Primarias demócratas: tres aspirantes acosan a Biden


Aún faltan muchos meses para que los americanos tengan que elegir entre Donald Trump y un candidato demócrata para ocupar la Casa Blanca entre comienzos de 2021 y comienzos de 2025, pero la carrera para designar su adversario y competir en las elecciones del 3 de noviembre de 2020 ya está lanzada.

En electomania.es estamos siguiendo la campaña mes a mes. Tras los últimos debates celebrados en Miami, las posiciones de los cuatro principales aspirantes demócratas se han igualado.

Lo más llamativo de este mes es que el vicepresidente de Obama Joe Biden, considerado hasta hace poco «el» candidato por excelencia», se ve asediado cada vez con más fundamento por otros tres, que han mejorado claramente posiciones tras los debates (sobre todo Harris) y, de paso, parecen haber eliminado la competencia de otros aspirantes menores (a estas primarias concurren en total más de 20 aspirantes) cuyo apoyo, salvo en el caso de Buttigieg, ha caído muy por debajo del 4%.

En los próximos meses los elementos clave de la carrera serán tres:

  • Los abandonos de muchos de esos candidatos «menores», que suelen hacerlo manifestando públicamente su apoyo a «uno de los grandes», lo cual reequilibra las fuerzas entre ellos.
  • Los nuevos debates que se celebrarán entre los aspirantes. En Estados Unidos la carrera de las primarias está salpicada de espectáculos televisivos que dan a conocer a los distintos contrincantes, y sirven para poner a algunos en el candelero mientras otros salen muy tocados de ellos.
  • La posible «resurrección» de alguno de los aspirantes que hoy por hoy damos por descartados.

El otro aspecto importante en el que han evolucionado los sondeos en el último mes ha sido el fortalecimiento de la posición del presidente, Donald Trump. Si a comienzos de junio varios de los candidatos demócratas le aventajaban claramente para un hipotético «frente a frente» final, ahora las encuestas ofrecen márgenes mucho más estrechos, que podrían permitir a Trump ganar las elecciones incluso aunque perdiera en voto popular. Recordemos que en las elecciones de 2016, Trump venció a Hillary Clinton gracias al peculiar sistema de «votos electorales» vigente (cada estado adjudica al candidato ganador en él la totalidad de sus votos electorales, sea cual sea el margen con el que se obtenga la victoria) aunque Clinton le aventajó en más de dos puntos (cerca de tres millones de papeletas) en voto popular.

Pero aún falta mucho para eso. Primero hay que decidir la designación del candidato demócrata, que comenzará, en firme, a partir de comienzos del año que viene, mediante una carrera de «caucus«, estado a estado, que durará varios meses, y en los que se invierten ingentes presupuestos, numeroso personal, e inmumerables horas de trabajo por parte de los aspirantes. ¿Quién llegará finalmente a la meta? ¿El «continuista» Biden?, ¿el «socialista» Sanders?, ¿la consistente «Warren»? o ¿la rompedora «Harris»?. ¿Saltará alguna sorpresa?


EXTRA: EL VOTO LATINO

El grupo de votantes de origen latino es muy importante en todo el país, y más aún en estados limítrofes con Mexico, desde California hasta Texas y, por supuesto, por sus vínculos con Cuba, en Florida. ¿Cómo se comporta este voto en estas primarias y cómo reaccionó ante los debates? Afortunadamente, en Estados Unidos se pregunta por casi todo y a casi todo el mundo, así que disponemos datos concretos, que, por cierto, no coinciden en absoluto con las preferencias del conjunto del país, aunque su evolución sí que marca ciertas líneas comunes:

23 Comments
  1. Creo que la batalla demócrata, al final, va a ser una lucha entre el continuismo y lo rompedor.

    El impulso más izquierdista (que se ve claro en la lucha de los últimos días de "la cuatro congresistas") contra Trump está ahí. Es fuerte y arrastra, pero solo a un tercio del país.

    Hay otro tercio que está rendido ante Trump.

    Creo que con un candidato menos rompedor hay quizás más posibilidades de atraer al voto central. Harris resulta muy atractiva, pero Biden puede que finalmente tenga más posibilidades de ganarse a ese elector medio.

  2. Un líder tipo Biden, más próximo al centrismo, fiscalmente conservador, pro- libre mercado algo como lo que fue Clinton, no le vendría mal.

    Si los demócratas se van con los populistas o izquierdistas como Harris o Sanders, Trump les ganará de calle.

