Los que ahora tienen cuarenta o cincuenta años nacieron cuando al dictador le quedaban pocos años de vida, y crecieron aún en medio del odio. Sus padres temían a los fantasmas del pasado, y odiaban para protegerse. Hacer política, entonces, consistía en hablar con ira del pasado: la guerra, los malos, los buenos… En los años setenta no todos odiaban lo mismo, porque cada uno tenía fantasmas diferentes, pero el odio era todavía general. Estaba muy vivo en el país el viejo asunto de las dos Españas.

P1100218

Pero resultó que los padres de aquellos niños, que eran hijos del odio porque nacieron durante una guerra civil, fueron los que acabaron con él. Construyeron un país mejor para sus hijos, que entonces eran niños, en el que en vez de repudiar al otro, aprendieron a pensar que, como mucho, el adversario estaba equivocado. Enseñaron a sus hijos a ser clementes y a tolerar las diferencias. A los padres de entonces transmitir esos valores les resultaba especialmente difícil, porque les habían inculcado los contrarios. Aquella generación, que ahora tiene setenta, ochenta, noventa años, merece mucho respeto. Sus hijos se hicieron adultos en una tierra donde los padres tenían miedos y habían crecido en medio de una pesadilla, pero les empujaron a vivir con confianza y a construir tranquilos un futuro mejor.

Y sus hijos les hicieron caso. Maduraron en un país que iba claramente hacia adelante: más abierto, cada vez menos integrista y mucho mejor para vivir. El odio y el miedo quedaron arrinconados, recluidos en arrabales fáciles de manejar: cuatro pintadas mal hechas, paredes o suelos pintarrajeados con mensajes rabiosos que nadie tenía en cuenta. Eso era todo lo que quedaba de la guerra:

Pintada-Iglesia-Sevilla-Franco2la-foto-53

 

Pasaron los años, fueron escaseando cada vez más las pintadas, y de pronto, los niños de los años setenta se dieron cuenta de que eran adultos: treinta y tantos años después de comenzar su camino, tenían un buen país entre las manos, y llegaba el tiempo de coger las riendas.

Era 2006.

Diez años más tarde, ahora, las riendas les siguen esperando, o más bien han pasado de largo. Sus padres, los que venían del odio, se les están muriendo, y ellos, que deberían haber recogido la antorcha, ven cómo un presidente que parece un anciano lleva meses diciendo que no a todo. Mientras tanto, muchos de sus propios hijos han irrumpido de sopetón para decir también que no, a codazos.  El ambiente se ha vuelto a llenar de resentimiento.

Aquí estamos, de nuevo, encajonados entre el odio y el miedo, recibiendo noes a diestra y a siniestra,  negativas completamente diferentes pero en la práctica indistinguibles. Finalmente volvemos a vivir en medio de fantasmas. Los de los hace cincuenta años se llamaban «guerra», «comunismo», «fascismo», «libertinaje», «ETA». Los de ahora se llaman «desempleo», «recortes», «IBEX», «Venezuela», «coletas».

¿Qué nos ha pasado? ¿Qué ha sido de nuestro país, de la convivencia razonable que construyeron nuestros viejos?

Lo que ha pasado ha sido una crisis económica brutal para la que no nos habíamos preparado: frente la que, más bien, nos habíamos ido desarmando. Una crisis que tenía que llegar, pero que no nos dio la gana de prever. Y cuando llegó nos encontró viviendo en burbujas que explotaron de pronto dejándonos en el aire, a cien de metros de altura y sin paracaídas. En poco tiempo millones de ciudadanos fueron arrojados al suelo, de golpe:  a la miseria, la pobreza, la emigración. Millones de semillas fueron arrojadas para que hicieran nacer otra generación del odio.

Esa nueva generación del odio ya la tenemos aquí. Son esos que están ahora, metiendo el miedo en el cuerpo a nuestros mayores.

Es lógico que los jóvenes nos hayan salido así: tienen sobrados motivos para estar indignados. Esta década maldita por la que hemos pasado nos ha desquiciado a todos.  Y ellos son más vulnerables. No son responsables sino víctimas, y tienen, al menos, la valentía de rebelarse.

