En Ciudadanos comienzan 2016 muy desorientados. No hace ni un año el partido apareció en las encuestas como por arte de magia, transmitiendo un mensaje que ilusionaba a muchos. Se expandió rápidamente por toda España. A lo largo de la primavera y el verano fue sacando a la luz numerosas propuestas en materia de regeneración política,  reformas económicas y mejoras sociales. Su líder era el más valorado con diferencia. Ni Mariano, ni Pedro, ni Pablo, ni Alberto: Albert. Ciudadanos se situó en el centro del tablero, como gran alternativa frente a los viejos partidos, detestados por muchos españoles. Tenía una posición definida y sólida. Partido nuevo que lucha contra la corrupción, propugna reformas y promueve la regeneración democrática. Además, defendía objetivos realizables, y eso gustaba a muchos que deseaban algo nuevo pero desconfiaban de Podemos.

Metroscopia, noviembre de 2015.

El partido llegó a finales de noviembre, a un mes de las elecciones, con posibilidades reales de ganarlas. O eso parecía. ¿Qué pasó para que el resultado final fuera tan diferente del esperado?

Aunque todo se ha destapado en diciembre de 2015, las causas profundas vienen de atrás:

En las elecciones municipales y autonómicas de mayo  ya hubo un serio aviso, pero no supo verlo. Los electores le dieron la espalda en las últimas semanas de campaña electoral  por dos motivos:

  1. Porque reclutó a toda prisa, sin orden, ni concierto, ni criterio, a gentes que venían del pasado, sobre todo del PP y el PSOE, precisamente de los partidos que sus votantes querían superar. Y no eran gentes cualesquiera. En muchos casos se trataba precisamente de los peores, los rebotados, los que buscaban mantener un sillón y garantizarse así su tradicional cuota de poder. Torpeza infinita, la de esta decisión.
  2. Porque Ciudadanos no fue claro a la hora de decir qué haría con sus votos el día después de las elecciones. Permitió así que la campaña electoral se centraran finalmente en ese asunto, no en las propuestas concretas de cada cual. Al final, el votante, lleno de dudas, prefirió lo malo conocido.

El resultado de aquellas elecciones fue mediocre, pero el partido no lo reconoció así. De puertas para fuera proclamó un supuesto éxito, haciendo una interpretación interesada y sesgada de los datos. De puertas para adentro no hubo ni siquiera una reflexión superficial sobre lo ocurrido, que alcanzara a toda la organización, un debate sobre por qué la mitad de los electores potenciales que el partido tenía a primeros de mayo, twwdecidieron no votarle a finales del mismo mes. La estructura del partido, jerarquizada, a base de burbujas locales aisladas,  y sin mecanismos de participación directa de los afiliados en la  toma de decisiones, lo impidió. Un partido que se dice del siglo XXI, sin mecanismos digitales directos de participación ni debate.  Nada que ver con Podemos, el otro partido nuevo. Ciudadanos, un partido que se dice del siglo XXI, elaborando candidaturas municipales en las que se coloca a centenares de representantes de los viejos poderes locales. Un partido que ignoró a muchos miles de militantes y simpatizantes ilusionados, precisamente a aquellos que, sin mochilas a cuestas, debieran haber sido los protagonistas de las candidaturas.

Como remate, Ciudadanos dio la sensación, con los acuerdos postelectorales, de apoyar en cada lugar a lo peor, lo más corrupto, lo más viejo.