    1. Precisamente que Hillary ganara a Sanders con la ayuda del propio partido fue lo que hizo que el PD no ganara al PR. Así que lo de que una copia de Clinton vaya a ganar esta vez a Trump, lo veo muy dudoso (e improbable).

    2. Hay algun candidato que no sea pro libre mercado? Este cuento de que Trump es antiglobalista hace al menos dos años que perdió su credibilidad. Globalistas los son todos, incluso Sanders.

  3. Al ver la foto no he podido evitar pensar en los protagonistas de House of Cards. Pero con Frank Underwood ahí abajo a la extrema derecha

    1. Es un sacrilegio comparar al gran Frank Underwood con ese paleto mediocre a medio cocinar, nada que ver la inteligencia el pragmatismo, la maldad los escrúpulos y la clase del primero comparada con Zanahorio

  4. Buff, odio el sistema electoral de EE.UU. y la verdad es que yo en EE.UU sería un abstencionista crónico ya que sólo hay 2 opciones para elegir

    1. En EEUU hay más cosas para elegir no menos; gracias a que sus primarias (las de ambos partidos) son abiertas a todos los ciudadanos americanos. Tienes demócratas conservadores, demócratas muy de izquierdas (para lo que es EEUU), republicanos moderados, republicanos religiosos, etc

  5. Kamala Harris es la candidata que mejor le podria venir a Trump para polarizar la campaña en los temas que le interesa.

    De todas maneras aun queda bastante para que las primarias arranquen en serio y los primeros estados en votar (Iowa y New Hampshire) marcan mucho la batalla.

  6. Usuarios apoyando el racismo politico trumpiano, bravo!

    No esperaba menos de voxistas sinceramente

  7. Bueno, eso de que tres aspirantes acosan a Biden… ejem, les saca aún más de 10 puntos. Es como decir que el PP acosa al PSOE según los sondeos.

    1. No, no es lo mismo.

      El sistema americano es un sistema en el que the winner takes it all, es decir, es una carrera en la que solo quedarán dos para que acabe ganando uno. El hecho ahora mismo es que el primero apenas suma un 25% de apoyos, y el resto un 75%.

      De ese resto, hay tres que si sumaran sus votos entre sí (dos a dos) ya superarían al primero, y eso va a ocurrir siempre, porque te repito que la carrera al final es siempre cosa de dos. Hoy por hoy es difícil que los votos de cualquiera de los otros tres acaben en Biden, y es más probable que acaben apoyando a otro de esos candidatos.

      Así que Biden no es que lo tenga fácil. Es que lo tiene bastante difícil, y es hoy por hoy más probable que otro llegue al final como candidato que él.

  8. Últimamente no doy una cuando hago una previsión.

    Dije que el candidato más extravagante de la historia no ganaría las primarias republicanas, y fallé.

    Predije que no ganaría la presidencia, y fallé.

    Creo que no ganará en 2020, y seguro que vuelvo a errar.

    En todo caso, si me pongo mis gafas de vejestorio ochentero, fuertemente analógico y educado en la vieja escuela europea, yo diría que solo un candidato demócrata centrista podría enfrentarse a Trump con garantías.

    Algunas claves:

    -Ese candidato centrista, de raza blanca o asimiladas (judío, etc), contribuiría a desactivar el feroz nacionalismo blanco que desató Trump en 2016.

    -Ese candidato debería contar con el apoyo del ala izquierda demócrata, lo que incluye haber celebrado unas primarias sin grandes lesiones para el presidenciable, y desde luego sin dar la imagen de 'apaño' por parte del aparato demócrata. Eso fue lo que desmovilizó a tantos votantes izquierdistas partidarios de Sanders.

    -Hay que preguntar a los ciudadanos de Michigan, Wisconsin y Ohio, donde 'debería' haber ganado Hillary, qué cojones les pica y qué cojones esperan de un presidente. Son los estados donde los demócratas pueden atar su victoria, y olvidarse de la siempre caprichosa e impredecible California.

  9. Uf, pues parece que las distancias entre Trump y los posibles candidatos demócratas cada vez es menor en voto popular, lo cual puede hacer que pase como en 2016, que gane el candidato demócrata en votos populares y gobierne Trump por obtener más "delegados".

    1. Y mira por dónde, aquí no hay debate: los trumpistas no han de explicarse al mundo por qué su Arcángel Pellejón es presidente con menos de la mitad del voto popular. Es Estados Unidos y no se hable más, no es Cataluña.

  10. Todo lo que no sea la socialdemocracia light de Snaders -solo por el morbo de ver un centroizquierdista gobernando en el corazón del Imperio- me da bastante igual.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com