Todos somos culpables de la fractura social en la que nos hemos metido. Los gobiernos no previeron:  se contentaban con las estadísticas que ofrecían excelentes datos del PIB pero mediocres cifras de desempleo. Se resignaron en 2000, en 2004, incluso en 2008, a tener un país milagroso que sin embargo arrastraba una tasa de paro que triplicaba la que nos correspondía. Esa contradicción flagrante debería haber bastado para hacerles entender que estaban haciendo muchas cosas mal: un país con quince millones de cotizantes no puede vivir en medio de una burbuja de riqueza y conservar dos millones de parados. Pero en aquellos años ni los gobiernos ni los ciudadanos quisimos verlo. Nadie deseaba enterarse de que si algunas cosas no encajaban cuando todo iba tan bien, eso significaba que terminarían por marchar rematadamente mal en cuanto la situación se torciera un poco.

Al alcanzar 2007 y 2008 llegó lo inevitable, la caída. Y en 2009 y 2010 la cruda realidad hizo revivir ese odio tan nuestro, que estaba larvado pero no extinto. Ante el precipicio en que íbamos cayendo todos buscamos culpables que nos exculparan. Es humano. Volvimos la vista a la vieja España de las dos Españas: volvimos a odiar y a culpar a los otros.

Volvimos a culpar a los otros, y a odiarlos

 

En Catalunya encontraron un culpable, que se llamaba España, y algunos lo odiaron. Las derechas encontraron un culpable, que se llamaba José Luis, y lo odiaron. Años después siguen viviendo de las rentas de ese odio, transformado en miedo. Ahora lo llaman «Pablo», y convierte en votos el temor de los ancianos. Las izquierdas encontraron también su culpable y sus fetiches. Los llamaron recortes, capitalismo, neoliberalismo, banca, IBEX,… hasta resumirlo en una sola palabra: Rajoy. Y ahí continúan, afianzando su odio y buscando nuevos objetos ciudadanos a los que odiar para cuando Mariano ya no esté. Que será pronto.

Pero ya antes, en 2011, la tensión resultaba insoportable, y  las calles se llenaron de gentes indignadas. Por suerte, esa indignación ha encontrado cauces y terminó por entrar en 2015 en el Congreso. Esta vez hemos hecho las cosas mejor, hay que reconocerlo. La rabia contenida no ha irrumpido en el Parlamento, como solía, aliada con la fuerza bruta, con un tricornio y una pistola en la mano, sino con rastas, dando besos a los amigos y amamantando criaturas. Ha entrado con toda la legitimidad y con todo el derecho, sin cometer la villanía de forzar las puertas.

Ocurre, sin embargo, que la legitimidad es necesaria pero no suficiente. En esta España de los años 2010, hemos dejado de ver en el vecino a alguien equivocado. Volvemos a proclamar lo que siempre gritaron los españoles: que el vecino es un tipo a quien merece la pena odiar y despreciar. El odio lo ha inundado todo, con el estilo más carca posible, por mucho que ahora se utilice medios impronunciables para nuestros antepasados: twitter, facebook, foros, whatsapp. El viejo odio se ha puesto ropajes nuevos para crear una generación iracunda, sin esperanza, que necesita identificar el rostro de los culpables. Pero a quien tiene algo de experiencia, todo esto no le engaña: esto no es el cambio, esto es lo de siempre. Estos chicos de ahora son nuestros propios abuelos reencarnados: el mismo rostro, la misma ira, el mismo encono ciego.

¡Qué viejos resultan los jóvenes: qué rematadamente carcas y previsibles!

Ocupan ya plaza en el Parlamento y en la sociedad. Pero no ha cambiado prácticamente nada en cien años: apenas las ropas con las que se viste el odio, nunca su fundamento. Los bisnietos son clones de sus bisabuelos.

