32 Comentarios
  1. I just want to say I’m very new to blogs and seriously savored this web site. Likely I’m want to bookmark your site . You actually come with tremendous writings. Appreciate it for sharing your website.

    1. Y yo que todavía no he comprendido el sistema electoral alemán y eso del doble voto.
      No entiendo cómo se van asignando los escaños. Me lo he estudiado… pero sigo sin entenderlo.

      Eso sí, parece que garantiza una muy buena proporcionalidad. Pero con un gran punto negro: un 5% es una barrera excesiva.

  2. Haría dos puntualizaciones.

    1.-La desviación del valor del voto entre provincias: hay que tener además en cuenta que una desproporcionalidad por muy alta que sea, si afecta a un número bajo de escaños, influirá mucho menos en la desproporcionalidad total de la cámara, que si los "escaños desproporcionados" son muchos.
    A este respecto la circunscripcion menos votada en Canarias (El Hierro) tiene solo 3 escaños de 60 (un 5%), y la de Formentera solo de 1 escaño entre 59 (1,7%), frente a los 25/75 de Álava (un 33% de la cámara). El impacto de la sobrerrepresentación de circunscripción más pequeña será por tanto mucho mayor en el caso alavés que en el de El Hierro y que el de Formentera.
    Para evaluar el peso total habría que calcular la desviación del valor del votos/escaño en cada provincia ponderado por el número de escaños de esa provincia. Si lo hacemos nos sale:
    Canarias. Tamaño de la población:60 Media aritmética (µ): 35.06 Desviación estándar (s): 23.199 s/µ=0,66
    Euskadi. Tamaño de la población:75 Media aritmética (µ): 29.2 Desviación estándar (s): 13.560 s/µ=0,46
    Baleares. Tamaño de la población:59 Media aritmética (µ): 19.41 Desviación estándar (s): 7.44 s/µ=0,38
    Valencia. Tamaño de la población:99 Media aritmética (µ): 50.56 Desviación estándar (s): 15.403 s/µ=0,30
    etc.
    A mayor s/µ, mayor desproporción de voto entre circunscripciones.

    2. cuando se dice que el sistema menos proporcional, a distancia de los demás, es el de Castilla-La Mancha’ no se está emitiendo una opinión sino, simplemente, poniendo en palabras lo que los números evidencian.
    Cierto, por supuesto. Pero ojo que estamos hablando de dos cosas aquí, y corremos el riesgo de mezclarlas. Una cosa es el valor del voto entre circunscripciones, y otra la proporcionalidad del sistema electoral que se puede aplicar a los partidos, en función del diseño electoral. Un sistema mayoritario como el británico tiene un valor de voto por circunscripción muy homogéneo (aun aplicando todas las técnicas de gerrymandering), pero la proporcionalidad del voto emitido y los resultados es muy baja, porque es un sistema mayoritario, y no proporcional. Con un 40% de voto puedes tener un 0% de escaños, si pierdes por un solo voto en cada provincia, y otro con un 1% teniéndolo concentrado podría tener un escaño.
    El problema de la falta de proporcionalidad en Castilla-La Mancha (de todo el sistema español en general, en el que CLM con la reforma de Cospedal es lo más paradigmático) no viene por la variación del valor del voto entre distintas circunscripciones, sino porque al tener muy pocos escaños por provincia, se asemeja mucho a un sistema mayoritario como el británico. No tienen en realidad mucho que ver una cosa y la otra, aunque la desproporción de voto entre circunscripciones puede implicar también una desproporcionalidad del sistema, por supuesto, siempre que se den otras circunstancias.

    1. Muy buen apunte lo del peso que pueda tener una circunscripción pequeña en el total.

      Solo un par de apuntes.
      1. Por el resultado final y el juego de mayorías que pueda haber a veces más vale 1 escaño que 10.
      2. Y una circunscripción pequeña que tenga bastante peso (como Araba) también puede implicar que tenga más escaños (25) y que se repartan entre más. Sería un poco como comentas al final que es lo que no va a pasar en Castilla-La Mancha al ser circunscripciones pequeñas.

      En Castilla-La Mancha, sin embargo, las pequeñas tendrían mucho peso en el total pero además tienen un tamaño pequeño.

