Sondeo de Invymark para Generales difundido por La Sexta Noticias:

[uberchart id=»4159″]

Extrapolación a escaños de electomanía:

Suscribir
Notificar de
284 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

electoAdmin.
electoAdmin. (@josesalver)
Administrador
2 años atrás

Ciudadanos irrumpiría con cierta fuerza en el Parlamento de Navarra. El Partido Popular se quedaría fuera del Parlamento Foral.

Encuesta de SYM para Navarra. Por problemas técnicos no podemos difundirla aquí, pero tenéis todos los datos, y podéis debatir sobre ella en nuestra web hermana Politikaos.
http://electomania.es/politikaos/navarra-segun-sy

Gracias!!!!

GalegoEstadistaD
GalegoEstadista (@galegoestadista)
Miembro
2 años atrás

La junta electoral central se a puesto a trabajar
Hoy el BOE saca

Instrucción 1/2018, de 14 de marzo, de la Junta Electoral Central, de modificación de la Instrucción 6/2011, de 28 de abril, sobre interpretación del artículo 27.3 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, sobre impedimentos y excusas justificadas para los cargos de Presidente y Vocal de las Mesas Electorales.

Y otra mas de concejales de Almonte

electoAdmin.
electoAdmin. (@josesalver)
Administrador
2 años atrás

Buenos días. Tenemos problemas técnicos en la web que nos impiden actualizarla normalmente.

Mientras se arreglan, mantenemos la información al día en Politikaos. Allí publicaremos las novedades que se vayan produciendo.

Por ejemplo, esta entrada sobre el conjunto de encuestas publicadas últimamente en España:

http://electomania.es/politikaos/resumen-de-las-e

Reocin
Reocin
Invitado
2 años atrás

Todavía hay gente que se enorgullece e intenta proteger a Europa.

-Putin luchando contra el isis en Siria

– Y Orban

Discurso de Orbán: ‘Nos enfrentamos a Soros y su plan migratorio para Europa’

https://gaceta.es/europa/orban-afirma-que-hungria

Reocin
Reocin
Invitado
2 años atrás

ONjeta española fomentando la invasión de Europa es retenida en Italia
[este enlace a medio AEDE no se visualizará para evitar problemas legales (tasa Google)]…

Ruy_Lopez
Ruy_Lopez
Invitado
2 años atrás

La izquierda parece que está muy desmovilizada en las encuestas. En cambio, la derecha está al 100% con esa pugna Cs PP. Este no puede ser el panorama real para las elecciones sin un partido de izquierda en segundo lugar. Espero que conforme se acerquen las elecciones el voto indeciso se vaya decantando hacia la izquierda y cambien las cosas. Sino, tendremos Cs PP durante mucho tiempo…. Saludos.

electoÁlvaro
electoÁlvaro (@electoalvaro12)
Miembro
2 años atrás

Mis resultados en Rusia. https://russia.isidewith.com/es/results/337861723
Sorprende que Rusia Unida y el Partido Comunista empaten en segundo y tercer puesto al 60%

Sydney_Curtis
Sydney_Curtis
Invitado
2 años atrás

La mejor prueba del patético nivel de la "izquierda" española (además de algunos comentaristas de noticias) es que una derecha liderada por Rajoy y Rivera les saque 10 puntos tras gobernar 6 o 7 años. Si en estos momentos hubiera un Felipe González la situación no sólo sería inversa, sino que la diferencia sería mayor, les sacaría unos 15 puntos tranquilamente. Rajoy y Rivera son perdedores que han tenido la enorme suerte de vivir en la época de Sánchez e Iglesias.

electoÁlvaro
electoÁlvaro (@electoalvaro12)
Miembro
2 años atrás

He encontrado una web política inglesa que funciona por intensedebate pero tienen los comentarios sin puntuaciones porque las tienen desactivadas. Les he enseñado un test en el que coincidía al 60% con el Partido Conservador. https://www.conservativehome.com/

chus_betulense
chus_betulense (@chus-betulense)
Miembro
2 años atrás

Al final va a resultar que sí hay presos políticos.
https://okdiario.com/investigacion/2018/03/18/mos

JakeArryn
JakeArryn (@jakearryb)
Miembro
2 años atrás

Jajaja cuanta grandeza

Prisometro
Prisometro (@prisometro)
Miembro
2 años atrás

No jodáis con lo de "UP sube" cuando se deja cuatro puntos respecto a las elecciones.

