Si algo le ha faltado a Podemos a lo largo de estos dos años de presencia pública ha sido colocarse claramente por encima del PSOE, para ser visto por la sociedad como la única alternativa posible ante el PP.

A principios de 2015 estuvo a punto de conseguirlo pero finalmente no lo logró. Ese 20% de votantes que conserva el PSOE contra viento y marea, junto con el mantenimiento de Izquierda Unida como fuerza separada, y la existencia de muchos partidos nacionalistas de izquierdas que por entonces no participaban de la confluencia, lo impidió. Entre Podemos, IU y los nacionalistas de izquierda que luego se apuntaron a la confluencia llegaron a sumar, en febrero de 2015, algo más de un 30% de los votos según todos los datos. Si en aquel momento hubieran aparecido unidos ante la opinión pública, con un proyecto común, todo lo que ha pasado después hubiera sido muy distinto. Podemos tenía todo a favor, pero no llegó a consolidarse en el sentimiento social un framing que le viera como ganador. Bastaron unos cuantos reveses, algún escándalo menor, para que se abortara el “asalto a los cielos”. El partido no se percibió como ganador, y por eso no ganó.

La opinión pública se mueve por impresiones, por atajos de pensamiento que se consolidan en el tiempo, desembocando en lo que, en el argot sociológico, llaman  «framing» . Cuando determinado framing se asienta, es muy difícil de desalojar. Pablo Iglesias sabe algo de esto, y comprende qué le faltó entonces para conseguirlo. Precisamente por eso está planteando, ahora, la necesidad de unir sus fuerzas con las de IU.

Después de un año y pico, y de un tobogán de subidas y bajadas, Podemos llega ahora a una oportunidad parecida a la de entonces. La situación está más consolidada, las confluencias con algunos partidos autonómicos son un hecho, Izquierda Unida ha recuperado fuerza, con un Garzón que ha ganado prestigio; pero Podemos, en cambio, está algo más flojo. En conjunto, los números cuadran casi tan bien como entonces, aunque la correlación de fuerzas es un poco diferente. Y las expectativas de unos y de otros, también lo son.

La filtración que se produjo ayer ha desbaratado algo los planes de la confluencia. Planeaban presentar ante la sociedad un proyecto más cerrado, capitaneado por Podemos, secundado por Izquierda Unida, y firmado por seis o siete partidos autonómicos fuertes en sus territorios. Podíamos llamarlo “La Gran Confluencia”, como alternativa a “La Gran Coalición” de PP-Ciudadanos-PSOE.

Saltar demasiado pronto a los medios ha sido un contratiempo, porque la noticia no ha sido la Gran Confluencia que estaba diseñando el equipo de Iglesias, sino solo la unión entre Podemos e IU. Suena antiguo, corto, insuficiente. Además, el asunto se solapa con los últimos días en los que aún es posible formar gobierno.  Esto puede llevar a confusión. El solapamiento no le conviene a Iglesias, que es un estratega de primera, y sabía que le convenía primero avanzar en las negociaciones sigilosamente, dejando el anuncio  de La Gran Confluencia para el 26 o 27 de abril, cuando las nuevas elecciones fueran ya inevitables.

Como no ha sido así, todo se ha trastocado un poco. Durante estos días, con la noticia de la convergencia en la cabeza, Pedro Sánchez aún puede maniobrar e intentar un acercamiento in extremis a Izquierda Unida y el PNV que deje a Podemos en una situación difícil allá por el 23 o 24 de abril, si el PSOE consiguiera llevarse a los de Garzón y Urkullu a su terreno.

Pero dejemos esas complicaciones y volvamos al escenario principal: el escenario principal es que no se llegará a ningún acuerdo y que habrá elecciones el 26 de junio. En ese escenario, la Gran Confluencia será omnipresente. La sociedad no hablará de otra cosa (unos para ilusionarse, otros para temer, pero todos para hablar de ella). Si los miembros de la Gran Confluencia consiguen dar una imagen coherente, una especie de “unión en la diversidad”, serán una fuerza poderosa. La sociedad entera evolucionará hacia un nuevo framing, en el que saldrán claramente beneficiadas las candidaturas de la confluencia. De rebote también beneficiarán al Partido Popular, porque el encuadre del conjunto de la sociedad se volverá bipolar: escogeremos entre éstos o aquellos; entre azules o morados.

La Gran Confluencia tendrá asegurada la segunda plaza, y el tiempo correrá a su favor. Su único riesgo sería perder las elecciones del 26-J ante el PP. Pero, incluso así, habrán ganado muchas otras cosas. Habrán ganado la supremacía en la izquierda, pues el PSOE (y Ciudadanos) quedarán muy atrás, superados por el sentimiento social que volverá a ser bipartidista.