Afortunadamente, no todo es así. Junto al odio convive la esperanza y el afán sincero de mejorar. Junto al resentimiento, hay ganas de construir.  Somos más cultos y estamos más preparados que en el pasado. El problema es que, de momento, lo malo ahoga a lo bueno. En esas estamos. Algunos proclaman que «el cambio soy yo», y creen que esa proclamación es democrática. Pero el cambio o somos todos o no será. No se puede cambiar dando la espalda a una parte de la sociedad. Y lo cierto es que la mitad de España odia al Partido Popular, pero la otra mitad tiene pavor a Podemos, así que ambos están incapacitados para capitanear nada que nos sirva a todos.

La mitad de España odia al Partido Popular, pero la otra mitad tiene pavor a Podemos, así que ambos están incapacitados para capitanear nada que nos sirva a todos.

El trabajo de los padres de la transición, ahora abuelos, ya casi muertos (algunos definitivamente muertos) se ha venido abajo. Volvemos a las dos Españas, con una muerta de miedo, otra llena de odio, y ambas adjudicando a la contraria el papel del culpable. Así, para muchos, quien tiende puentes es un cobarde traidor a sus principios, y quien los dinamita es un luchador coherente por los únicos ideales verdaderos.

Unos beben del odio. Otros del miedo:

 

bbb

 

ccc

 

 

Tardaremos tiempo en suturar heridas hasta conseguir que disminuya otra vez la intolerancia.  Los años de crisis, las injusticias, la brutal pobreza y desigualdad que nos rodea, nos han enterrado el corazón en cal viva y luego lo han exhumado para exponerlo en mitad del Congreso.  Y aunque todos crean que el culpable es el otro, la culpable es toda una sociedad que en los años 90 y en los años 2000 no supo adoptar las reformas necesarias para que, cuando las cosas vinieran mal, estuviéramos preparados. Ninguna medida correctora se adoptó. Ningún cambio profundo que nos mejorara más allá de la superficie. «Ya marchamos bastante bien», parecíamos pensar. No toquemos nada, no molestemos a nadie, que nadie nos monte una manifestación por atacar sus privilegios, dejémonos llevar… Ni en lo territorial, ni en lo económico, ni en lo social se emprendieron las reformas que todos los expertos recomendaban, y  que nos hubieran preparado para el futuro. No hubo ambición ni sentido de Estado. «Que inventen ellos», decía el tatarabuelo Unamuno. «Que reformen otros» proclamaron para sus adentros Aznar y el primer Zapatero, corresponsables de las burbujas y los crecimientos ficticios. Y como no hicieron reformas cuando se podía, Zapatero y Rajoy tuvieron luego que adoptar salvajes recortes, cuando ya era tarde para cualquier otra cosa.

¿Nos quedaremos anclados en esta situación, o es algo pasajero? No lo sabemos aún. De lo que ocurra entre el día de hoy y el 26 de junio depende, en gran parte, nuestro futuro: de la grandeza o la miseria, del egoísmo o la generosidad que tengan los que deciden en nuestro nombre. Importa y mucho, si finalmente optamos por un gobierno de concordia o por otro de confrontación. No es lo mismo. No será lo mismo. Y si no hay gobierno, si finalmente llegamos al 26-J, los ciudadanos tendremos la palabra. Entonces será nuestro momento. Va siendo necesario que demos una patada en el trasero de las dos Españas que se miran al espejo, se odian, se temen y se necesitan mutuamente. Solo si lo hacemos así saldremos de esta.

«La concordia fue posible«, es el lema que nos dejó  la época de Adolfo Suárez  y Santiago Carrillo. Ahora, después de esta década maldita, lo hemos dilapidado todo y hemos vuelto al resentimiento, olvidando que el reflejo lleno de odio que vemos en los ojos del otro, no es la imagen de quien miramos sino nuestro propio y repugnante rostro.

 

Hate-Face

 

 

Hace 37 años, de tapadillo y en mitad de Semana Santa, Adolfo Suárez tuvo el coraje de legalizar el Partido Comunista, enfrentándose a toda una historia de odio para superarla. Ahora, lo que ocurra de tapadillo y en mitad de la Semana Santa de 2016, marcará para siempre nuestro futuro. Solo hay dos opciones de gobierno: la concordia o la exclusión. O llegamos a un acuerdo amplio entre diferentes que ceden y trabajan en común, u optamos por el frentismo que se impone contra el adversario.

