Imaginemos una encuesta, publicada el  15 de abril por una encuestadora. Y supongamos que el 1 de mayo la misma empresa publica una nueva encuesta, sorprendente, con estos datos:

 

IU PODEMOS PSOE C’S PP
% VOTO 15 DE ABRIL 6,0% 17,0% 22,0% 15,0% 29,0%
% VOTO 1 DE MAYO 6,0% 22,9% 22,0% 15,2% 22,8%
VARIACIÓN 0,0% 5,9% 0,0% 0,2% -6,2%

Sin título1

¿Qué conclusión sacaría usted? Piénselo por un momento antes de seguir.

Lo más común será pensar que:

  1. En estos quince días se ha producido un vuelco espectacular: una auténtica revolución.
  2. Esta encuesta es imposible (o está manipulada) porque refleja un trasvase de votos desde  el PP hacia Podemos que no es real, porque son partidos antagónicos. No puede ser que dos millones de personas se pasen de un extremo al otro en quince días, mientras todo lo demás sigue igual. Nos toman por tontos queriendo que aceptemos esto.

 

Antes de sacar conclusiones precipitadas hay que entender que los trasvases de votos no son simples, sino complejos. A continuación vamos a presentar un modelo simplificado de transferencias de votos entre partidos. Eliminaremos en él complicaciones como los nuevos votantes, los fallecidos, los votos en blanco, los nulos y los votos a partidos pequeños. No tocaremos nada de eso. Si tuviéramos en cuenta todos esos factores, se podrían justificar incluso resultados más rocambolescos. Pero no hace falta. Nos quedaremos con un esquema simple donde solo hay trasvases entre cinco partidos grandes y la abstención. 

Intentemos buscar una alternativa. ¿Cómo pueden encajar los datos de las dos encuestas? Vamos a suponer un cuadro  de trasferencias de voto más o menos razonables. Por ejemplo, este:

TRANSFERENCIAS DE 15 ABRIL A 1 MAYO IU PODEMOS PSOE C’S PP ABSTENCIÓN
IU a 89% 11% 0% 0% 0% 0%
PODEMOS a 0% 100% 0% 0% 0% 0%
PSOE a 0% 2% 86% 2% 0% 10%
C’S a 0% 0% 3% 82% 0% 15%
PP a 0% 0% 0% 0% 77% 23%
ABSTENCIÓN a 1% 8% 4% 4% 0% 83%

 

Con un sencillo excel se puede construir este modelo y hacer todos los cambios que se quiera. El caso del cuadro de más arriba es solo un supuesto particular que permite trasnsformar los datos del 15 de abril al 1 de mayo. Pero el lector puede ensayar por su cuenta lo que desee, y comprobará que los efectos son sorprendentes.

¿Qué ha ocurrido, según este modelo,  entre el 15 de abril y el 1 de mayo?

Basta un hecho desencadenante: por ejemplo, que el partido de un extremo del cuadro (llamémosle PP) haya defraudado de pronto, por un aluvión de escándalos, a una parte de sus votantes, que deciden abstenerse (aún así, conserva más de las tres cuartas partes de ellos).

Los partidos centrales (llamémosles Cs y PSOE), por su parte, han acabado por cansar a algunos electores con sus pactos fallidos, así que una pequeña proporción de sus votantes se pasa a la abstención, y otros pocos, los más izquierdistas, se pasan al partido relevante situado más a la izquierda. También hay ligeros trasvases entre ellos.

Por otro lado, los dos partidos más a la izquierda no se ven salpicados, y conservan todos sus votantes durante este período. Sin embargo, ante el acercamiento de las elecciones, una reducida parte del partido más pequeño (UP) se pasa al más grande (Podemos), por el mecanismo del voto útil.

Por último algunos abstencionistas, escandalizados por la corrupción destapada,  deciden finalmente ir a votar, sobre todo al partido más batallador de la izquierda.

 

Lo importante es entender qué ocurre con los resultados finales: entender que el movimiento final es siempre el efecto conjunto de trasvases mucho más pequeños.  En nuestro caso, el resultado es un vuelco en el panorama, haciendo que el tercer partido, en quince días, consiga un sorpasso doble y pase a ser el primero. Una auténtica revolución que todos resaltarán como algo espectacular e increíble.

¿Por qué nos parece increíble? ¿Por qué no vemos claramente esos trasvases? Por la misma razón por la que no vemos las fuerzas que actúan sobre un avión o un coche, sino solo su efecto final.

 

CarFreeBodyDiagram

forces

 

 

 

 

 

 

Las ciencias sociales no son simple física, por supuesto, pero en ciertas cosas se le parecen, y sus principios son los mismos: causas y efectos.