Un 17% es un resultado malo con un PSOE dividido, de perfil bajo y un gobierno conservador de un partido asaltado por la corrupción como el PP. Y la derecha suma mayoría absoluta en todas las encuestas, hasta el punto de que en autonómicas y municipales podríamos perder todos los grandes ayuntamientos y encontrar coaliciones PP-C's en todas las autonomías.

Hay un problema muy evidente de atracción política, además de la falta de movilización bases sociales de la izquierda. Nos arrasa un partido liberal que se ha dedicado a bloquear en el Congreso muchísimas propuestas sociales.

Gaditano1812
Gaditano1812
Invitado
2 años atrás

Congreso de un partido histórico
La clandestinidad del PSUC (Sí, todavía existe)
http://m.publico.es/politica/2036439/la-nueva-cla

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

Espero haber ayudado a desenmascarar el monstruo que (dicen) se nos viene…

Gaditano1812
Gaditano1812
Invitado
2 años atrás

El líder comunista británico alerta del auge del sentimiento antiruso en el Reino Unido
https://mundo.sputniknews.com/politica/2018031810

Pero existe el partido comunista en el Reino Unido?

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

El neoliberalismo guarda celosamente su anonimato. Los seguidores de Hayek, Mises y Friedman tienden a rechazar el término con el argumento, no exento de razón, de que en la actualidad sólo se usa de forma peyorativa. Algunos se describen como liberales clásicos o incluso libertarios, pero son descripciones tan engañosas como curiosamente modestas, porque implican que no hay nada innovador en Camino de servidumbre, La burocracia o Capitalismo y libertad, el clásico de Friedman.

Cuando las políticas económicas de laissez-faire llevaron a la catástrofe de 1929, Keynes desarrolló una teoría económica completa para sustituirlas. En el año 2008, cuando el neoliberalismo fracasó, no había nada.

A pesar de todo, el proyecto neoliberal tuvo algo admirable; al menos, en su primera época: fue un conjunto de ideas novedosas promovido por una red coherente de pensadores y activistas con una estrategia clara. Fue paciente y persistente. El Camino de servidumbre se convirtió en camino al poder.
El triunfo del neoliberalismo también es un reflejo del fracaso de la izquierda. Cuando las políticas económicas de laissez-faire llevaron a la catástrofe de 1929, Keynes desarrolló una teoría económica completa para sustituirlas. Cuando el keynesianismo encalló en la década de 1970, ya había una alternativa preparada. Pero, en el año 2008, cuando el neoliberalismo fracasó, no había nada. Ese es el motivo de que el zombie siga adelante. La izquierda no ha producido ningún marco económico nuevo de carácter general desde hace ochenta años.
Toda apelación a lord Keynes es un reconocimiento implícito de fracaso. Proponer soluciones keynesianas para crisis del siglo XXI es hacer caso omiso de tres problemas obvios: que movilizar a la gente con ideas viejas es muy difícil; que los defectos que salieron a la luz en la década de 1970 no han desaparecido y, sobre todo, que no tienen nada que decir sobre el peor de nuestros aprietos, la crisis ecológica. El keynesianismo funciona estimulando el consumo y promoviendo el crecimiento económico, pero el consumo y el crecimiento económico son los motores de la destrucción ambiental.
La historia del keynesianismo y el neoliberalismo demuestra que no basta con oponerse a un sistema roto. Hay que proponer una alternativa congruente. Los laboristas, los demócratas y el conjunto de la izquierda se deberían concentrar en el desarrollo de un programa económico Apollo; un intento consciente de diseñar un sistema nuevo, a medida de las exigencias del siglo XXI.

Fin.