Las consecuencias de que optemos por uno u otro camino serán muy diferentes.

 

Suscribir
Notificar de
396 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

maju00
maju00 (@maju)
Miembro
4 años atrás

Yo nací en 1968, soy de esa generación de la que hablas y no lo he vivido así, quizá por ser vasco pero creo que en los 80 no se vivía así tampoco en Murcia ni en Cádiz: ese "país mejor" del que hablas sólo es una ilusión para algunos, y no para otros muchos. Se estabilizó en falso bajo el puño de hierro de Aznar y la burbuja del crédito fácil y el ladrillazo y, cuando la burbuja estalló, pues la gente despertó, ya en plena era de Internet.

Dices: "¿Qué ha sido de nuestro país, de la convivencia razonable que construyeron nuestros viejos?"

Y a mí me suena a cuando Eskorbuto cantaban con desengaño: "Dónde está el porvenir que forjaron nuestros viejos?" Los que no fuimos nunca del partido único ese de "centro", de centro comercial, de extremo centro neofranquista, no vivimos vuestra "convivencia razonable" sino al contrario una breve explosión de libertad seguida por la restauración del antiguo régimen en formato light. Ese neofranquismo, que es tanto de González como de Rajoy, continúa ganado posiciones (ley mordaza, etc.) a golpe de mayoría alelada y cobarde y, por suerte, parece que una minoría creciente ya se ha hartado y ha aprendido la palabra mágica que es, como recordamos del Planeta de los Simios, "NO!"

Y los del centro comercial neofranquista siguen aferrados a su programa de reducción de libertades y ampliación de beneficios elitistas, mientras los de abajo nos quedamos en el paro, en la calle, nos morimos de frío en un cajero y encima tenemos que aguantar que se rían de nosotros a la cara. Pues eso, que no!

Anderungen
Anderungen (@data_elections)
Miembro
4 años atrás

http://okdiario.com/espana/los-socialistas-griego

No sé si darle credibilidad a esto…pero de ser cierto cambiaría mucho mi pensamiento acerca de Syriza.

"La coalición de la izquierda radical en Grecia, Syriza, que lidera el primer ministro Alexis Tsipras y que es considerada como el ‘Podemos griego’ ha pedido su ingreso en la Internacional Socialista, pero el Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok) se opone y mantiene bloqueada su entrada por el momento, según ha podido saber OKDIARIO de fuentes socialistas griegas."

Syriza pidiendo entrar en la Internacional Socialista. No ya en el Partido de los Socialistas Europeos, no en el grupo de S&D.

En la Internacional Socialista, donde están partidos de izquierda "ejemplares" como el PRI mexicano y otros partidos que se autodefinene de centro-derecha, por toda Latinoamérica.

Foreros que aún apoyáis a Syriza, cómo veríais su ingreso en la Internacional Socialista, con gente como Felipe, Corcuera, Tony Blair, Leopoldo López…

PD: Esto seguro que a DemocrataAragonés le encanta xD.

Lutxana
Lutxana (@lutxana)
Miembro
4 años atrás

Hoy es el dia de los estupidos.

1. Feijo insinúa que Podemos "permite" atentados como los acontecidos en Bruselas : "Ante el crimen no se puede estar de observador; o se está en contra o de lo contrario se permite" http://www.publico.es/politica/nunez-feijoo-insin

Este es un sinverguenza que usa la muerte de inocentes de forma partidista. ( El sabe perfectamente que es mentira lo que ha dicho )

2. El alcalde de Zaragoza, sobre los atentados: "Nos vuelve la violencia que hemos contribuido a sembrar" http://www.publico.es/politica/alcalde-zaragoza-a

Otro sinverguenza que va de guay y no tiene ni idea. ( Los responsables de las guerras en Oriente son Bush, Aznar, Blair, etc…. NO LA POBRE GENTE QUE COGIA EL METRO EN BRUSELAS )

Asi que no estan devolviendo la violencia sufrida, los de DAESH a Bush, Aznar, Blair, etc ni los tocan, estan infringiendo violencia sobre gente inocente.