Cuando la encuestadora publica sus datos, los factores que explican el cambio no se presentan ante el lector, del mismo modo que quien se sube a un avión, no percibe las variadas fuerzas que actúan sobre él, ni probablemente le importen. Lo único que quiere es que vuele. Lo que ve el lector es que hay un trasvase de votos desde un extremo del espectro político al otro, lo cual le resulta absurdo. Pero no ve que muchas fuerzas intermedias coherentes (o incluso contrapuestas) se combinan para dar como resultado un único efecto final, del mismo modo que, en física, cuando varias fuerzas  distintas actúan conjuntamente sobre un cuerpo, el efecto puede ser un único movimiento rectilíneo, que parece simple y resultado de una sola fuerza.

Aunque todo esto parezca misterioso,  no hay ningún misterio.  En nuestro ejemplo no se ha producido ningún trasvase de votos entre el PP y Podemos, sino transferencias intermedias y con la abstención. Por supuesto, los número concretos son una invención para que cuadren las cifras. Pero el principio en que se basan es algo muy real. Movimientos repentinos del electorado están detrás de muchos vuelcos, y casi nunca se explican bien porque casi nunca se dispone de la tabla de trasferencias de votos.

Ojo, porque eso es exactamente lo que puede pasar en los próximos dos meses, si hay elecciones el 26-J. Pequeños movimientos simultáneos pueden suponer auténticos terremotos.  En un artículo publicado hace unos días, Iván Redondo hablaba del efecto mariposa que podía originar la unión entre Podemos e IU. Es cierto. Pero no es lo único que puede pasar. Pueden surgir muchos otros movimientos: nada va a ser lo que parece. Y los vuelcos espectaculares pueden nacer de donde menos se esperen. Cuidado con las conclusiones precipitadas, porque casi seguro serán erróneas: la realidad subyacente siempre resulta más compleja.

 

@josesalver

 

Suscribir
Notificar de
16 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

SenhorJarama
SenhorJarama
Invitado
4 años atrás

Hola buenas, estamos realizando una encuesta para un doctorado de la UCLM. Si quereis, podeis pasar el enlace ya que necesitamos el mayor numero de encuestas posible. Muchas gracias a todos. https://docs.google.com/forms/d/1jyhoIAaC28uw-r76

MLF_bcn
MLF_bcn (@mlfbcn)
Miembro
4 años atrás

Buen artículo, la desmobilización de un tipo de electorado, frente a la mobilización de otro determinado tipo pueden provocar estos cambios abruptos, que al cabo de unos meses se puede revertir con la mobilización de nuevo del electorado desmobilizado.
En el 20D el votante del PP se mobilizó menos de lo normal por ejemplo, y ahora podría mobilizarse ante una ausencia de gobierno como voto de orden. Igual que quizás el del PSOE se desmobiliza ante la falta de acuerdo y el fracaso de Sánchez para crear gobierno.
Todo son especulaciones pero puede pasar.

SenhorJarama
SenhorJarama
Invitado
4 años atrás

Hola Buenas, estamos realizando una encuesta pra un doctorado de la UCLM. Si pudierais pasar el enlace, mejor. Muchas gracias a todos.
https://docs.google.com/forms/d/1jyhoIAaC28uw-r76

Zarko35
Zarko35
Invitado
4 años atrás

Pues me parece un conjunto de elucubraciones bastante peregrinas. Por supuesto que una bajada de participación puede cambiar mucho las cosas. ¿Pero en que medida? Eso es difícil de cuantificar.
Yo creo que en caso de repetir elecciones, los beneficiados serán el PP y Podemos.
El PP tiene una legión de votantes que vota PP pese a la corrupción, pese a un líder tan poco carismático como Rajoy, pese a las promesas incumplidas, pese al divorcio con Aznar, y seguirán votando lo mismo. Y aunque no aumentase en número de votos, si la participación baja, tendrá un porcentaje mayor. Además recuperará voto de C's, de aquellos que se pensaron que las encuestas no mentían cuando afirmaban que Rivera tenía opciones de ser presidente. Aunque fuese catalán (Yo lo he oído. El cuñadismo político puede ser increíble a veces), y más aún si Podemos y UP concurren juntos a ésas elecciones…
Y Podemos, porque digan lo que digan algunos, es el voto del que quiere cambio. Un cambio real y no un leve maquillaje. Sólo hay una cosa tan potente o más que el voto del miedo (del que el PP será el beneficiario) y es el voto de la ilusión. No creo que Podemos tenga menos votos que el 20D porque es el único partido que genera ilusión. Y juegan muy bien ésa carta. Y con el tiempo se polarizará más el voto. En España se vota más a en contra de (para que no salgan éstos o los otros) que a favor de….
Por eso creo que sería un grave error táctico para el bipartidismo convocar elecciones, porque entonces darán a Podemos la opción de ser la oposición, y por ende, el principal aspirante al gobierno si las cosas van mal (que irán mal)…