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

Los admiradores de Trump parecen creer que los hechos y los argumentos son irrelevantes. EFE
Los admiradores de Trump parecen creer que los hechos y los argumentos son irrelevantes. EFE
El neoliberalismo es un dios que fracasó, como el socialismo real; pero, a diferencia de este, su doctrina se ha convertido en un zombie que sigue adelante, tambaleándose. Y uno de los motivos es su anonimato. O, más exactamente, un racimo de anonimatos.
La doctrina invisible de la mano invisible tiene promotores invisibles. Poco a poco, lentamente, hemos empezado a descubrir los nombres de algunos. Supimos que el Institute of Economic Affairs, que se manifestó rotundamente en los medios contra el aumento de las regulaciones de la industria del tabaco, recibía fondos de British American Tobacco desde 1963. Supimos que Charles y David Koch, dos de los hombres más ricos del mundo, fundaron el instituto del que surgió el Tea Party. Supimos lo que dijo Charles Kock al crear uno de sus laboratorios de ideas: “para evitar críticas indeseables, debemos abstenernos de hacer demasiada publicidad del funcionamiento y sistema directivo de nuestra organización”.
Las palabras que usa el neoliberalismo tienden más a ocultar que a esclarecer. “El mercado” suena a sistema natural que se nos impone de forma igualitaria, como la gravedad o la presión atmosférica, pero está cargado de relaciones de poder. “Lo que el mercado quiere” suele ser lo que las corporaciones y sus dueños quieren. La palabra inversión significa dos cosas muy diferentes, como observa Sayer: una es la financiación de actividades productivas y socialmente útiles; otra, la compra de servicios existentes para exprimirlos y obtener rentas, intereses, dividendos y plusvalías. Usar la misma palabra para dos actividades tan distintas sirve para “camuflar las fuentes de riqueza” y empujarnos a confundir su extracción con su creación.
Franquicias, paraísos fiscales y desgravaciones
Hace un siglo, los ricos que habían heredado sus fortunas despreciaban a los nouveau riche; hasta el punto de que los empresarios buscaban aceptación social mediante el procedimiento de hacerse pasar por rentistas. En la actualidad, la relación se ha invertido: los rentistas y herederos se hacen pasar por emprendedores y afirman que sus riquezas son fruto del trabajo.
El anonimato y las confusiones del neoliberalismo se mezclan con la ausencia de nombre y la deslocalización del capitalismo moderno: Modelos de franquicias que aseguran que los trabajadores no sepan para quién trabajan; empresas registradas en redes de paraísos fiscales tan complejas y secretas que ni la policía puede encontrar a sus propietarios; sistemas de desgravación fiscal que confunden a los propios Gobiernos y productos financieros que no entiende nadie.
(Sigue…)

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

Es posible que la consecuencia más peligrosa del neoliberalismo no sea la crisis económica que ha causado, sino la crisis política. A medida que se reduce el poder del Estado, también se reduce nuestra capacidad para cambiar las cosas mediante el voto. Según la teoría neoliberal, la gente ejerce su libertad a través del gasto; pero algunos pueden gastar más que otros y, en la gran democracia de consumidores o accionistas, los votos no se distribuyen de forma equitativa. El resultado es una pérdida de poder de las clases baja y media. Y, como los partidos de la derecha y de la antigua izquierda adoptan políticas neoliberales parecidas, la pérdida de poder se transforma en pérdida de derechos. Cada vez hay más gente que se ve expulsada de la política.
Chris Hedges puntualiza que “los movimientos fascistas no encontraron su base en las personas políticamente activas, sino en las inactivas; en los ‘perdedores’ que tenían la sensación, frecuentemente correcta, de que carecían de voz y espacio en el sistema político”. Cuando la política deja de dirigirse a los ciudadanos, hay gente que la cambia por consignas, símbolos y sentimientos. Por poner un ejemplo, los admiradores de Trump parecen creer que los hechos y los argumentos son irrelevantes.
Judt explicó que, si la tupida malla de interacciones entre el Estado y los ciudadanos queda reducida a poco más que autoridad y obediencia, sólo quedará una fuerza que nos una: el poder del propio Estado. Normalmente, el totalitarismo que temía Hayek surge cuando los gobiernos pierden la autoridad ética derivada de la prestación de servicios públicos y se limitan a “engatusar, amenazar y, finalmente, a coaccionar a la gente para que obedezca”.
(Sigue…)