3. POdemos se suma a la celebracion del Aberri eguna, y defendera derechos sociales y derecho a decidir por igual. http://www.publico.es/politica/vinculara-aberri-e

Esto es una gran estupidez, para defender el derecho a decidir ya esta Bildu, La gente no voto a Podemos para cosas nacionalistas, sino para hacer politica social. ( Ni aberri eguna ni 12 de octubre dan de comer al pueblo )

Deuteragonismo
Deuteragonismo (@c0nsulend0)
Miembro
4 años atrás

Copio un comentario mio al hilo del tema de Islamofobia VS buenismo:

Los textos católicos sólo son interpretables por el papa, los evangelios canónicos son 4 y ni uno más, interpretados por la curia. Lutero creo la Reforma al interpretarlo distinto, con las subsiguientes guerras políticas. Lo correcto es que hay facciones cristianas que consideran los textos interpretables (evangélicos)

Por otro lado, el chiismo y el sunismo son interpretaciones distintas con origen en una lucha de poder familiar, de manera análoga a lo expuesto en el párrafo anterior. Exaltadas por los otomanos para tener una justificación para oponerse a los persas.

Además, en la teología islámica el AT se considera un conjunto de fábulas moralizantes y no Historia, como judíos y cristianos.

¿Entonces, porque el Islam parece y se percibe como más intransigente?

Por los practicantes.
El Islam está en otro momento de la historia distinto, fue religión imperial hasta hace 5 minutos (otomanos, imaginaros el cristianismo en el siglo VI sin papa) y ahora no tiene cabeza visible que frene los radicalismos.

Todas las religiones reveladas están trufadas de barbaridades y son intransigentes, la ÚNICA diferencia relevante es su observancia general por la comunidad de fieles.

Meter en un saco a un saudí con un indonesio es como meter a un noruego con un boliviano.

El problema es como el wahabismo se está expandiendo (todos los países musulmanes donde las mujeres se tapan más ahora que hace 40 años es por su causa, con la excepción de Irán, que es por culpa del Sha) con la mirada cómplice de EEUU (único país cristiano donde la juventud es más pía que sus padres) y los descabezados europeos.

El wahabismo es un invento iconoclasta y rigorista de los saudíes para legitimar a su familia en un trono que no les pertenece.

A destacar la destrucción de los mausoleos de la familia de Mahoma que llevaron a cabo al inicio de su reinado.

Lo siento, no he podido sintetizar más.

Desde el más profundo y racionalista ateísmo, que no es ser creyente en que no hay dios, es otra cosa.

Wahabismo delenda est.

KARLOX
KARLOX (@karlox)
Miembro
4 años atrás

Este análisis nos muestra cómo se puede pasar fácilmente del MIEDO al CAMBIO al ODIO al CAMBIO, que sería el siguiente paso…
Claro, la deriva de corrupción sistémica del llamado Régimen del 78´ es culpa de la "sociedad", no? Nada que ver con los condicionantes que determinaron la Transición, con aquellos pactos de "esto ni se toca" (ejército, Iglesia, memoria histórica) y a cambio"ocupa tu lugar, pero tranquilito que la cosa está que arde".

La generación que sí hizo la guerra nos enseñó -hace décadas- a perdonar y no odiar. Este larguísimo artículo de opinión solo destILA MIEDO y añoranza de un pasado que nunca fue como lo describe.

Anderungen
Anderungen (@data_elections)
Miembro
4 años atrás

http://www.cuartopoder.es/deidayvuelta/2016/03/23

Este es el que montó un pollo de la hostia en primavera de 2014 porque no le enchufaron en la lista de las europeas. Mientras en IU estaban a hostias, Podemos se expandía como la pólvora por todo el territorio nacional.

Dice que Llamazares trata de tú a tú al PSOE en Asturias.

Tengo solo una duda…es gilipollas o nos toma por gilipollas?