La verdad
La verdad (@honradez)
Miembro
4 años atrás

En resumidas cuentas, que las encuestas de todas las encuestadoras de diciembre del 2015 sufrieron un flujo de personas que el día de las elecciones se abstuvieron de ir a votar a Ciudadanos. Y luego hubo un montón que no pensaban votar que el día electoral, se levantaron con ganas de votar a Podemos. Y dejaron a todas las encuestadoras como una panda de mentirosas. Y lo que más me intriga, porque no ha salido ninguna a explicar el porque de sus desfases locos.
Y ahora vuelve a ocurrir lo mismo supongo.
No creo en el ser humano, como para creer en los medios que intentan manipular masas. A otro perro con ese hueso.

elanochecer
elanochecer
Invitado
4 años atrás

Por fin alguien que comprende que cuando sube un partido y baja otro antagónico no tiene que ser necesariamente un traspaso de votantes entre los mismos.

En serio, era un articulo necesario, yo mismo pensé en redactar uno similar. Te lo agradezco.

Aristopeple
Aristopeple
Invitado
4 años atrás

Esto se puede sintetizar afirmando que "se pueden tener los mismos votos, pero no los mismos votantes".

DORAEM0ND
DORAEM0N (@doraemon)
Miembro
4 años atrás

Buen artículo, de hecho, es un argumento que hace años que vengo diciendo por aquí.
Ahora bien, que el PP suba un punto y Podemos baje uno en quince días, cosa que muchos interpretan como un "imposible trasvase" PP->Podemos (o a la inversa, me da igual), es muy fácilmente explicable a través del voto a otros partidos y sobre todo de la abstención. Lo increíble es que eso lo haga un 6 o un 10% del censo en 15 días, que es lo que alegremente han publicado muchas encuestas. Es decir, una tercera o cuarta parte (que se dice pronto) del voto de Podemos o del PP (por seguir con el ejemplo: valdría para todos) se pasa a la abstención, sin que casi ninguno de ellos se vaya a un partido cercano, y que sea una cantidad más o menos equivalente a la que un partido en las antípodas recupera a su vez de la abstención. Aquí no hablamos de transferencias imposibles, sino de coincidencias improbables, como que a alguien le toquen 10 veces seguidas la lotería. Con uno, dos, hasta tres puntos, es razonable y lógico que los partidos suban y bajen, hayan semejanzas entre lo que gane uno y pierda el otro desde la abstención, y que el proceso apenas afecte a terceros partidos, sin que haya ningún trasvase anti-natura. Pero con estos números es altísimamente improbable que esto ocurra, y tiene una explicación mucho más sencilla, que siempre es la preferible para una mente analítica, por aquello de la navaja de Occam: la cocina.

Jaortizh
Jaortizh
Invitado
4 años atrás

Me parece muy acertado el artículo. No espero que algunos dejen de ver fantasma donde no los hay pero si que por lo menos se sepa el porque se puede justificar una encuesta.

Gari
Gari
Invitado
4 años atrás

Pase lo que pase y por muchos transvases de votos que se den, lo único cierto es que si aumenta la abstención , votará menos gente. Y si aumenta mucho la abstención (pongamos una participación del 65-67%, que serían, casi 2000000 de votos menos, como mínimo, ya se pueden producir todos los efectos mariposa del mundo, que ningún partido sacará más votos que en Diciembre. Lo que no significa, obviamente, que los porcentajes finales sean iguales, puesto que los resultados de los otros partidos variarán, pero sí que hay un límite para el crecimiento de todos ellos.
Copio aquí un pequeño cálculo que hice de los porcentajes que sacaría cada partido si consiguiese conservar todo su voto del 20-D, con diferentes porcentajes de participación, del 70 al 65%:

% PARTICIPACIÓN —— %PP ———– %PSOE ———– %Podemos ———– % C's ————- %UP/IU

70 % ——————— 29'7% ———- 22'81% ———— 21'4 % ————— 14'43% ———— 3'80%

69% ——————— 30'19% ——— 23'10% ———— 21'71% ————— 14'64% ———— 3'86%

68% ——————— 30'64% ——— 23'48% ———– 22'03% ————— 14'86% ———— 3'91%

67% ——————— 31'09% ———- 23'83% ———– 22'36%————— 15'08%————- 3'97%

66% ——————— 31'56% ———- 24'19% ———– 22'70%—————- 15'31%————- 4'03%

65% ——————— 32'05% ———- 24'56% ———– 23'05%—————-15'55%————- 4'10%