EMNacionalActualidad La falacia de la falta de flexibilidad del...

[OPINIÓN] La falacia de la falta de flexibilidad del mercado laboral español.

electomania.es -

[Artículo de liber_all]

Flexible: RAE 3. adj. Que no se sujeta a normas estrictas, a dogmas o a trabas.

Es muy común que la gente, sobre todo aquellos que se autodenominan liberales, se refieran con flexibilidad a un marco legal que carezca de trabas y regulaciones para contratar y despedir empleados por parte de las empresas privadas.

Cuando dichas personas mencionan la rigidez como causa del paro estructural, lo que nos están diciendo es que el marco legal español es restrictivo con respecto a la contratación o el despido.

Flexibilidad: Capacidad para adaptarse con facilidad a las diversas circunstancias o para acomodar las normas a las distintas situaciones o necesidades.

Lo cierto es que el mercado laboral español es bastante flexible, resultado de varias reformas realizadas en los últimos 35 años. Hoy en día el empresario puede despedir sin razón ni justificación alguna más allá de la simple voluntad de hacerlo y puede contratar incluso por una sola hora. Hay una variedad de contratos que se adaptan a casi todas las situaciones en las que puede estar un trabajador, puede contratar de forma indefinida pero por periodos discontinuos, puede contratar solo para realizar una obra o servicio, para sustituir a otro trabajador, por un tiempo determinado que puede ser incluso un día, por tiempo indefinido,  incluso hay casos especiales para trabajadores en prácticas o contratos de formación.

Lo mismo sucede con el despido, el empresario puede despedir en cualquier momento y sin justificación alguna a cambio de una indemnización que simplemente se suma al coste del trabajador. Dicha indemnización ha ido disminuyendo con cada reforma y además se contemplan casos en los que esta desaparece o se reduce aún más. Es el caso de los despidos disciplinarios o los despidos por causas objetivas.

Así pues la legislación laboral es muy flexible, se adapta con facilidad a muy diversas circunstancias, situaciones o necesidades.

La pregunta siguiente sería, ¿ha servido la flexibilización para acabar con el paro estructural? La respuesta es evidentemente negativa como podemos comprobar cada día. Vemos como ha sido en el pasado.

IMAGEN1

En rojo están señaladas las reformas laborales más significativas:

9 de octubre de 1984

La CEOE, UGT y el Gobierno socialista firmaron el Acuerdo Económico y Social con el objetivo de incentivar el empleo y se optó por abrir las puertas a la contratación temporal.

http://elpais.com/diario/1984/10/10/economia/466210807_850215.html

13 de junio de 1994

Fue la reforma laboral más intensa del mercado laboral español, promovida por el Gobierno socialista sin la participación de los sindicatos.

Las nuevas medidas supusieron una flexibilización de la normativa de contratación y negociación colectiva. Se facilitó a las empresas una nueva herramienta, con el incremento de causas para los despidos a causas tecnológicas o económicas de fuerza mayor, y adoptó la movilidad funcional y geográfica por razones técnicas, organizativas y económicas. Se creó un nuevo contrato de aprendizaje, conocido como contrato basura, que regulaban las empresas de trabajo temporal (ETT).

http://elpais.com/diario/1994/06/14/economia/771544808_850215.html

28 de abril de 1997

Las patronales CEOE y CEPYME y los sindicatos UGT y CCOO firmaron el Acuerdo para la Estabilidad del Empleo y la Negociación Colectiva, que tendría una vigencia de cuatro años. El acuerdo estaba dividido en tres partes: medidas para combatir la precariedad en el empleo, reforma de la negociación colectiva y cobertura de vacíos normativos. El consenso llevó a un nuevo contrato indefinido con una menor indemnización por despido (33 días frente a los 45 en vigor). Se abarató la contratación fija

http://elpais.com/diario/1997/04/29/economia/862264820_850215.html

 

Puede consultarse  la cronología completa aquí http://economia.elpais.com/economia/2010/06/15/actualidad/1276587186_850215.html

 

La serie que incluye el gráfico llega solo hasta 2004 pero todos conocemos esa historia. Aumento brutal del desempleo y una nueva reforma laboral de la mano de Zapatero en 2009 que no impidió que siguiera destruyéndose empleo a un ritmo muy alto durante 3 años más.

 

6 de marzo de 2009

El Consejo de Ministros aprobó por Decreto-Ley seis medidas extraordinarias para el mantenimiento y fomento del empleo y la protección de las personas desempleadas al considerar que las propuestas ya habían sido suficientemente debatidas en la mesa de diálogo social

http://elpais.com/diario/2009/03/07/economia/1236380402_850215.html

 

El resumen de esos 35 años es un continuo esfuerzo por facilitar el despido y la contratación, medidas indirectas para fomentar el empleo como la reducción de las cotizaciones, medidas para la contención salarial, etc. En pocas palabras, una flexibilización cada vez mayor.

Sin embargo no podemos apreciar una relación de causalidad entre dichas medidas y la disminución del desempleo, en ningún caso de rompió la tendencia y tras 35 años de flexibilización el paro estructural es una constante en la economía española y el volumen de empleo es extremadamente sensible al crecimiento económico.

Por lo tanto carece de todo sentido insistir en que haya aún más flexibilidad para solucionar un problema cuando 35 años de experiencia nos han demostrado que dichas acciones son inútiles.