Anderungen
Anderungen (@data_elections)
Miembro
4 años atrás

Se está hablando muy poco de la investidura de Sánchez, como dando por hecho que habrá nuevas elecciones.
http://okdiario.com/espana/sanchez-ya-tiene-el-vo

http://www.esdiario.com/794445561/Fin-de-la-parti

Como ya he dicho otras veces, estoy seguro de que si tienen que facilitar una investidura de Sánchez ERC y CDC se abstendrían fácilmente. Todos sabemos que si hay nuevas elecciones porque ERC y CDC no han querido, la castaña que se podrían dar en unas nuevas elecciones sería épica. En el caso de ERC porque En Comú Podem presionaría y diría que por culpa del sectarismo de ERC no hay un gobierno como el del 36. Y DiL directamente se ve abocada al precipicio, lo dicen todas las encuestas, y ya no hay efecto "investidura-Artur Mas-procés" para salvarlo.

El apoyo del PNV está cantadísimo, voto a favor y casi sin condiciones. El juego del PNV está en tener gobernabilidad en las diputaciones, y en la mitad de los ayuntamientos de la comunidad.

Ahora viene lo gordo….el plan de Sánchez es muuuy astuto.

Gobierno del PSOE con independientes afines a Podemos como Victoria Rosell, el JEMAD Julio Rodríguez, e incluso se me ocurren otros como Juantxo Uralde.

Qué debería hacer Pablo en ese caso? Estaría junto a la espada y la pared?

Obviamente es un gobierno que no tocaría nada o casi nada al establishment, es un gobierno socioliberal con tintes socialdemócratas…eso sí, votar en contra te deja de cara a la opinión pública como el diablo…

Algún podemita del foro cree que lo mejor sería votar SÍ a ese gobierno? En mi opinión mejor NO y a elecciones.

Prefiero un Podemos que aspire a cambiar la sociedad con un 15% a un Podemos como el Partido Comunista Italiano que solamente firme con la derecha italiana (española en este caso) cuatro mejoras insustanciales.

Cómo lo veis? Qué creéis que pasará?

PD: Lo que está claro es que hay cierta gente en este país que no se puede permitir que Podemos maneje el aparato del Estado, porque saben que pueden perder muuucho con nosotros. En teoría ceder a las presiones de estos y apoyar ese hipotético gobierno sería una traición a la ideología de Podemos, no?

lizarraba
lizarraba
Invitado
4 años atrás

Ayer en mi instituto, pasando al lado de un grupo de chavales, los escuché hablando de política. Uno dijo que prefería a unos corruptos (PP) pero que saben gobernar que a unos tios sin experiencia (Podemos). Entonces aparece un podemita Radical diciendo que son unos putos corruptos y que han destruido España, que el paro es culpa del PP…
Entonces aparece la Comunista, proetarra (pintadas), feminazi y además la típica que se queja por todo( en cuanto le dicen algo que no le gusta se pone "Tengo mis derechos…") diciendo que todos son unos putos fachas y que España es una puta Mierda…

Además de eso, el otro día hablando con un compañero de política, me dijo la típica acusación de la caverna (ETA, Venezuela, Corea del Norte, destruirán España…)

Si esto en la juventud sigue así vamos a tener una generación de gente sin capacidad de auto crítica, precisamente lo que necesitamos hoy en día.

Socioliberal
Socioliberal (@linksliberal)
Miembro
4 años atrás

Si Franco levantase la cabeza!!!

España seguiría siendo grande,unida y libre!

Y esos miserables Rojos estarían pudriéndose en las carceles españoles.

(Modo Falange off)

Spagyrus
Spagyrus (@spagyrus)
Miembro
4 años atrás

Penoso. Es dejar por los suelos la fama y reconocimiento de esa distinción. Ya ha habido quien se ha negado a aceptarla después de conocerse estos hechos, y con mucha razón.
A ver si el gobierno francés empieza a ser consecuente con lo que predica y actúa de forma firme contra quienes patrocinan el terrorismo.

Democrataragonés
Democrataragonés (@democrataragones)
Miembro
4 años atrás

A los enfans de la patguií, lechug de glogui et aguivé

Charnego Opusiano
Charnego Opusiano (@charnego-opusiano)
Miembro
4 años atrás

Lamentable.

