Se le muere un cons...
 
Avisos
Vaciar todo

Se le muere un conselleiro a Feijóo en su despacho


Ran españiva
Respuestas: 5732
Topic starter
(@ran-viva)
Miembro Honorífico
Registrado: hace 4 años

Este mediodía ha fallecido mientras trabajaba en su despacho de la Xunta el conselleiro de Economía Valeriano Martínez a los sesenta años de edad. Por lo visto, le ha dado un infarto. Natural de Aldán -el pueblo de los piragüistas olímpicos- y residente en un municipio limítrofe en una vivienda normal que se construyó hace poco (lo que los voxis llamarían, con mala su típica fe, un casoplón), Martínez era un funcionario de largo recorrido apreciado por tirios y troyanos. Deja viuda y un hijo que reside en el norte de Europa. Hoy el panorama político gallego es un poco más pobre.

Que a terra lle sexa leve

Valeriano Martinez_Galicia - AZARplus

 

Responder
Etiquetas del debate
3 respuestas
Ran españiva
Respuestas: 5732
Topic starter
(@ran-viva)
Miembro Honorífico
Registrado: hace 4 años

Perdón, perdón, perdón. Arriba me he confundido. El muerto es el de la foto, pero no es conselleiro de Economía sino de Hacienda. El de Economía es este de esta otra foto y está vivo.

Ponentes | IV Galician Offshore International HUB

Responder
Escreix
Respuestas: 3129
(@escreix)
Usuario Referente
Registrado: hace 4 años

Errare humanum est. 

Responder




Ran españiva
Respuestas: 5732
Topic starter
(@ran-viva)
Miembro Honorífico
Registrado: hace 4 años

Hoy se ha reunido en la iglesia parroquial de San Martiño de Bueu la Xunta al completo en el funeral del conselleiro de Facenda Valeriano Martínez, fallecido inesperadamente esta semana. El presidente del Parlamento de Galicia y el alcalde local (Félix Juncal, BNG) se han encargado de recibir a la familia más próxima.

Familiares y allegados, entre ellos Feijóo y los conselleiros, despiden a Valeriano  Martínez en Bueu (Pontevedra)

 

Por cierto, en la fachada del templo se puede observar la lista de los caídos por Dios y por España. Los republicanos y asesinados por la represión no son de Dios, claro.

Responder
Compartir: