tendremos que familiarizarnos con algunos conceptos básicos que vamos a oír un día sí y otro también. En esta entrada vamos a desarrollar, en telegrama, algunos de los términos que, sin duda, tendremos que conocer en los próximos meses (porque no nos va a quedar otro remedio).

Interanual: Es la palabra clave, y la que distingue los análisis sólidos de los interesados. “Interanual” es la diferencia que hay en cualquier indicador en la misma fecha de dos años consecutivos. Vale para todo, y es mucho más de fiar que lo “mensual” o incluso lo “trimestral” . Así que, atención: cuando nos hablen de variaciones mensuales, puede que nos intenten colar un mensaje coyuntural, es decir, interesado, es decir, ruido ideológico. Cuando nos hablen de variaciones trimestrales, hagamos ya algo de caso, pero, aún así, no mucho más. Pero cuando se trate de “variaciones interanuales”… entonces ya no habrá bromas. Sea lo que sea de lo que nos estén hablando, va en serio.

Deflación: De entrada suena bien, porque significa que los precios bajan. Parece que, gracias a ella, podremos gastar más con el mismo dinero. Pero no es tan fácil: si hay deflación es porque algo probablemente va mal en la economía, así que casi seguro tendremos menos dinero disponible. Además, hace más ricos a los acreedores y más pobres a los deudores, así que amplía las diferencias sociales. En España, este mes, el IPC (el indicador que mide los precios) ha bajado bruscamente (en términos interanuales, recordad) y ya está en el 0%. Para que técnicamente se pueda decir que hay deflación, son necesarios varios indicadores de precios negativos consecutivos, así que es probable que para después del verano ya la tengamos aquí.

PIB: El Producto Interior Bruto es el valor de todo lo que se produce (mercancías o servicios) dentro de un territorio. Se suele calcular descontando la inflación (o la deflación), para que se puedan comparar sin distorsiones unos años con otros. Se dice que España necesita que este indicador crezca un 2% aproximadamente para generar empleo. Por suerte, en los últimos siete u ocho años lo habíamos conseguido casi siempre. Pero para 2020, las previsiones apuntan a bajadas considerables del PIB, así que…

Déficit: El Estado (o la comunidad autónoma, o el organismo público que sea), ingresa a menudo menos que lo que gasta. La diferencia es el déficit que se genera en el año. Normalmente lo relacionan con el PIB, y se dice que cuando supera el 3%, 4%… empiezan los problemas. En los últimos años estábamos, muy despacio, consiguiendo que fuera inferior, pero ahora el indicador del déficit va a crecer, solo por el mero hecho de que el PIB va a bajar. Además, si las administraciones se van a ver obligadas a gastar más, y van a ingresar con seguridad menos impuestos, pues…

Deuda pública: El déficit público que se produzca en un año no termina en las nubes, disolviéndose, sino que se acumula a ras de suelo, porque lo que se gasta de más hay que devolverlo, y además con intereses. Así que, si año tras año nuestras administraciones gastan de más, a eso lo llamamos “deuda” acumulada. Se dice que es normal que un país tenga un cierto déficit, para financiar inversiones públicas que luego producen retornos, pero, claro, siempre dentro de unos límites. Un 40% o 50% de deuda respecto al PIB suele considerarse asumible. Ahora mismo en España estamos en el 100% del PIB, es decir, como país debemos tanto como todo lo que somos capaces de producir (ganar) en un año. Pero eso no es lo malo. Lo malo es que este año el déficit se puede disparar y el PIB bajar, y entonces la deuda… nos resultará mucho más pesada.

Prima de riesgo: La maldita “prima” nos dio mucha guerra en la anterior crisis. Y es que, cuando la deuda pública crece, los acreedores tienen la manía de, encima, querer cobrar más intereses por ella. La prima de riesgo es la diferencia entre la tasa de interés que se cobra a Alemania por su deuda (que es pequeña) y la que se cobra a España por la suya (que es mayor). A mediados de 2012 llegó a superar el 6% (600 puntos, como dicen los economistas para que los demás no se enteren). Luego bajó por debajo de 100 puntos, pero en el último mes ya vemos que repunta. Solo nos faltaría, en 2020, que además de deber más, nos vayan a cobrar mucho más por lo que debemos…

Población activa: Activos no son los que trabajan, sino los que quieren trabajar. Si en un país la tasa de población activa es baja (menos de un 65% o 70%), y más aún, si comienza a disminuir sea la que sea, puede que tenga problemas para cuadrar sus cuentas, porque serán menos los que deberán hacer frente a los gastos de todos. Los países envejecidos lo tienen peor en este indicador, y si, por si fuera poco, su tasa de paro es elevada, el porcentaje de quienes deben sostener con sus ingresos al conjunto de la población será aún menor.

Tasa de paro: La tasa de paro o índice de desempleo, es el porcentaje de personas que, queriendo trabajar, no pueden hacerlo por no encontrar un empleo. Este indicador obliga a los estados, si es elevado, a realizar desembolsos adicionales en prestaciones sociales, y por otro lado disminuye sus ingresos al reducir el número de cotizantes y el de pagadores de impuestos. En Europa esta tasa lleva décadas siendo superior a la de otras zonas desarrolladas del planeta, y en España suele doblar, tanto en las épocas buenas como en las malas, a la media europea, aunque depende un poco de cómo se mida:

EPA, SEPE, y otros líos: El paro lo miden las oficinas de empleo conforme a los datos de los que se apuntan y se desapuntan… eso es lo que publica mensualmente el SEPE. En cambio, la EPA es una encuesta que sondea trimestralmente al conjunto de la sociedad y estima el número de parados existentes. Y, aunque parezca lo contario, hay cierto consenso en que la encuesta es bastante más fiable que los datos totales de las oficinas de empleo, porque incluye situaciones reales, no formales, y, por ejemplo, tiene en cuenta a quienes ya ni se molestan en estar dados de alta en el sistema. Quizás por eso la EPA casi siempre ofrece cifras más altas que el SEPE.

Tasa de imaginación: Aunque los economistas clásicos no lo suelan manejar, créannos, va a ser un término económico de primera magnitud, y marcará la diferencia. Es algo que vamos a tener que cultivar a raudales para salir de esta. Además, nadie puede medir este indicador a priori, sino que solo se apreciará a posteriori, cuando veamos los resultados. Esta tasa medirá la capacidad de reinventarse y buscar salidas donde antes jamás se nos hubiera ocurrido. Se trata de sacar lo mejor de uno mismo, o lo diferente, o lo que sea, porque eso será lo único que permitirá a esta sociedad superar la que se le viene encima. Veremos muchos negocios cerrados y cientos de miles, más bien millones, de empleos perdidos, pero algunos lograrán salir adelante gracias a su “nivel de osadía” . Harán crecer su currículum, o su formación, o sus capacidades, o sus iniciativas, precisamente echando mano de originalidad e imaginación, en tiempos de crisis. Quienes lo consigan, no se rindan y confíen en sí mismos, quizás no tengan todo perdido y, de paso, ayudarán a salir adelante a todos los demás. Si algo está claro es que este virus nos acaba de expulsar a todos, de repente, de nuestras respectivas zonas de confort.




Tu opiniónEM
EM no se responsabiliza de las opiniones de los usuarios

Existen unas normas 👮 📄 para comentar que si no se cumplen conllevan la expulsión inmediata y permanente de la web.

93 COMENTARIOS

Subscribe
Notify of
93 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

EM en redes

El Foro (eF)

Están comentando...

📊 Sondeos

🗳️ ElectoPanel

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
93
0
Would love your thoughts, please comment.x