Aquí es necesario matizar algo, el título “la falacia de la falta de flexibilidad del mercado laboral español” es verdad solo en parte pues se refiere únicamente a lo que la gran mayoría de las personas entienden por “flexibilidad”, que es de lo que se ha hablado hasta el momento. Pero esto solo se refiere a la flexibilidad externa, evidentemente presente en un mercado en el que pueden destruirse y volverse a crear 2 millones de empleos en tan solo 6 años, y no considera la flexibilidad interna, que es algo muy importante y donde puede estar la verdadera causa del desempleo recurrente.

Les recomiendo leer esto, no es largo y es bastante directo. De dicho documento extraigo las ideas siguientes.

https://www.uam.es/otros/jaeet13/comunicaciones/14_Macroeconomia_y_MT1/Lebrancon_Nieto.pdf

IMAGEN2

IMAGEN3

Lo que vemos en la tabla y en la gráfica es el número de horas trabajadas por empleado y la variación de horas trabajadas en el periodo 2007 – 2011, en plena crisis.

En 2007/2008 se rompió una tendencia y durante la crisis aumento el desempleo pero las horas trabajadas por empleado aumentaron, a diferencia de la gran mayoría de países de la OCDE. Esto muestra una característica del mercado laboral español, es capaz de destruir y crear empleo rápidamente pero es muy ineficiente repartiendo la carga de trabajo.

A continuación se muestra la tasa de desempleo con dos supuestos en los que se mantienen la carga de trabajo y la población activa pero se continúa con la tendencia en la disminución de horas trabajadas.

IMAGEN4

¿Pero por qué es tan limitada la capacidad de la economía española para repartir la carga de trabajo?

Una razón la podemos encontrar en la escala empresarial.

Supongamos que se trata de distribuir una carga de trabajo dada entre un cierto nú- mero de trabajadores. Una empresa necesitaría 51 empleados en el primer contrafactual y 17 en el segundo, para poder incrementar su plantilla con un nuevo trabajador. Esta operación se ha realizado suponiendo que la firma no pueda alterar su carga horaria total y que todos los trabajadores cedan el mismo tiempo hasta conseguir dotar un nuevo puesto con un horario idéntico al suyo. No se contemplan aquí combinaciones de puestos con distinta carga horaria. En el primer contrafactual, con una jornada media de 33,8 horas, una plantilla de 52 operarios sumaría el mismo número total de horas que otra de 51 con la jornada real: 1.756 horas. En el segundo contrafactual 18 trabajadores a 32 horas y media alcanzarían la misma carga que 17 a 35,4: 585 horas semanales. En 2011 en España únicamente entre un 6 y un 6,5 % de las empresas con asalariados tenían una plantilla igual a superior a las 17 personas. Las firmas con más de 50 empleados eran incluso menos: apenas un 1,7 por ciento. Hay que tener en cuenta que el 55 % de las empresas eran unipersonales en 2011, no disponían pues de empleados, y que en los años anteriores de expansión ese porcentaje nunca había bajado del 51%. Además, de las firmas que cuentan con asalariados, casi un 80 % de ellas ha dispuesto de una plantilla de 5 personas o menos. Estas dimensiones limitan drásticamente la capacidad de las empresas para redistribuir internamente y de una forma flexible su carga de trabajo.

 

De hecho el tamaño de las empresas, una cuestión totalmente olvidada,  trasciende al problema de la flexibilidad laboral y está fuertemente relacionado con la productividad, la inversión en i+d, la propensión a exportar, todas ellas carencias de la economía española en comparación con el entorno.

 

La otra la encontramos en el empresariado.

El recurso de los empresarios al contrato a tiempo parcial y a otras fórmulas de flexibilización interna, que impliquen una distinta distribución de tiempos y cargas, puede estar viéndose limitado por tres clases de motivos. El primero se refiere al hábito o costumbre por el cual una jornada parcial es propia de ciertos sectores, ocupaciones y colectivos

El segundo motivo está relacionado con la sencillez de cálculo e implementación del despido como mecanismo de ajuste. Cuando un empleador tiene que reducir bien carga horaria bien masa salarial es mucho más fácil e inmediato dejar extinguir algún contrato temporal o despedir a uno o varios empleados que empezar a recalcular horas y nóminas para mantener la plantilla incólume

El tercer motivo está relacionado con esto último. La posibilidad del despido puede tener un efecto disciplinante sobre los trabajadores.

 

Dos de estos tres motivos están relacionados con la dualidad del mercado laboral, una dualidad creada artificialmente a través de la legislación y que acarrea otros problemas como la excesiva rotación y con ello la falta de especialización, el débil sentimiento de unión entre el trabajador y su empresa, etc.

 

En conclusión, una vez elegida la flexibilidad como causa/solución del desempleo (obviamente no es el único factor a tener en cuenta, el tema de bajada salarial la dejamos para otra entrada) hay que centrarse en medidas que fomenten la flexibilidad interna sobretodo mediante condiciones tendentes a aumentar el tamaño de las empresas y corregir las chapuzas legales que han provocado la dualidad del mercado laboral sin que esto suponga una merma en la protección del empleo (ya de por sí bastante escasa).

Tu opiniónEM
EM no se responsabiliza de las opiniones de los usuarios

Existen unas normas 👮 📄 para comentar que si no se cumplen conllevan la expulsión inmediata y permanente de la web.

147 COMENTARIOS

Subscribe
Notify of
147 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

EM en redes

El Foro (eF)

Están comentando...

📊 Sondeos

🗳️ ElectoPanel

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
147
0
Would love your thoughts, please comment.x