Aún así, llegó el verano, y la actitud del partido en Catalunya, unida al prestigio de Albert Rivera, consiguieron salvar los muebles.  Las meteduras de pata se olvidaron de momento, y las expectativas para las generales se recuperaron. Pero mientras tanto, Podemos fue recuperando la iniciativa. Pablo y los suyos lograron, primero en las redes sociales, entre sus fieles; pero luego llegando a toda la sociedad, que se encasillara a Ciudadanos como un hermano mellizo del PP. De nada sirvieron las propuestas, en algunos casos muy avanzadas en temas sociales, que fue haciendo Ciudadanos. Las mejores  pasaron desapercibidas. Otras fueron interpretadas torticeramente, y nadie desde el partido las defendió con convicción. La respuesta ante las críticas era temerosa, como avergonzada. Aún más grave fue que las propuestas de regeneración política se quedaran a medio camino, sin la contundencia necesaria para resultar convincentes. En cuanto a las ideas económicas, muy alabadas por sectores de expertos, chocaron con la realidad del país, acostumbrado a un discurso paternalista muy diferente, y se enfangaron de nuevo en las redes sociales, donde Podemos reinaba. Solo sirvieron finalmente para facilitar el encasillamiento como un partido claramente de derechas. La Ejecutiva Nacional del partido, mientras tanto, miraba despistada al techo y hacía numeritos y cábalas sobre el futuro con las encuestas en la mano.

Sin capacidad de reacción, ensimismado por el triunfo en Catalunya, se dejó que la deriva continuara, confiando todo al tirón del líderNo se hizo hincapié  sistemáticamente en los temas fuertes (corrupción, reformas estructurales, renovación democrática profunda) y el mensaje se diluyó, confundido entre el del PSOE y el del PP. Quedó claro finalmente para los electores indecisos, que ese partido era una parte de la casta, y no una alternativa frente a ella. Justo en ese momento llegó para Albert Rivera el famoso debate a cuatro de la mitad de la campaña electoral. Apareció en él como uno más de los de la corbata y el traje: los del sistema. No solo las formas, sino sobre todo los contenidos: suaves, moderados, nada rompedores, le hicieron flaquear. Nadie le advirtió, quizás, de que la ilusión no se mantiene a través de un slogan, sino que se transmite con educación pero con contundencia oponiéndose a quienes se la han arrebatado a un país. De lo contrario, la ilusión se pierde.

Tras las elecciones del 20-D Ciudadanos ha quedado aislado, desamparado e irrelevante, sin peso territorial ni poder en el Congreso de los Diputados. Sus fortalezas no fueron explotadas en su momento, mientras que las debilidades han quedado a la vista de todos. Aún conserva una (pequeña) oportunidad: recuperar un discurso propio, rotundo y desmarcado de los demás. En lo político, en lo social y en lo económico. Ya no tiene nada que perder, pues lo ha perdido casi todo. Aún hay algo que puede ganar: un electorado comprometido, que jamás llegará a ser tan numeroso como pudo haber sido en 2015, pero que podría ser todavía significativo. Para ello, no le queda más opción que ser mucho más incisivo y radical en las medidas de regeneración política que proponga, claro en los asuntos sociales, sin miedo a las interpretaciones malintencionadas que siempre se harán de sus propuestas, y valiente en los económicos, aunque una parte de la sociedad no entienda sus argumentos, demasiado liberales para el gusto hispano.

O Ciudadanos abandona el traje de camuflaje en el que se ha envuelto, y da un paso al frente para diferenciarse y remover conciencias mediante un impulso ético (como ha hecho Podemos, pero con su propio estilo),  o morirá, como le ocurrió antes a proyectos como  UPyD o el CDS.

Las elecciones generales no fueron la primera oportunidad para Ciudadanos. Han sido la segunda, tras el decisivo traspié de las municipales. Y en política casi nunca se conceden terceras oportunidades a los recién llegados. Sobre todo no se conceden a quienes no se enteran, o se empeñan en no querer enterarse, de qué va la fiesta.

 

 

@josesalver

 

Subscribe
Notify of
30 Comentarios
Newest
Oldest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments

DORAEM0ND
DORAEM0N (@doraemon)
Member
4 years ago

Ciudadanos no se vendió al diablo. Ciudadanos la creó el diablo.
Es un producto (ya desde sus inicios en Cataluña, y volvió a ser otra vez con su reinvención estatal) de las cloacas de la derecha (Losantos, Espada y otros).