      Juega a favor de que no haya una gran desproporción, el hecho que tampoco sea tan grande la desproporción entre las 5 circunscripciones castellanomanchegas y porque coyunturalmente hay algunos partidos con la suficiente fuerza para entrar en la mayoría de las cricunscriciones.

      Si Podemos y Ciudadanos superasen el 15% los 2 en las 5 provincias le saldría el tiro por la culata a Cospedal.

  3. Simplemente añadir al debate que en el parlamento, asamblea legislativa, pleno municipal o lo que sea, quien debería estar representado es el ciudadano y no partidos o territorios como sucede en España.

    1. Claro. El problema de las listas es la fidelidad que implican. El escaño, en este sistema, de hecho, es del partido más que del diputado. Eso lo limita todo. El diputado está maniatado, porque o traga, o no aparecerá en la siguiente lista… En estas condiciones su fidelidad es con el partido mucho antes que con sus votantes, que además son anónimos y genéricos.

      Hay que acabar con esto.

  4. Enhorabuena por este post y por el anterior. Aunque es un tema complejo siempre está bien conocer como funcionan las cosas.

  5. Gacias de nuevo, Francisco Ruiz, por tu escrito. Es muy interesante.

    Te pregunto, por si nos lees: ¿estás de acuerdo en que la circunscripción única sería el mejor método para alcanzar la representatividad realmente preoporcional?

    Yo defiendo que, en unas municipales, la circunscripción es el municipio: mi voto vale lo mismo que el voto de otro vecino alejado de mi barrio. Lo mismo en unas autonómicas: mi voto vale lo mismo que el voto de otro elector de otra provincia. Lo mismo en unas elecciones generales.

    ¿Estas de acuerdo? (La pregunta, lógicamente, la puede contestar cualquiera, no solo Francisco Ruiz.)

    1. Bueno, sin duda alguna si lo que queremos es que la representación sea exactamente proporcional, lo que hay que hacer es eliminar las circunscripciones y sustuirlas por una sola.

      Pero ¿realmente queremos eso? ¿queremos realmente un congreso, por ejemplo, elegido en una lista inmensa de 350 tíos, realmente anónimos? Incluso aunque introdujéramos listas abiertas, a menudo esas listas son pura cosmética, que además se prestan a ciertas manipulaciones. Las listas, cerradas o abiertas, son un instrumento de la partidocracia. El poder real lo tendrían los partidos, más incluso que ahora, con la circunscripción única. Las listas son las listas, y cuanto mayores sean, más poder se le da a los partidos.

      Mi opinión es que los parlamentos tienen que representar a la sociedad, pero no de una manera meramente matemática o mecánica. Tienen que estar en el parlamento todas las sensibilidades que alcancen un mínimo social, que podemos fijar arbitrariamente en un 1%, un 3% o similar. Pero, garantizando esto, luego hay que tener en cuenta otras cosas: por ejemplo, la necesaria cercanía del diputado con el elector, y su responsabilidad directa ante él. Eso no hay lista que lo permita. Eso solo se consigue con circunscripciones pequeñas unipersonales.

      Si en el Congreso, por ejemplo, tuviéramos 250 circunscripciones unipersonales, y le añadiéramos luego (eso sí) una lista de 100 diputados "generales" en la que se sobreprimara a los partidos pequeños (hay mecanismos que permiten hacerlo), tendríamos un parlamento donde todos dispondrían de su voz y su representación, incluso más que ahora, y donde la mayoría de los diputados serían de distrito, y por tanto el elector les conocería y les podría exigir mucho más que ahora.

      Pero si lo que queremos es una simple y matemática proporcionalidad entre los votos y los escaños, entonces nada de esto es posible. En ese caso, necesitamos circunscripción única, y eso da como resultado listas inmensas sobre las que el elector no tiene ni control ni conocimiento, partidocracia reforzada y punto.

      Esta es mi opinión. Es un debate apasionante que no se ha hecho en España y que es muy importante. Dime qué parlamento tienes, cómo de cercanos son los diputados a los ciudadanos, y te diré qué clase de democracia consigues.