La Gran Confluencia le disputará las elecciones a un Partido Popular que estará maniatado y tendrá que presentar como candidato (no hay margen para otra cosa) a un quemado Mariano Rajoy.  Podrán, incluso, ganar directamente las elecciones, y asaltar los cielos. Pero hasta perdiéndolas se encontrarían en septiembre siendo la cabeza indiscutible de la oposición. La única.

Con una legión de jóvenes incorporándose poco a poco como nuevos votantes. Con muchos ancianos abandonando lentamente, por razones naturales, al Partido Popular. Con dos o tres años más en el horizonte y una economía que no siempre seguirá recuperándose, los de Pablo Iglesias solo tendrán que dejar madurar la situación hasta alcanzar la victoria final.

 

El objetivo de los artículos «2×1» es suscitar el debate: enlace al artículo opuesto

 

@josesalver

Suscribir
Notificar de
39 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

PericoRealista
PericoRealista
Invitado
4 años atrás

Stop communism

Benbow_s
Benbow_s (@benbow_s)
Miembro
4 años atrás

La intervención de Pablo Iglesias acerca de la mayor parte (no toda) de la prensa me ha parecido muy acertada. Hay quien piensa que en ocasiones "caga fuera del tiesto". Pero nada más lejos.

1) A lo largo de muchos años -pero sobre todo en los últimos 10-15 años- he sido testigo de como se manipulan, inventan y gestionan noticias en portada para retorcer la información.

2) Los medios de comunicación se han convertido descaradamente en un arma para tallar y modelar a su antojo los salones familiares a través de teles y demás programas basura. De todo esto no se ha librado la prensa en su mayor parte.

3) El poder financiero es muy listo. Aprendió que no queda bien dar golpes de estado con tanques. Mejor prever llevando ya la papeleta metida en la cabeza meses y años antes de la fecha electoral. Eso hacen y quedan como dios, elegantes y cultos. Pero para ello necesitan a estos "tipejos" (no se me ocurre otra palabra), que sustituyen a los que otrora comían el coco desde los púlpitos.

Hoy, ser un periodista no tiene para nada connotaciones positivas. Muy al contrario. Se han convertido en médicos a los que la necesidad de seguir cobrando un salario les condiciona para realizar operaciones de cerebro nauseabundas, contra todo principio ético.

Este gremio, porque eso es lo que ha terminado siendo, es de una conducta diaria vomitiva, sálvese quién pueda. Por eso, todo lo que ha dicho Pablo Iglesias, es así y lo saben; aunque jamás lo reconocerán porque a los héroes les espera la calle, la puta calle, el periodismo freelang… y cosas así o peores.

Atrás quedaron los PERIODISTAS (esta vez sí, con todas las mayúsculas), que se jugaban el empleo y a veces la vida contra la Dictadura sangrante de los años 60 y principios de los 70. Periodistas humanos, hombres y mujeres con todo el derecho genético de serlo.

De antes no hablo; porque de haberlos no serían héroes, sino mártires.

Difícil papeleta la de aquel que su karma le lleva a elegir entre los principios y la mentira. Pobrecillo!!

En el fondo me dan lástima… Aunque no pienso caer en la trampa: un tipo que para salvarse (salvar sus lentejas y las de su familia) tiene que mirar para otro lado, no deja de ser un ser humano. Pero eso puede hacerlo en silencio, como en los tiempos de la Dictadura. Mucha gente de entonces, miró para otro lado: a veces hay una brecha, un margen, una posibilidad de engañar a la conciencia.

Por el contrario, cuando ante la denuncia (como es este caso del cacareo de los gremialistas del que hablamos), se yerguen los "juntaletras" en plan gallito; revolviéndose, a sabiendas de la injusticia que se está amparando, y defendiendo la mano que les da de comer… entonces, digo yo, que ya no merecen el mínimo de los respetos… y que solo queda la opción de denunciarlos en estéreo. Por activa y por pasiva. Porque se han colocado en el punto neurálgico de la propaganda del sistema, en el corazón estratégico del meollo…

Y lo saben.

¡¡Qué se vayan a la mierda!!

SenhorJarama
SenhorJarama
Invitado
4 años atrás

Hola buenas, estamos realizando una encuesta para un doctorado de la UCLM. Si quereis, podeis pasar el enlace ya que necesitamos el mayor número de encuestas posible. Muchas gracias a todos y disculpad que seamos tan pesados.