Sanders2016
Sanders2016
Guest
4 years ago

Por favor, para leer esto es mejor que no haya sección de opinión. Para hacer afirmaciones sin argumentarlas ya tenemos a nuestros cuñados.

El_Gran_Capitan
El_Gran_Capitan
Guest
4 years ago

Resumen del artículo de opinión. Ciudadanos es demasiado bueno para España. Los españoles os habéis equivocado votando porque no habéis votado a Ciudadanos.

Muy neutral todo.

juanillo1972
juanillo1972
Guest
4 years ago

Bueno, al parecer, este hilo de opinión, se va superando en comparación al anterior…jejeje

melonar
melonar
Guest
4 years ago

Rivera tiene muy malos asesores o es realmente la marca blanca del PP y quiere suicidarse políticamente.

Como siga con el mismo mantra no llega al 10% y 15 escaños de aquí a cuatro meses. Su única opción es entrar con varios ministros en un gobierno del Psoe con la abstención de Podemos o con varios ministros de Podemos y un acuerdo de mínimos programáticos; cambiar la ley de educación, el estatuto de los trabajadores ,el sistema electoral,etc.

Y después incluido en el pacto con el Psoe y Podemos , echar al PP de todas las comunidades autónomas; presidir Madrid y Murcia y ponerse a gobernar; llevando a cabo el denominado cambio sensato.

Así le puede hacer frente al PP; gobernando, porque la oposición es muy dura. Para que gobierne el PP, se vota al PP.

liber_all
liber_all (@liber_all)
Member
4 years ago

Pues eso, que peca de lo mismo que el anterior. Parece que leo un articulillo de El pais. El resumen es éste:
Cs es un partido que hace propuestas realizables, muy avanzadas en temas sociales, alabadas por economistas expertos, pero fueron, unas, interpretadas torticeramente, y las otras, rechazadas por una sociedad paternalista.
Vamos, que las propuestas de Cs son la hostia pero son demasiado avanzadas para los españoles.

Los errores de Cs? Ir de traje a los debates, no ser contundente defendiendo sus propuetas y ser demasiado liberal para la peleta y conservadora sociedad española (curioso entonces sus mejores resultados fueron en la España conservadora).

Siento en tono agrio, de verdad no es simplemente un comentario hater, pero es que necesitamos más calidad, opiniones mejor fundamentadas, análisis más profundos, porque eso es lo qeu buscamos en electomanía. Para articulos de este tipo ya tenemos otros cientos ahi fuera

Jaortizh
Jaortizh
Guest
4 years ago

Ciudadanos se vendio al diablo. Mas que venderse como falso partido dederecha creo que hay muchos peores motivos que han sido muy bien explicados en el post. Venía de la euforia de Cataluña y creyeron en las posibilidades de ser segundos pero se vio derrotado en primer lugar por medios de comunicación y no porque estos se pusieran en contra sino porque se sobreexplotaron y no porque aparecieran mucho sino porque Rivera iba a todo. Parecia un partido para él y que no había ninguno mas que tuviera idea como sería Errejon con Iglesias. Encima los que no eran Rivera meten la pata en diversos medios y queda muy caotico su imagen.
En Economía no han publicitado bien sus medidas pued ha sido el partido mas concreto de todos. Lo cual tambien ed un problema porque le ha llovido las criticas por ello.
Para colmo de males ciudadanita, Rivera hace dos debates en el que se le ve bastante nervioso y dio mala imagen.
En el tema de pactos de Ciudadanos se esperaba que pactara con todo dios y lo cierto es que así ha sido. Deberían haber callado bocas y quizas en Madrid haber pactado con el Psoe puesto que la imagen del PP de alli es lamentable si bien es cierto que en Andalucia lo mejor que debería haber hecho era no pactar. Hubiera conseguido muchos mas diputados del desgaste del PP.
A ciudadanos era el partido que mas concreción se le había pedido. Si hubiera dicho a tiempo que apostaría por la lista mas votada no habría tenido dicho problema.
El tema del que salio mas reforzado ha sido el referendum y la unidad de España, esto le ha dado fuerza para sacar sus 40 diputados que de otra manera podría haber sido mucho peor.
¿Que linea debe seguir? No creo que le quede otra que apoyar que el PP gobierne porque una nuevas elecciones podrían destrozarlo. Sino llegara el PP a poder gobernar debería intentar darle el gobierno al Psoe por el mismo motivo.
Ahora ciudadanos necesita tiempo para recuperarse tras tanto daño mediatico.