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

Los dueños y directivos de los servicios públicos privatizados o semiprivatizados de Gran Bretaña ganan fortunas gigantescas mediante el procedimiento de invertir poco y cobrar mucho. En Rusia y la India, los oligarcas adquieren bienes estatales en liquidaciones por incendios. En México, Carlos Slim obtuvo el control de casi toda la red de telefonía fija y móvil y se convirtió en el hombre más rico del mundo.
Carlos Slim se convirtió en el hombre más rico del mundo tras hacerse con el control de casi toda la red de telefonía de México. EFE
Carlos Slim se convirtió en el hombre más rico del mundo tras hacerse con el control de casi toda la red de telefonía de México. EFE
Andrew Sayer afirma en Why We Can’t Afford the Rich que la financiarización ha tenido consecuencias parecidas: “Como sucede con la renta, los intereses son (…) un ingreso acumulativo que no exige de esfuerzo alguno”. Cuanto más se empobrecen los pobres y más se enriquecen los ricos, más control tienen los segundos sobre otro bien crucial: el dinero. Los intereses son, sobre todo, una transferencia de dinero de los pobres a los ricos. Los precios de las propiedades y la negativa de los Estados a ofrecer financiación condenan a la gente a cargarse de deudas (piensen en lo que pasó en Gran Bretaña cuando se cambiaron las becas escolares por créditos escolares), y los bancos y sus ejecutivos hacen el agosto.
Sayer sostiene que las cuatro últimas décadas se han caracterizado por una transferencia de riqueza que no es sólo de pobres a ricos, sino también de unos ricos a otros: de los que ganan dinero produciendo bienes o servicios a los que ganan dinero controlando los activos existentes y recogiendo beneficios de renta, intereses o capital. Los ingresos fruto del trabajo se han visto sustituidos por ingresos que no dependen de este.
El hundimiento de los mercados ha puesto al neoliberalismo en una situación difícil. Por si no fuera suficiente con los bancos demasiado grandes para dejarlos caer, las corporaciones se ven ahora en la tesitura de ofrecer servicios públicos. Como observó Tony Judt en Ill Fares the Land, Hayek olvidó que no se puede permitir que los servicios nacionales de carácter esencial se hundan, lo cual implica que la competencia queda anulada. Las empresas se llevan los beneficios y el Estado corre con los gastos.
A mayor fracaso de una ideología, mayor extremismo en su aplicación. Los Gobiernos utilizan las crisis neoliberales como excusa y oportunidad para reducir impuestos, privatizar los servicios públicos que aún no se habían privatizado, abrir agujeros en la red de protección social, desregularizar a las corporaciones y volver a regular a los ciudadanos. El Estado que se odia a sí mismo se dedica a hundir sus dientes en todos los órganos del sector público.
De la crisis económica a la crisis política
(Sigue…)

pucelani
pucelani (@pucelani)
Miembro
2 años atrás

En La doctrina del shock, Naomi Klein demuestra que los teóricos neoliberales propugnan el uso de las crisis para imponer políticas impopulares, aprovechando el desconcierto de la gente; por ejemplo, tras el golpe de Pinochet, la guerra de Irak y el huracán Katrina, que Friedman describió como “una oportunidad para reformar radicalmente el sistema educativo” de Nueva Orleans. Cuando no pueden imponer sus principios en un país, los imponen a través de tratados de carácter internacional que incluyen “instrumentos de arbitraje entre inversores y Estados”, es decir, tribunales externos donde las corporaciones pueden presionar para que se eliminen las protecciones sociales y medioambientales. Cada vez que un Parlamento vota a favor de congelar el precio de la luz, de impedir que las farmacéuticas estafen al Estado, de proteger acuíferos en peligro por culpa de explotaciones mineras o de restringir la venta de tabaco, las corporaciones lo denuncian y, con frecuencia, ganan. Así, la democracia queda reducida a teatro.
La afirmación de que la competencia universal depende de un proceso de cuantificación y comparación universales es otra de las paradojas del neoliberalismo. Provoca que los trabajadores, las personas que buscan empleo y los propios servicios públicos se vean sometidos a un régimen opresivo de evaluación y seguimiento, pensado para identificar a los triunfadores y castigar a los perdedores. Según Von Mises, su doctrina nos iba a liberar de la pesadilla burocrática de la planificación central; y, en lugar de liberarnos de una pesadilla, creó otra.
Menos sindicalismo y más privatizaciones
Los padres del neoliberalismo no lo concibieron como chanchullo de unos pocos, pero se convirtió rápidamente en eso. El crecimiento económico de la era neoliberal (desde 1980 en GB y EEUU) es notablemente más bajo que el de las décadas anteriores; salvo en lo tocante a los más ricos. Las desigualdades de riqueza e ingresos, que se habían reducido a lo largo de 60 años, se dispararon gracias a la demolición del sindicalismo, las reducciones de impuestos, el aumento de los precios de vivienda y alquiler, las privatizaciones y las desregularizaciones.
La privatización total o parcial de los servicios públicos de energía, agua, trenes, salud, educación, carreteras y prisiones permitió que las grandes empresas establecieran peajes en recursos básicos y cobraran rentas por su uso a los ciudadanos o a los Gobiernos. El término renta también se refiere a los ingresos que no son fruto del trabajo. Cuando alguien paga un precio exagerado por un billete de tren, sólo una parte de dicho precio se destina a compensar a los operadores por el dinero gastado en combustible, salarios y materiales, entre otras partidas; el resto es la constatación de que las corporaciones tienen a los ciudadanos contra la pared.
(Sigue…)