Un saludo.
https://docs.google.com/forms/d/1jyhoIAaC28uw-r76

maju00
maju00 (@maju)
Miembro
4 años atrás

Esta frase es un sinsentido: "Pedro Sánchez aún puede maniobrar e intentar un acercamiento in extremis a Izquierda Unida y el PNV que deje a Podemos en una situación difícil"…

Si Sánchez pudiera maniobrar en absoluto (que no es lo mismo que pasear arriba y abajo por la pasarela mediática encadenado a Rivera), entonces sería ya Presidente. El problema de Sánchez es que no puede maniobrar sino sólo aparentar: su partido no le permite hacer política, ya que está encadenado a la pesada losa del Felipismo.

Además, por mucho que el PNV esté más o menos en deuda con el PSOE y por mucho que sea de derechas, nunca va a pasar por el aro de aliarse con una fuerza tan reaccionaria y centralista como C's, que incluso ha osado cuestionar los fueros residuales. Para el PNV sería mucho más fácil apoyar una coalición PSOE-PP que una que incluya a los intolerantes de C's: el anatema de todo nacionalista periférico… pero en cualquier caso el PNV no va a apoyar ningún gobierno que no ofrezca soluciones constructivas para el desafío catalán.

RKO73
RKO73 (@rko73)
Miembro
4 años atrás

He de dar la razón a PIT (y mira que me da rabia) en sus declaraciones sobre la prensa.

Y por dos experiencias personales:

1) Tengo amigos que han sido entrevistados (no son políticos) y han sufrido algo parecido por parte de este gremio

2) He trabajado para un medio de comunicación durante 5 años y tambien he podido comprobar como se tergiversan, inventan y adornan noticias.

El corporativismo de este gremio me parece asqueroso. Saben perfectamente que, lo que ha dicho Iglesias, es la pura verdad pero antes muertos que reconocer que viven de contar medias mentiras.

suzy1968
suzy1968 (@suzy1968)
Miembro
4 años atrás

A pesar de no simpatizar con Podemos quiero reconocer mi admiración por su capacidad mediática, siendo el tercer o cuarto partido (en función de si contamos votos o diputados, confluencias o no), es el partido que más aparece en los medios. Sirva como muestra este foro, en todos los banners-temas aparece Podemos excepto el de Oviedo dedicado a Ciudadanos y el de las elecciones de los EUA.
No es una crítica, si no un reconocimiento a un trabajo bien hecho de Podemos a nivel propagandístico que creo que le ha permitido llegar a donde ha llegado. Enhorabuena

En otro orden de cosas, otro efecto que tiene Podemos es que ha conseguido que simpatizantes antes crudamente enfrentados, como puedan ser los del PP y PSOE prácticamente no se critiquen o lo hagan en un perfil bajo (podríamos incluir C's). Ya se sabe que nada une más que un rival común.

Luisito96
Luisito96 (@luisrueda96)
Miembro
4 años atrás

Vaya, Metroscipia saca su 1a encuesta con la confluencia Podemos+IU. Advinad quien dicen que se vería más beneficiado. Exato, C's!!! XD http://metroscopia.org/sondeo-la-coalicion-podemo

Gari
Gari
Invitado
4 años atrás

Si lo de C's es el cuento de Pedro y el lobo, lo de los podemitas es el de la lechera.

RiojanoJoven
RiojanoJoven
Invitado
4 años atrás

¿De verdad hacía falta este artículo de opinión 2 noticias después de poner lo de Podemos-IU de la confluencia? el que quería opinar de ésto debería haberlo hecho en ese tema ya abierto.

Zumalakarregi
Zumalakarregi (@zumalakarregi)
Miembro
4 años atrás

¿Tiene miedo la derecha a la confluencia Podemos-IU? ¿Lanzan todas sus invectivas contra esa posibilidad aún antes de que concrete? ¿Sí?
Pues entonces, la confluencia está en el buen camino.

jac1976
jac1976
Invitado
4 años atrás

Podemos IU–En Coumu Podem-mareas-compromis-

A ganar!!!!

jac1976
jac1976
Invitado
4 años atrás

Tornarem a LLuitar!!Tornarem a sofir!Tornarem a vencer!!!!

unailo_97
unailo_97
Invitado
4 años atrás

De acuerdo en todo.Un proyecto ilusionante.Unidos, podemos!! <img draggable="false" class="emoji" alt="✊" src=&quotcomment image" scale="0"><img draggable="false" class="emoji" alt="✊" src=&quotcomment image" scale="0">