horyu
horyu
Guest
4 years ago

Nunca he participado en este foro pero lo leo con asiduidad hace un año y hoy escribo por primera vez para manifestar mi decepción. He leído un artículo de opinión criticando a Podemos sin fundamento ninguno sobre el tema económico cuando lo apoyan varios premios Nobel y es el único partido que incluyó en su programa una memoria económica relatando de dónde salía cada partida para cada medida, perfectamente viable. Pero sin embargo leo que se va a sacar un artículo de opinión de cada partido y me digo… "Voy a esperar para comparar cuál dice más burradas" y ahora leo este artículo en el que se hace un alegato en defensa de las medidas economicas ultraliberales de Ciudadanos y me ha dado mucho asco esa parcialidad. Repugnante que este foro caiga en manos de creadores oficiales de opinión. Estaría bien que se criticara a Podemos de lo que se le puede criticar, de hecho si Podemos tiene algo bueno es que escucha las críticas y por esas criticas que recibió en las autonómicas sobre la poca claridad de su programa económico se hizo el mejor programa económico de todos. Las críticas con fundamento hacen a Podemos más fuerte, porque las escucha y hace por mejorar, a diferencia de otros partidos, éstas críticas y esta parcialidad solo sirven contra la propia seriedad de este foro. Hagan ustedes lo mismo y escuchen las criticas para aprender a ser un mejor foro, porque no es normal que se diga que el keynesianismo no es válido y se cuestione como imposible cuando Estados Unidos es el único país que se está salvando de la crisis. Tal vez lo que le ha ido mal a Ciudadanos ha sido parecerse demasiado y hasta adelantar por la parte neoliberal y conservadora al PP. Políticas de austericidio que si se han demostrado inviables. Y si el bipartidismo sigue ganando es por lo que todos sabemos: hay una población muy envejecida que vota tradicionalmente. Saludos.

guerraperpetua
guerraperpetua
Guest
4 years ago

La mochila austríaca, el complemento fiscal, las cuentas del dominio imaginario que permiten una reducción de la recaudación y a la vez un mentenimiento del gasto siendo como son defensores del déficit 0 y la defensa a ultranza de los servicios sociales que brinda el populismo europeo (me permito la licencia) mientras los postulados básicos de su ideología económica buscan un nuevo paradigma (o una repetición de los consejos del FMI para salir de la crisis de deuda de los 80 en AL), restrictivo y ordoliberal, pues sí, todo eso es realizable, en los mundos del yupi.

el_opio
el_opio
Guest
4 years ago

C's perdió a su electorado el Viernes 18 de Diciembre cuando, acorralado por su bajada en las encuestas de Andorra, dejo claro que apoyaría a la lista más votada. Fué su retrato suicida.

aragonsos
aragonsos (@aragonsos)
Member
4 years ago

A todo aquél que se considera de izquierdas o progresista: abramos el debate sobre porqué votaríais antes a C's o al PP y arguntémoslo

Yo por mi parte sé que C's es mucho más neoliberal y mucho más linguicida, y por esos motivos, que podría desglosar si se me requiere, votaría antes al PP…

Dantongarci1
Dantongarci1
Guest
4 years ago

Es lo que pasa cuando estas en el centro del tablero, te atacan por ambos lados…
Tambien hay que tener en cuenta que Cs al contrario que otros partidos realizo una campaña limpia sin ataques a otras formaciones. Pero será eso, que a los españoles nos gusta más el barro