      1. Pero también la circunscripción única en España, aunque efectivamente serían unas listas mastodónticas y poco controlables, darían la capacidad a los pequeños partidos de votos más repartidos y menos concentrados en ciertas circunscripciones de estar presentes en el parlamento (en función del minino) y a los medianos de influir más en la política nacional. Y en un país tan de partido como España, en la que se vota al partido normalmente por encima de las personas, quizá saldríamos ganando si se implantara una democracia dentro de los mismos partidos y en la que esas listas gigantes al final, también fueran resultado de un proceso democrático interno.
        No sé, es un tema complejo. Aún estoy aprendiendo jeje.

        1. Pero la solución es precisamente una lista nacional de 100 o 125 diputados, compatible con el resto, que serían diputados de distrito. En la lista nacional se daría más peso a los partidos pequeños, por encima de lo meramente proporcional, incluso. Se puede hacer, por ejemplo, asignándoles los restos que no hayan conseguido escaño en las circunscripciones de distrito. No es demasiado complejo técnicamente. Es un poco largo de explicar, y habría que hacerlo en un artículo completo, pero, créeme, se puede.

          Solo hace falta voluntad política. Y un partido que lo asuma y esté dispuesto a formular propuestas para mejorar el sistema. Quizás ahora, con el cuatripartito que se está dibujando, llegue la ocasión.

          1. Una especie de representación proporcional mixta. El tema de los dos votos por persona o algo así. Justamente estaba leyendo hace poco de Nueva Zelanda y su sistema electoral.
            Pues deberías hacer el artículo completo jeje. O hablar con los administradores sobre la posibilidad de hacerlo.
            Lo que si veo es que estas claramente en contra de las listas actuales y te va más un congreso al estilo americano, en el sentido de representantes más cercanos por ser clave el distrito donde se presenta.

      2. Dices, Jose Salvador Soy: "¿queremos realmente un congreso, por ejemplo, elegido en una lista inmensa de 350 tíos, realmente anónimos?".

        Todo tiene sus pros y sus contras. También podemos preguntarnos esto: ¿queremos realmente un ayuntamiento, por ejemplo, elegido en una lista de veinte tíos, realmente anónimos?

        O sea, ¿alguien conoce en su municipio (mínimamente grande) a los veinte que se presentan a las elecciones por el partido A, los otros veinte del partido B, los otros del C…?

        Es un debate apasionante, como dices.

        1. Yo, desde luego, no. 🙂

          Mira, mi ciudad tiene 150.000 habitantes y 27 concejales. Son elegidos en listas, o sea, son realmente anónimos, irresponsables ante el ciudadano en su mayor parte.

          Imagina un panorama distinto: Mi ciudad repartida en 15 distritos de 10.000 habitantes cada uno, con su propio concejal. Conocido. Cercano. Tanto, que si falla, le va a votar el tato la próxima vez…

          Y luego, para garantizar la representación de todos, una lista de 12 "concejales generales" a elegir en todo el municipio. A esa lista, para primar a los pequeños, podrían incorporarse los restos, los votos que no hayan bastado a cada partido para conseguir cada uno de los 15 concejales de distrito. Sería un sistema de "double counting". Un poco largo para explicarlo aquí. Pero no es difícil. Lo importante es entender que se podría tener un ayuntamiento cercano y a la vez representativo, con una única condición: que nos olvidemos de ese mantra que repiten una y otra vez algunos políticos y muchos periodistas españoles: eso de que tiene que haber una correspondencia exacta, milimétrica, entre % de votos y % de escaños.

          Porque, en mi opinión (y, ojo, solo es una opinión) eso por muy democrático que parezca, lo que supone es un corsé que al final a quien beneficia, vía listas, es a los partidos políticos y a su separación de la sociedad.

          15 concejales de distrito (habrá en todas las ciudades distritos "de derechas" y otros "de izquierdas") y 12 generales, sobreponderando ahí a los pequeños. Ese sería un estupendo modelo, participativo, vivo, para un ayuntamiento mediano español.

          Los partidos tradicionales no van a atreverse a proponer reformas así. Muchos se conforman con el señuelo ése de las "listas" abiertas, que, no nos engañemos, es más de lo mismo pero edulcorado.

          Un cordial saludo.

          1. Por supuesto que lo que dices tiene sentido, pero solo se sostiene en la teoría. Llevado a la práctica, a la prueba empírica, resulta que la representatividad territorial no vale de NADA debido a que los diputados son gestionados por los partidos. Los parlamentos son solo sets de rodaje en los que se escenifica lo que los 4 mandamases deciden en los despachos. No existe eso que dices "yo voto al diputado", eso es solo la propaganda que usan para justificar su alevoso y malintencionado sistema electoral de mierda.