JotaRG
JotaRG
Invitado
4 años atrás

La Unión Europea está dando dinero a Turquía para que detenga a los refugiados y comprando petróleo y vendiendo armas a Arabia Saudí y monarquías árabes. Cuando una parte de ese dinero y de esas armas vayan a parar al Daesh y los yihadistas vuelvan a cometer una masacre en el corazón de Europa. ¿Qué nos van a contar?

Relojero78
Relojero78 (@relojero78)
Miembro
4 años atrás

Solo expresar mi absoluta repugnancia por ese abyecto contenedor de detritus, aquelarre dónde se reúnen los últimos despojos franquistas, llamado Ciudadanos. [este enlace a medio AEDE no se visualizará para evitar problemas legales (tasa Google)]…
1) Hay un pacto de sentido común de no usar el terrorismo con fines electoralistas. Pero tienen que llegar los matones con el bate en la mano a imponer su estilo.
2) Curioso como C's, en solo tres meses, se cree el dueño del local y empieza a palicar el caciquismo, dando permiso para estar y para no. Como para dejar que gobiernen España… Tenemos campos de prisioneros para "rojos" y "sepratistas" en tres meses.
3) Creo recordad que C's se negó en principio a firmar el pacto por LAS MISMAS RAZONES QUE PODEMOS. Eso sí, en Podemos hay un poco de dignidad y coherencia.

Quincampuá
Quincampuá
Invitado
4 años atrás

Las RATAS hacen turismo en la Plaza Mayor de Madrid.

Desde hace unas semanas, por la Plaza Mayor se dejan ver ratas correteando por los adoquines de este céntrico espacio al anochecer. Estos animales no son del agrado de turistas y viandantes que prefieren alejarse o acelerar el paso al verlas moverse.

[este enlace a medio AEDE no se visualizará para evitar problemas legales (tasa Google)]…

Democrataragonés
Democrataragonés (@democrataragones)
Miembro
4 años atrás

Pues que queréis que os diga, brindo por todas y cada una de las descalificaciones hechas a Podemos por el tema terrorista.

Y antes de acordaros de mi familia, lenguas largas, decidme por qué razón no se debe firmar eso.

Noalosradicales
Noalosradicales (@madridh)
Miembro
4 años atrás

El artículo deja que desear…

Aquopolis
Aquopolis
Invitado
4 años atrás

Creo que autor del artículo se pasa poco por tweeter o facebook, y si se pasa no mira bien, para decir que el espantajo/fantasma del comunismo no se está usando hoy en día, por ejemplo.

Neoproyecto
Neoproyecto (@neoproyecto)
Miembro
4 años atrás

Claro que tienes derecho, todos lo tenemos. Y máxime si encima es para colaborar y aportar.

A mi el otro día me publicaron como un artículo un comentario sin más que expuse por aquí. Igual ya te lo publican directamente.

Aún así no comparto tu análisis. Me gusta que marques claramente quien es el culpable. Pero luego echo en falta una visión menos autoculpabilizadora. Está claro que la OTAN lo ha hecho muy mal durante décadas en el mundo islámico, pero bien es cierto que los responsables no son los europeos, sino los mismos musulmanes, inmersos en una inmensa guerra civil/religiosa entre sunnitas y chiies, entre Arabía Saudí e Irán. Por desgracia Europa solo ha colaborado para aumentar la tensión… pero la raíz es ajena.

GUTI_EH
GUTI_EH (@guti_eh)
Miembro
4 años atrás

No sé quien ha promocionado el Hastag #PodemosNoCondena, pero es juego sucio TOP LEVEL.

Se puede criticar que Podemos, Bildu e IE (de la que IU forma parte, pero, ¿casualmente?, de éstos se olvidan en el Hastag) no hayan firmado la declaración institucional para condenar el atentado que han firmado el resto de partidos, y sus razones para ello, pero decir que no condenan el atentado, es mentir A SABIENDAS sobre algo muy, pero que muy, serio, con el objetivo de atacar a un partido para conseguir ciertos fines.