            Mi opinión es que tal y como funciona el sistema ahora, más justo y barato sería disponer los parlamentos de un único portavoz por partido, valedor del % exacto de decisión otorgado por los electores.

          2. Si queremos avanzar para evitar lo que tú dices, hay que hacer propuestas concretas que sean asumibles. Está muy bien criticar al sistema y llamarlo "mierda", porque realmente tienes razón. Pero no nos podemos quedar ahí. Hay que proponer mejoras y luchar porque salgan adelante.

            Porque de lo contrario lo que hacemos es desahogarnos, con todo el derecho, pero avanzar, lo que se dice avanzar, no.

            Un saludo.

          3. Si no me equivoco, lo que expones, Jose Salvador Soy, es el sistema inglés (me refiero a las circunscripciones pequeñas; "circunscripción uninominal", creo que se dice; es lo que defiende García-Trevijano, un tío muy interesante).

            A mí no me convence esa idea. Imaginemos que yo quiero votar en unas generales a Beiras, el político gallego. Mi voto se irá al carajo porque mi circunscripción (Valencia) seguro que no le da ni un parlamentario, sea porque su lista electoral no se presenta en mi provincia (en ese caso yo no podría ni votarle) o porque pocos valencianos elegirán un galleguista.

            A mí me gustaría que mi voto se sumara a los votos restantes, de gallegos y no gallegos, pues lo que se elige en unas generales es quién queremos que nos gobierne desde el Gobierno central, o al menos quién nos represente en el Parlamento.

          4. Lo que expongo es un sistema mixto, en parte de distritos uninominales, en parte de circunscripción nacional mediante lista. En tu caso, puedes votar a Beiras sin ningún problema desde Valencia metiendo en la urna de diputados generales la papeleta de su partido.

            Cuando no puedes votar a Beiras, ni bien ni mal, desde Valencia, es ahora. 🙂

          5. Sí, es un sistema mixto y, si no te entiendo mal, mejora el actual, pero no me convence. Tal vez soy obtuso en estas cuestiones, pero es que tengo como un dogma eso de "un ciudadano, un voto", lo que implica que todos los votos deben valer lo mismo; en la práctica vemos que no es así.

          6. Es un dogma respetable, pero la misma forma en que lo formulas "un ciudadano, un voto", demuestra, me parece, que hay una confusión: por supuesto que todo ciudadano debe tener un voto. Pero, ¿para qué?. Pues para elegir a su representante en el Parlamento, junto con otros ciudadanos de su mismo sitio. Para que esté representado. Para que haya un nexo entre cuidadano y legislativo.

            Pero eso no tiene nada que ver con una cuestión aritmética, que en España se ha sacralizado. Es la idea de que "si el partido X saca el 7,33% de votos tiene que tener el 7,33% de escaños". Porque esa lógica, aparentemente impecable, a lo que lleva es a que son los partidos los que cuentan, no los ciudadanos y sus representantes.

            Y lo que debe importar, me parece a mí, es que los ciudadanos se sientan representados. Personalmente. Directamente. No como una mera estadística o un mero traslado de porcentajes a unos escaños. Esa visión es, en mi opinión, muy pobre. Trata al parlamento como una mera correa de transmisión de los partidos.

            Al Partido X, al partido Y, y al Partido J y sus intereses, que les dén morcillas. Hay que buscar un sistema que permita que los ciudadanos se sientan representados. Vale que eso implica que en el parlamento estén presentes todas las sensibilidades, pero no solo implica eso. Implica mucho más. Y va mucho más allá de una mera regla aritmética de representación proporcional.

            En fin. El tema es muy largo y es una cuestión de opiniones y valoraciones. Es una asunto subjetivo, totalmente diferente de lo que se planteaba en este artículo, que eran datos objetivos.

          7. Gracias por tu paciencia conmigo.

            De acuerdo, lo dejamos aquí…, pero me temo que nos diferenciamos en que tú ves el partido como algo "malo" y yo no. Un partido es un grupo de personas que, en un Parlamento, representan a los ciudadanos. Yo no puedo esperar que "mi" representante (de mi distrito electoral) sepa de todo: necesita partidarios (de "partido") que, juntos, abarquen cuanto más mejor de la realidad y remen en la misma dirección que él, "mi" representante.

    2. Yo en general estoy de acuerdo pero si es verdad que hasta cierto punto entiendo ciertas cosas que pasan en Canarias. Antes de nada: soy canario. Y la obsesión insular tiene su punto en la cierta sensación de abandono que pueden tener los ciudadanos de las islas no capitalinas. Aunque a la hora de la verdad se les siga dejando algo de lado, lo cierto es que al menos esas personas tienen la seguridad de que aunque son pocos en cantidad, en diputados al menos tienen valor. Pero claro, aquí la historia es que votan esas islas menores, y lo que votan es CC y sus votos son oro puro para la coalición y que al final aunque por votos estén más lejos, por escaños la cosa sea otra. Sólo hay que mirar los resultados de 2011. Y que conste que soy de Gran Canaria

      1. Estoy de acuerdo. Es lógico que haya representación territorial, pues si no los territorios menos poblados simplemente desaparecen del mapa político. El problema de nuestro sistema es que combina muy mal los dos principios sobre los que se rige: que todos los territorios deben tener una representación (e incluso algo mayor para los menos poblados) y la proporcionalidad general.
        Hay sistemas que podrían combinar estos dos principios sin contradecirse el uno al otro.

    3. Hola
      Aunque un poco tarde, respondo a estra pregunta: ¿estás de acuerdo en que la circunscripción única sería el mejor método para alcanzar la representatividad realmente preoporcional?

      La circunscripción única sería la opción ideal en un mundo donde sólo importara la representatividad adecuada de cada partido en función de sus votos. Pero el mundo real debe tener en cuenta también la representatividad de los territorios (aparece en la Constitución y en la mayoría de estatutos de autonomía o leyes electorales autonómicas). Asique convierto la pregunta en esta otra: ¿Cual sería en tu opinión la mejor manera de garantizar la proporcionalidad votos-escaños, respetando a la vez una adecuada representación de los territorios?
      Empiezo diciendo que en la bibliografía especializada y en los casos reales a lo largo del mundo existen prácticamente soluciones para todo lo que se quiera conseguir con un sistema electoral. O sea, que el problema no es técnico. Solo es político. El sistema electoral español (Congreso Diputados y Senado) se pensó muy bien para conseguir lo que se quería. Y efectivamente se consiguió.
      En mi opinión lo razonable es seguir como ahora en cuanto a que se repartan escaños por circunscripciones para que todos los territorios tengan una representación adecuada. Ahora bién, yo pondría un límite en el desajuste del peso de los votos. Nunca admitiría que el voto en una circunscripción pudiera valer más del doble, por ejemplo, que en otra.
      A la vez que se hace lo anterior se puede garantizar la 'ordinalidad' (orden) entre votos y escaños, es decir, que si los votos totales de A son más que los de B no pueda pasar que B tenga más escaños que A. Se trata de evitar casos como que UPyD tenga 5 diputados en el Congreso con 1143 mil votos, y CiU tenga más del triple de escaños con menos votos (16 escaños, 1016 mil votos).
      Existen diversas maneras de garantizar esa 'ordinalidad', pero la más simple y que a la vez encaja mejor con la tradición española es usar escaños 'compensatorios'. Después del reparto por circunscripciones (el de ahora), se reparten otros escaños en base al voto global y teniendo en cuenta los escaños ya conseguidos por circunscripciones, de forma tal que se corrijen los desajustes que violan la ordinalidad. Este método se emplea en Suecia y otros paises. En España lo propuso el Consejo de Estado para mejorar la propocionalidad en el Congreso (año 2009) y no se le hizo caso (la gran reforma electoral se quedó en cambiar el formato físico de las papeletas para el Senado).

      Pasadas las elecciones autonómicas de mayo haré un análisis de los resultados, comparándolos con el reparto proporcional puro y también explicaré algún ejemplo del mencionado método de los escaños compensatorios aplicado a alguno de los casos con mayor desproporcionalidad.

  6. Yo también había reseñado (en Twitter) que faltaba el elemento de la desproporcionalidad entre territorios. Agradezco la aclaración, que creo que era necesaria, porque aunque efectivamente hacia el final del texto se señalaba que otros factores como el reparto de los votos entre circunscripciones también afectaban a la proporcionalidad, previamente se ha dicho, sin matices, que lugares como el País Vasco tienen un sistema "proporcional puro", lo que claramente no es cierto.

    Tal vez sería bueno, para evitar confusiones y lecturas erróneas, editar el texto inicial añadiendo en uno o dos lugares la cualificiación que se hace en este texto.

    Un saludo,
    Josu Mezo
    malaprensa.com

    1. Estoy de acuerdo con Josu. Dos textos por separado quizás induzcan a confusión. Y mejor hacerle caso, ¡ojito con éste que os mete en el Malaprensa y luego acabáis como Leguina!

      🙂

  7. Muy interesante, gracias y chapeau. Lo cierto es que, por desconocimiento, pensé que lo del País Vasco era un caso sangrante a este respecto, y aunque lo es en tanto que, tras el caso canario, la mayor diferencia entre circunscripciones es la Vizcaya-Álava, muchas otras autonomías no le van a la zaga.

    La verdad, es una decepción, ver que en el resto de lugares la representatividad es igualmente horrorosa. Qué interesado lo de las circunscripciones, si al fin y al cabo la representatividad territorial no vale para nada tras quedar ahogada en la política de partido. Con lo fácil que es hacer las cosas de un modo justo.

    En fin, total, que una vez visto lo de Canarias casi da ganas de decir "ay mamasita que me quede como estoy".

    1. El problema de Canarias es la obsesión por representar la insularidad. El problema de Euskadi es la obsesión por reflejar la foralidad. El problema general es la obsesión por dar peso a las provincias.

      Eso acentúa la no-proporcionalidad del sistema. Si está justificado que sea así o no, ya es otro asunto. Porque a veces sacralizamos la proporcionalidad y olvidamos que un Parlamento también puede tener que reflejar otras cosas.

      1. No creo que esté mal la representatividad territorial. Siempre y cuando haya una coherencia.

        En el estado no veo esa coherencia usando de base a las provincias. Teniendo en cuenta el modelo territorial que se ha consolidado me parece más coherente que se use a las CC.AA. como circunscripciones.

  8. Muchas gracias por la rápida y documentada respuesta. La verdad es que da gusto. En cuanto al fondo, los problemas metodológicos complican mucho el análisis, y hacen casi imposible contemplar toda la realidad. Muchas veces hay que asumir cierta simplificación, porque de lo contrario los datos se vuelven intratables.

    Analizar las distorsiones que en el sistema introduce el peso diferente de unas provincias respecto a otras, exige descender al mundo real, donde los resultados que se obtienen en distintas circunscripciones nunca son idénticos. Cómo cuantificar esa distorsión, esao-proporcionalidad añadida, es dificil.

    Por ejemplo, un parlamento español con 2.000 diputados, en el que todas las provincias tuvieran garantizado un mínimo legal de 10 diputados independiente de su población, arrojaría resultados paradójicos: por un lado el sistema sería muy proporcional en todas y cada una de las provincias, pero, en cambio, es probable que arrojase resultados mucho menos proporcionales en conjunto. La proporcionalidad del sistema no es igual al promedio de proporcionalidad en cada una de sus circunscripciones, sino que será habitualmente muy inferior,, lastrada por el mayor peso que se concede a las provincias pequeñas.

    Cuando un país es tan poco homogéneo como España (o una comunidad tan poco homogénea como Euskadi) la no-proporcionalidad del sistema depende de dos variables: por un lado, las que de un modo muy acertado se expusieron cuantitativa y objetivamente en el articulo inicial; por otro, las que tienen que ver con el distinto peso relativo de cada circunscripción, en relación con las divergencias en las preferencias de los distintos electorados de cada una de ellas. Y eso último no es un dato objetivo: eso es un dato de hecho. Puede que el índice de desviación de Euskadi y el de Castilla La Mancha sean similares, pero el hecho es que las provincias vascas son, electoralmente, mucho más diferentes entre sí que las castellano manchegas. Y eso, traducido a cifras, siempre dará un grado de no-proporcionalidad mayor (por esta segunda variable) en Euskadi que en Castilla la Mancha.

    Agradezco enormemente el esfuerzo aclaratorio de este post, y reitero mis felicitaciones al autor. Da gusto poder leer textos de este nivel.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com